Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón.

 

Encontraron su cuerpo inerte, despatarrado, en la cama de su mansión. La policía reservó la escena, de lo que parecía un terrible crimen. Alguien le había arrancado el corazón. Todo era un misterio, hasta que su abogado llegó y encontró, aún tibio, el músculo cardiaco en la caja fuerte. Entonces recordó la profecía bíblica que decía: donde está tu tesoro, ahí está tu corazón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.