Me golpearon brutalmente, me amenazaron de muerte y me pidieron cinco millones para negociar: Nemi Dib

  • En casa, sigo bajo prisión. El régimen no es de arraigo. Sigo preso. Estuve a punto de morir, señala el ex Secretario de Salud, acusado por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Xalapa, Ver., diciembre de 2018.- Me golpearon brutalmente, me amenazaron de muerte, amenazaron de muerte a mi familia y me pidieron cinco millones de pesos para sentarme a negociar, asegura el ex Secretario de Salud Juan Antonio Nemi Dib, acusando directamente al ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y a su Fiscal Jorge Winckler.

En entrevista concedida a Espejo del Poder, en los últimos días del mes de noviembre, antes de que concluyera el gobierno de Yunes Linares, Nemi Dib, detenido el pasado 23 de diciembre de 2017, señala sin tapujos que los ex funcionarios le hicieron vivir un “verdadero infierno”, con hechos inimaginables y que hoy se siente obligado a denunciar, porque miles de personas viven en las cárceles acusados injustamente.

“Sé que el daño es irreversible. Le pensé muchas horas para dar esta entrevista. Sé que poder reponer el descrédito y la deshonra es una labor que ni siquiera creo que vale la pena, pero también pensé que no es justo que la sociedad veracruzana no sepa la realidad de lo que está pasando. No por mí. Yo soy en este momento un caso irrelevante, sino por miles de personas inocentes, en Veracruz y en México que sufren la injusticia de un sistema que castiga a los pobres, que castiga a los que no tienen medios de defensa y que desgraciadamente aplasta a los inocentes”, indica.

ME PIDIERON CINCO MILLONES DE PESOS

Nemi Dib, con una larga trayectoria en el servicio público, hombre reconocido y respetado, con amplia solvencia moral, hasta antes de estas acusaciones, asegura que enviados del entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, le pidieron dinero.

“Me pidieron dinero. Un individuo llamado Omar Moscoso, que se hacía pasar como jefe de asesores de Pedro Manterola, en tres ocasiones le pidió a mi abogado cinco millones de pesos para sentarse a negociar”.

“Según él yo me iba a reunir con Rogelio Franco, el Secretario de Gobierno y ya con mis carpetas de averiguación en la mano, te estoy citando textualmente, iban a valorar el precio de mi libertad”.

“Primero me reí, después me preocupé y después les dije: oigan, yo cinco millones de pesos no los he visto en mi vida. Si revisan mis ingresos de los últimos 20 años, no creo que hayan acumulado ni siquiera tres millones y luego pues está muy fácil, vean mis bienes, vean mis ingresos, yo no tengo forma de aportar cinco millones y mucho menos por un delito que no cometí”.

SU DETENCIÓN, UN EXCESO

Cuenta que el sábado 23 de diciembre de 2017 fue privado de la libertad, secuestrado, acusado por delitos que no ameritan prisión. Está muy claro en el Código, por acusaciones falsas, fabricadas, sin pruebas, sin fundamentos.

“Fui brutalmente golpeado por policías ministeriales, cínicamente uniformados, la noche en que fui ingresado a prisión. El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ordenó —y así me lo hicieron saber— que se me encerrara en la celda de castigo, sin razón, sin justificación, desde la misma noche que llegué al penal. Me tuvieron 36 días en aislamiento absoluto”.

“Fue de verdadero infierno, de verdadero terror y les confieso que si doy esta charla no es con gusto, no es esperando ni siquiera reivindicarme”, asevera.

Su caso, señala, es muy simple, lo acusan de haber ordenado la firma de un contrato para modificar o ampliar el hospital de Pediatría de Veracruz, un contrato que en realidad no existió.

SIGO BAJO PRISIÓN; ESTUVE A PUNTO DE MORIR

En su casa de la calle Pablo Frutis, en la colonia Esther Badillo, en donde ha vivido por más de 20 años, Juan Antoni Nemi precisa que sigue bajo prisión. “El régimen no es de arraigo. Sigo preso. Estuve a punto de morir. Tuve un síndrome metabólico agudizado con un problema hemorrágico grave en los intestinos”.

Cuenta que estuvo batallando cinco semanas para que se le permitiera salir del Penal de Pacho Viejo al hospital. “La juez responsable, Alma Aleida Sosa Jiménez sencillamente no contestó las peticiones, fue omisa y el gobierno de Miguel Ángel Yunes me negó la salida”.

“Ya revolcándome de dolor, en la quinta semana pedí la intervención de la Comisión Estatal y Comisión Nacional de los Derechos Humanos y fue por las medidas cautelares que ambas instituciones promovieron que no les quedó más remedio que dejarme ir al hospital”.

