Veracruz, cuarto estado huachicolero

Foto/Internet

Según cifras oficiales de PEMEX, compiladas por el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal, hasta septiembre de este año Puebla era la entidad con más tomas clandestinas de robo de combustible con un total de mil 636, seguido por los estados de Hidalgo, con mil 491; Guanajuato, con mil 352; Veracruz, con mil 219 y el Estado de México, con mil 114.

Según publicó este viernes el diario El Financiero, la cifra en Puebla representó un incremento del 49.41 por ciento respecto al mismo periodo de 2017. El Gobierno del Estado, a través de la agrupación “Puebla Vigila”, afirmó que en dos años se han asegurado 2 mil 639 tomas clandestinas, más de 9 millones de litros de hidrocarburo y se ha detenido a 964 presuntos delincuentes.

No obstante, los dos principales líderes huachicoleros en Puebla, Roberto de los Santos de Jesús, mejor conocido como “El Bukanas”, y “El Toñín”, siguen prófugos. Ambos han sido ligados con “Los Zetas” y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

NI YUNES PUDO CON EL ‘BUKANAS’

En los dos años de su mini gobierno en Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes Linares jamás pudo capturar al “Bukanas”, pese a que primero ofreció, en julio de 2017, una recompensa de un millón de pesos, que luego en mayo de este año subió a 5 millones de pesos, a quien aportara información para aprehender a este ex policía municipal de Maltrata que se ostenta como líder de la organización Sangre Nueva Zeta, un cártel que lo mismo opera en la entidad veracruzana, Puebla e inclusive en Tlaxcala.

En mayo pasado, en rueda de prensa sobre el descarrilamiento y choque de trenes ocurridos en las Cumbres de Maltrata, en el municipio de Acultzingo, punto limítrofe de Veracruz con Puebla, que atribuyó a integrantes de Sangre Nueva Zeta y a una célula delincuencial autodenominada Los Rosas, Yunes Linares admitió que por el pasado del “Bukanas” como policía municipal en la región, el gobierno ya había tenido que intervenir la corporación en Ciudad Mendoza, así como realizar investigaciones en el cuerpo policiaco de Acultzingo, con el fin de descartar que pudiera haber infiltrado fuerzas de seguridad locales.

Al “Bukanas” o “El Bukanans” se le buscaba desde 2017 por ser líder de ladrones de combustibles en Puebla y Veracruz, entrenador de sicarios y “estacas” de Los Zetas en las montañas del territorio veracruzano y por homicidio. Pero también se le implicaba en los 16 “eventos significativos” relacionados con la operación ferroviaria registrados durante los primeros cinco meses de 2018: siete ataques a las vías de comunicación con enfrentamientos con las fuerzas armadas; seis ataques a las vías generales de comunicación, un robo, una tentativa de robo y un ataque a las vías de comunicación sin enfrentamiento.

El capo Roberto de los Santos de Jesús operaba en la misma zona que Josele Márquez Balderas, “El Chichi” –recluido en un penal de máxima seguridad–, y de Felipe Santana Hernández, “El Felino”, abatido en agosto de 2015 en el bar “La Taberna”, en Orizaba.

Según presumió entonces Yunes Linares, a través de un trabajo de inteligencia había logrado establecer el organigrama de Sangre Nueva Zeta, liderado por “El Bukanas”, así como por los ex policías estatales Manuel Conrado, Daniel Jazmín, Ubaldo Sánchez, Jaime Vázquez y los presuntos delincuentes Aurelio Vázquez, Julio Vázquez, Miguel Cruz y Oscar Vázquez, entre otros.

Pero jamás lo pudo detener. Ni aunque terminó ofreciendo 5 millones de pesos de recompensa a quien delatara su paradero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.