Destituyen a Director Administrativo del COBAEV; en febrero fue denunciado penalmente por acoso sexual

A escasos dos meses de haber sido denunciado penalmente por diversos presuntos delitos –incluido el de acoso sexual en contra de una empleada del Colegio de Bachilleres de Veracruz, este martes 2 de abril fue destituido Ocelotl González Sosa como director Administrativo del COBAEV; en su lugar fue designado Alejandro de la Cruz Garnica Hernández.

Como se recordará, el jueves 7 de febrero, el Fiscal en turno de la Unidad Integral de Procuración de Justicia del Distrito XI de Xalapa inició la Carpeta de investigación número UAT/DXI/304/2019 por la denuncia y/o querella que una funcionaria menor del COBAEV presentó contra González Sosa, quien presumía ser protegido del subsecretario de Educación Media Superior y Superior, Jorge Miguel Uscanga Villalba, sobrino de Jorge Uscanga Escobar, ex dirigente estatal del PRI, ex subsecretario de Gobierno, ex procurador general de Justicia del Estado y quien durante el sexenio anterior colaboró con Emilio Chuayffet Chemor en la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La denuncia que presentó la agraviada, de quien por razones obvias se omiten su nombre y datos personales, fue por los presuntos delitos de coacción, violencia laboral, retención indebida de cosa mueble y lo que resulte, incluido acoso sexual.

Según expuso en su denuncia, la suscrita ingresó a laborar al COBAEV en marzo de 2018, en el área de Seguimiento y Promoción al PC-SiNEMS, bajo el esquema de salario mensual fijado en 11 mil pesos, los cuales se le venían pagando puntualmente durante el año pasado los días 20 de cada mes.

Las actividades que desempeñaba hasta antes de ser acosada laboralmente, era la de verificador de los planteles educativos que tenía asignados a su cargo, para su ingreso, promoción y seguimiento dentro del Padrón de Calidad del Sistema Nacional de Bachilleratos (PC-SiNEMS); acompañamiento a los planteles antes de la verificación in situ por parte del COPEMS; dar seguimiento específico e informar a las áreas correspondientes las recomendaciones y observaciones para que fueran atendidas y solventadas dentro de los plazos que haya determinado el Consejo; ser enlace administrativo del área ante la Dirección Académica; responsable de la elaboración y control del presupuesto de su área; responsable de la elaboración y trámite de viáticos y oficios de comisión del personal del área; preparación y seguimiento de presupuestos para los eventos (entrega de certificaciones, jornadas de trabajo relativas a actualizaciones del Manual, etc.) calendarizados con planteles durante los semestres; coordinar el seguimiento, elaboración y cumplimiento de los cronogramas de los planteles de su zona.

Según narró, su problema inició después de que el lunes 14 de enero del presente año, la doctora Irma Atala Morales Ramírez, directora Académica del COBAEV, le indicó, al igual que a otras compañeras, que pasaran con el director Administrativo para que viera su situación en el Colegio de Bachilleres ya que algunas áreas iban a desparecer, entre éstas la que ella estaba adscrita.

Así lo hizo. Se presentó con Ocelotl González Sosa, quien rápidamente la atendió, haciéndole preguntas de a qué área estaba asignada, cuáles eran sus funciones y si era personal de base, sindicalizado. Ella respondió todas sus preguntas, a lo que él irónicamente le comentó que “nadie es indispensable, que pueden llegar otras empleadas, más jóvenes, más bonitas e inclusive hasta más inteligentes”, mirándola de manera lasciva.

Ella relata que le replicó que necesitaba el trabajo, que tiene dos hijos que mantener y que ha sido muy eficiente en su trabajo, a lo que el funcionario le contestó que no tenía duda, pero que para poder pertenecer a esta nueva administración tenía que tener a alguien que la apoyara, alguien que la protegiera dentro del Colegio, intensificando las miradas lascivas hacia su persona.

La suscrita le dijo que no tenía quién la apoyara más que su trabajo, a lo que González Sosa le dijo que él podía hablar para ver la forma que siguiera conservando su plaza laboral pero que le ayudaría “siempre y cuando accediera a una amistad con él (otro tipo de relación), que yo ya era adulta y que ya sabía cómo funcionan las cosas, que todo tiene un precio, que yo tenía que estar bien con él.” Y refirió que mientras se lo decía, el funcionario se le iba acercando físicamente, por lo que se separó y se despidió abruptamente de él. Pero antes de que saliera, le dijo que regresara a verlo al día siguiente, martes 15 de enero.

Ese lunes, por la tarde, acudió a ver a la directora Académica, a la que le expuso su interés en continuar trabajando en el COABEV, pero sin comentarle nada de lo que había ocurrido con el director Administrativo. La doctora Morales Ramírez le dijo que no se preocupara, que sí se iban a hacer algunos ajustes pero que les sería respetado su trabajo a quienes venían colaborando con la institución.

Sin embargo, al día siguiente, a la entrada de la oficina fue abordada por Ocelotl, quien en tono molesto le reclamó que por qué había ido a contarle todo a la doctora Irma Atala, que ahora él tendría problemas. A gritos y de forma muy grosera, la amenazó que se la iba a pagar y que más le convenía no decir ni hacer nada porque no sabía de lo que era capaz, que él tiene muchas influencia y no sólo en el COBAEV, por lo que a él no podrán hacerle nada.

Ante el escándalo, sus compañeros de trabajo se acercaron para impedir que el funcionario continuara agrediéndola verbalmente. Cuando se fue, le dijeron que no se preocupara, que lo conocían como una persona que se aprovecha de su jerarquía para abusar de las mujeres y que siempre busca cobrarse el supuesto favor.

Sin embargo, el 21 de enero acudió al cajero automático de la institución bancaria donde le depositan su salario, pero su cuenta estaba en ceros, por lo que se dirigió a la Dirección Administrativa para saber el motivo de la retención de su pago. La persona que la atendió le explicó que se estaba llevando cabo una revisión de la plantilla de personal, ya que como es una nueva administración tenían que hacer una revisión de todo, pero asegurándole que no se había dado de baja a ningún trabajador. Sin embargo, al proporcionarle su nombre, el empleado se puso visiblemente nervioso, manifestándole que no le podía dar información porque eran órdenes directas del Director Administrativo Ocelotl González Sosa; No obstante alcanzó a confirmarle que en el sistema sí aparecía pero que no le podía dar mayor información, pidiéndole que se retirara porque no quería tener problemas con su jefe si es que la veían conversando con él.

Por esta situación decidió presentar la denuncia penal correspondiente, ante los hechos de coacción de la que habíasido objeto, la retención de cosa mueble consistente en su salario, en represalia a no acceder a sus insinuaciones y miradas lascivas, ya que le dejaron de depositar su salario pese a que continuaba laborando. Además acusó que en forma constante mandaban a preguntarle su nombre, y que en fecha 29 de enero, por parte del Departamento de Recursos Materiales y Servicios Generales, se le asignó el resguardo de los bienes de trabajos asignados.

Casualmente, después de haber presentado esta denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado, cesó el acoso en contra de la empleada y el pago de su salario se volvió a regularizar.

Sin embargo, este martes 2 de abril, González Sosa fue sustituido en la Dirección Administrativa del COBAEV por Alejandro de la Cruz Garnica Hernández.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.