“Lo hicieron contra su voluntad. Todavía 24 horas antes de dejarme ir al hospital seguían extorsionándome, exigiéndome que firmara yo declaraciones de voluntad anticipada, pruebas anticipadas, contra el ex gobernador Duarte y contra su esposa Karime a cambio de que me dejaran salir al hospital”.

“Llegué al hospital con 167 de presión arterial y má sde 150 por ciento de incremento en la protopina, realmente al borde de un infarto masivo, de un accidente vascular cerebral, con todos los valores metabólicos alterados y además, muy adolorido, con pérdida importante de la conciencia”.

“Fue por eso, ante la gravedad de mi situación que la juez accedió finalmente, a no modificar la medida cautelar sino atenuarla y dejarme venir a casa. Pero de otro modo seguiría yo en prisión”.

“Quiero advertir que ya en mayo le ha habíamos pedido a la juez que permitiera que mi situación de salud se evaluara, por médicos especialistas, en un hospital y se le dijo que tengo cáncer de piel, que estaba sangrando del intestino y la jueza Alma Aleida Sosa nos negó la posibilidad de ser atendidos”.

“Esto desde mayo, provocó que se fuera agravando mi situación. Entonces, no estoy en casa por ningún privilegio. No estoy aquí por ningún acuerdo, sino porque verdaderamente mi situación de salud no permitía permanecer preso”, indica.

JUEZA VIOLENTÓ LA LEGALIDAD

Empresario de comunicación, consultor ambiental y emprendedor, Juan Antonio Nemi señala que justicia estatal y federal, se aliaron, para afectarle en su procedimiento.

“Yo probé ante el juez de distrito que la juez local, Alma Aleida Sosa, deliberada, ostensible, claramente, había violado el término constitucional de mi vinculación a proceso. Hay cientos de precedentes de personas que han sido puestas en libertad por una violación igual a la que cometió Aleida conmigo y sin embargo, el juez de distrito contesta diciendo que es probable que se me hubieran violado mis derechos humanos, pero como yo no protesté a tiempo, pues ya eran hechos consumados”.

Esto es una aberración, indica Nemi Dib. Los derechos humanos no son renunciables, no son prescriptibles. Sin embargo, notas como un juez de distrito está tratando de justificar las aberraciones de una juez local, al servicio de las peores causas. Y eso le pasa a la mayor parte de la gente que busca justicia. A los que están presos pero también a los que están fuera, exigiendo que se les haga justicia y a quienes el aparato judicial no les responde.

—¿Cómo podrías exponer, a grandes rasgos, el proceso judicial?

Aquí tengo un amparo que es una joya. Repito, no por mí, yo no aspiro a ser protagonista de nada, sino porque establece con mucha claridad la aberración de los procedimientos de Miguel Ángel Yunes y de Jorge Winckler y toda la red de gente que me intentaron extorsionar en lo económico.

LA IRA DEL GOBERNADOR YUNES

Cuando Toño Nemi denunció la golpiza, las amenazas y que le habían pedido dinero, lo denunció ante Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación “y la respuesta fue la iracundia de Miguel Ángel Yunes, que se puso todavía más grosero, más agresivo y más violento, mandándome al Director de Operaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, un individuo de apellido Guzmán, la noche del 13 de julio, a la cárcel, a amenazarme con matarme, con matar a mi familia”.

“No voy a dar detalles, me preocupa. Y todo porque quería que yo firmara declaraciones de hechos falsos, que no me constan, de Duarte y de Karime”.

El exfuncionario confía que esta entrevista la da, a pesar de la oposición de su familia. “Mi esposa está muy enojada porque estoy platicando con ustedes, pero creo que no tengo derecho a callarme, no tengo derecho a permanecer en silencio, porque insisto, no soy el único”.

“Cuando se revisen los expedientes de los más de 50 policías secuestrados por Yunes y Winckler, se van a dar cuento que muchos de ellos son inocentes”.

“Que hay fabricaciones de casos y hablo de ex policías de tropa, de los policías que no tienen nombre público, que no son famosos y que tienen sobre ellos la amenaza de sentencias de 140 o 200 años, que ya hicieron que los Colectivos, justamente agraviados, que las víctimas justamente agraviados, los juzguen y los responsabilicen a ellos cuando son inocentes”.

“El caso de numerosísimas familias, de muchas familias desintegradas, de hijos que no volvieron a ver a sus padres, de personas abandonadas, a causa de toda esta terrible, terrible persecución que no buscaba justicia sino lucro económico y lucro político”.

LAS ABERRACIONES DEL CASO 

En el amparo que le concedió un juez federal, añade el entrevistado, hay como diez aberraciones cometidas por la Fiscalía del Estado, por los esbirros de Winckler y el propio Winckler y por la juez de control, Alma Aleida Sosa.

