AL PIE DE LA LETRA

Pero lo más cuestionable es que este abogado veracruzano salió del gobierno federal anterior con el estigma del mega fraude conocido como “La Estafa Maestra”…

AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

* ‘ESTAFADOR MAESTRO’ EN LA CGE

La semana antepasada se registró la primera crisis interna en el gabinete del gobernador Cuitláhuac García que habría derivado, el miércoles 13, en la renuncia de la titular de la Contraloría General del Estado (CGE), Leslie Mónica Garibo Puga.

Ante el escándalo detonado en las redes sociales, el mandatario persuadió a su colaboradora para que reconsiderara su dimisión. Garibo Puga aprovechó una serie de concesiones para sacudirse a recomendados de influyentes personajes y funcionarios que presumen de ejercer un gran ascendiente sobre el gobernador. El lunes pasado hizo movimientos en tres direcciones generales de la CGE, y removió a contralores internos de 15 dependencias estatales, los cuales obedecían a intereses de otros grupos internos.

A Mercedes Santoyo Domínguez, quien formaba parte del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, la designó Directora General de Fiscalización Interna en sustitución de Elisa Álvarez Nieves; a Rafael Rigoberto Galindo Silva, hermano de la diputada local de Morena por Xalapa, Rosalinda Galindo, lo nombró Director General de Fiscalización de Fondos Federales que ocupaba Jesús Sánchez Carballo, pero el fichaje estelar fue el de Miguel Ángel Vega García, quien tras desempeñarse en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto como titular del Órgano Interno de Control (OIC) de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) al lado de Rosario Robles, ahora sorpresivamente aceptó ocupar un cargo de muy bajo perfil: la Dirección general de Transparencia, Anticorrupción y Función Pública, que desempeñaba desde diciembre pasado el maestro Nicolás Lorenzo Hernández.

Obviamente el nombramiento de Vega García fue el que más desconcertó, pues para empezar debe percibir, si bien le va, el 25 por ciento de los ingresos totales que recibía en la administración federal de Peña Nieto, pues el gobernador se asignó un sueldo mensual de 74 mil 938 pesos; mientras que los secretarios de despacho y homólogos –como la contralora Garibo Puga– ganan 60 mil 540 pesos; los subsecretarios 52 mil 320 pesos, y los directores 40 mil 476 pesos. ¿Le alcanzará al ex funcionario peñista ese ingreso para pagar renta y comidas en Xalapa?

Pero lo más cuestionable es que este abogado veracruzano salió del gobierno federal anterior con el estigma del mega fraude conocido como “La Estafa Maestra”, la galardonada investigación periodística realizada en 2017 por el portal Animal Político junto con Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, la cual destapó en la Sedesol y Sedatu, bajo la administración de Rosario Robles, un esquema fraudulento de triangulación de recursos públicos para el desvío de más de 3 mil 433 millones de pesos mediante un sistema de 128 empresas fantasma.

A nadie le queda duda, pues, que con toda esta experiencia, Vega García será quien realmente se haga cargo de la Contraloría General, ya que Garibo Puga es una abogada litigante cuya principal trayectoria ha sido como representante electoral de Morena ante el OPLE y el INE.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.