Miríada

Nuestro autor reflexiona en el canto de la primavera y sobre la importancia del agradecimiento en la vida. Agradecer por las posibilidades que ofrece la existencia.

Miríada

Por Nabucodonosor

Durante los meses de abril y mayo escucho, al pie de mi ventana, el canto incesante de las primaveras. No me refiero, simbólicamente, a la estación, sino a esa avecilla que por horas, en una sinfonía interminable, emite sus notas musicales a los cuatro vientos. ¿Qué pide la primavera? Nada. Ofrece, a los mortales, su melodiosa voz. Su canto, es una oración de agradecimiento. Es lo que tiene, es lo que ofrece. Pienso que solo da gracias porque vive y porque puede cantar. A veces quisiera tener ese espíritu agradecido de la primavera que no pide nada, solo ofrece, a pesar de que no siembra ni cosecha…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.