“Por ejemplo, dicen, que hay un oficio de fecha 7 de febrero de 2013, en donde se ordena ampliar el contrato de Veracruz. Entonces, el juez de distrito, el juez federal le dice a Aleida Sosa, oye, espérate tantito, esos hechos fueron el 7 de febrero de 2013 y tú misma estás presentando el nombramiento de Nemi”.

“Nemi tomó posesión el 13 de marzo de 2013. Explícame cómo lo acusas a él. Narra cómo no valoró las pruebas de inocencia que le presentamos, cómo  inventó fechas, cómo inventó una serie de aberraciones. Le dice que su resolución es infundada, que su resolución no está motivada y ordena a la juez que repita la audiencia de vinculación, quitando todos los vicios”.

“Desgraciadamente la Fiscalía y SESVER chicanearon este amparo y se fue a revisión. Esto implica que hay que esperar seis meses, hasta mediados de febrero, para que se resuelva y entonces volver hasta el principio, volver a vincularme, pero ya sin estas pruebas falsas, sin estas aberraciones”.

“La parte más patética de esto, es que de acuerdo con la Fiscalía de Winckler y de Yunes, yo fui el autor intelectual de este supuesto contrato que no existe. No hay una sola prueba que demuestre que yo ordené que se firmara, no hay un solo documento que tenga mi firma”.

“De hecho el propio juez de distrito le está diciendo a la juez de control: oye, los hechos fueron, si es que fueron, fueron antes de que Nemi estuviese a cargo de la Secretaría”.

RICARDO SANDOVAL Y BENÍTEZ OBESO, PAGADORES

“La parte patética es que me acusan de ser el autor intelectual. Pero después de que yo me fui de la Secretaría, muchísimo tiempo después, hubo un pago o varios, creo que siete u ocho, de alrededor de 193 millones de pesos que constituyeron el supuesto fraude”.

“Esos pagos, al proveedor de la Torre Pediátrica, hechos con base en este contrato, los hicieron dos personas, Ricardo Sandoval Aguilar y Fernando Benítez Obeso. Ellos dos, sí le robaron al patrimonio público de Veracruz. Ellos dos son los que pagaron el dinero de este supuesto contrato”.

“Sin embargo, la Fiscalía de Yunes y Winckler, ni siquiera los menciona en la Carpeta de Investigación. En la averiguación previa sus nombres ni siquiera aparecen. Entonces estás hablando de una justicia selectiva, una justicia absolutamente injusta y evidentemente cargada de maldad, de perversidad y por supuesto, de todas las patologías del gobernador Yunes”.

—¿Hay un fraude procesal?

“Hay muchos Raymundo. Son decenas de fallas graves en el proceso. Empezando porque estoy preso por delitos que no ameritan prisión, porque me violaron el término de vinculación a proceso, porque se usaron documentos falsos”.

“Durante los seis meses de la investigación complementaria, la Fiscalía no agregó una sola hoja de papel a las carpetas de investigación. Pero no acaba ahí la historia. De acuerdo con la ley, que es clarísima, si la Fiscalía no presenta acusación formal yo tendría que estar en libertad, porque ya se venció el plazo de seis meses, que la juez fijó”.

“Ya voy a cumplir casi cuatro meses sin tener acusación. La ley no admite réplica. Dice que si la Fiscalía no presenta acusación, el juicio se debe sobreseer. Al día de hoy el juicio sigue vigente”.

“Pero además, permanentemente extorsionado porque supuestamente tienen carpetas del DIF, quedan otras cinco carpetas del DIF, con las cuales quieren hacerme creer que me van a dictar prisión necesaria”.

“Yo no cometí ningún delito en el DIF, como tampoco lo cometí en Salud y por supuesto, si hubiese justicia estaría claramente que no tengo ninguna responsabilidad. Pero pues es el arma de chantaje que típicamente utiliza Winckler para arrancar confesiones, a cambio de nada, porque no tienen palabra, no tienen honra, cometen cosas que no cumplen, engañan, mienten, no saben lo que es la dignidad, no saben lo que es el respeto a la persona humana”.

—¿A qué atribuyes esta persecución a la que te refieres?

“Mira, se alinearon los astros. Pasaron muchas cosas. Yo cometí el error, imperdonable, en una persona de mi edad y mi experiencia, de creer en la buena intención de Javier Duarte de limpiar al sector salud de Veracruz. Hoy estamos grabando esta entrevista a finales del 2018 y se sigue muriendo gente por la corrupción en el sector salud de Veracruz y específicamente en la Secretaría de Salud. Cuando el gobernador Duarte me dice: enfréntalo, me voy de bruces”.

“Me peleo a muerte con los sindicatos, me peleo con los proveedores, me peleo con la mafia médica. Había cirujanos que el fin de semana no trabajaban porque no había internista. Los puse a operar. Había un hospital donde solo había una cirujana en el turno nocturno y tenía licencia sindical. Le cancelé la licencia. Querían vender las plazas y los contratos del Hospital de Boca del Río y no lo permití. Contraté gente con perfil técnico. Hay un porcentaje importantísimo de personas que utilizan títulos falsos de médicos y enfermeras y ejercen y preescriben y no tienen los estudios. Me puse a investigar los expedientes”.

“Cometí el error, imperdonable, de pensar que la voluntad de limpiar iba en serio. Me pelee con los proveedores, bajé precios, cancelé contratos, enfrenté a FINAMED, ganamos en la Corte un litigio a FINAMED que la ahorró al Gobierno del Estado mil millones de pesos. Eso me provocó muchísimos enconos y sorpresa, era de mentiritas”.

“De repente me piden, que al ladrón que había yo destituido, lo volviera a instalar en el área financiera y por supuesto me opuse”.

“La segunda cuestión fue que en febrero de 2017. El gobernador Miguel Ángel Yunes me habló a mi teléfono celular y me preguntó por el tema de las quimios falsas del hospital de oncología de Xalapa y yo le expliqué que eso había ocurrido cuatro años antes de que yo fuera Secretario, que lo conocía por referencias y que había transcurrido mucho tiempo desde entonces , pero que mi opinión personal era que no habían existido tales hechos, que la medicina era para adultos, que la medicina no se la habían aplicado a nadie, que de hecho se la había llevado el laboratorio Rocher a revisarla y que por otra parte se había hecho una valoración de mil 600 expedientes de pacientes de oncología y que no se había encontrado un solo dato, ni de niños ni de adultos de que hubiera intoxicación”.

“Entonces le dije, Gobernador, mi opinión es que no existieron esos hechos y en marzo de 2017 vienen de Televisa México y me hacen una larga entrevista y esta misma historia yo se las cuento. Y entonces me dicen que se puso rabioso, que se enojó muchísimo, porque él pensaba que este tema de los medicamentos oncológicos falsos era el vínculo, el gozne que tenía para encarcelar a Fidel Herrera y que entonces, al dar mi opinión  pública, de que eso no había existido, estaba afectando su argumentación. Entonces dicen que se enojó por ahí”.

“Después él necesitaba perjudicar a una gente de salud. Evidentemente Pablo Anaya no le representaba ninguna rentabilidad y evidentemente con Benítez Obeso no se iba a meter”.

LUISA ÁNGELA SOTO, 80 MILLONES

“Luego, Miguel Ángel Yunes tiene complicidades muy importantes a nivel federal con la gente de los sindicatos y lógicamente el círculo cercano a Duarte provocó un conflicto muy fuerte con la dirigente sindical de salud aquí en Veracruz y yo creo que Miguel Ángel Yunes conseguía, al encarcelarme a mí, darle una cabeza en charola a su nueva aliada sindical, la que primero era hermana de Duarte y después se convirtió en eficaz colaboradora de Miguel Ángel, la que se roba, me refiero a Luisa Ángela Soto, 80 millones anuales de cuotas sindicales”.

LOS 8 MIL 800 MDP DESVIADOS DE SALUD

“El siguiente asunto, que creo que también influyó, es que yo presenté más de 300 denuncias penales y administrativas y Winckler dijo que no era cierto. Eran denuncias sobre temas terribles. Por ejemplo, mientras yo fui Secretario de Salud, la Secretaría de Finanzas literalmente desvió 8 mil 800 millones de pesos de dinero para salud y lo usaron en otras cosas”.

“Yo lo documenté y presenté las denuncias penales  y administrativas y lo primero que hace Winckler, tomando posesión, es decir que no es cierto. Cuando él dice que no es verdad, se las  pongo en Twitter y Facebook y se enojan mucho. Dicen que por qué me subo al ring con el Fiscal. Yo tenía que probar que sí era cierto que había denunciado la corrupción. Entonces se juntaron muchos factores que propiciaron que me escogieran a mí como el trofeo del sector salud”.

“Tengo que decir que yo encontré irregularidades en COESA, la Comisión Constructora, de varios miles de millones de pesos. Lo denuncié. De la administración de Sandoval, las jeringas que se compraban a 1.20, de 3 cms, plastipak, Sandoval las compraba en 9.50, antes que yo”.

“Entonces, como se pueden dar cuenta, todo abonaba para convertirme a mí en la gran víctima de esta persecución”, indica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.