Opinión

En tan corto tiempo- escasos cinco meses- el presidente de la República ha precisado, una y mil veces, que no permitirá más la corrupción y menos la impunidad, de ahí la persistente  presencia de la critica de sus adversarios contra la política que ha impuesto…

GERMAN MARTINEZFARSANTE DE LA AUSTERIDAD REPUBLICANA

José Lima Cobos*

Igual que Penchyna, -ex director de Infonavit que se impuso un sueldo de setecientos mil pesos mensuales,-  en connivencia con el presidente Peña Nieto-, German Martínez pensó que se vivirían los mismos tiempo con el presidente López Obrador y que el saqueo descomunal contra la nación seguiría su curso, de ahí su renuncia al Instituto Mexicano del Seguro Social y para justificarse, lo hace mediante una carta en que quiere aparecer como defensor del derecho a la saludad del pueblo mexicano, pretendiendo, poner en entredicho la campaña presidencial de combate a la corrupción e impunidad.

Pero como bien dice el dicho: “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre”, así se acredita, cuando López Obrador, sin duda alguna influyó para incluirlo en la lista de los senadores de “dedo”, es decir, que no corren ningún riesgo, por lo mismo, lo  invita a otra tarea, sin ponderar esa  incapacidad de suyo demostrada, para  afrontar el reto del Instituto Mexicano del Seguro Social, por ello, prefiere la comodidad de regresar al senado cuando, si fuera hombre de dignidad, debió de irse a su casa, pero el presupuesto es el presupuesto, por lo que no deja la nómina, que es mejor que la que tendría en el cargo que abandona.

Amanuense permanente del expresidente Felipe Calderón, -a quien apoyó en el fraude electoral del año 2006- lo hizo dirigente nacional del PAN  para después designarlo en la secretaría de la Función Pública donde no pudo localizar ningún “charal” para sancionarlo-, tuvo la habilidad de pegarse como ”chinche Azul” al candidato de Morena y se ganó la confianza que hoy demuestra que no merecía, y para tratar de destacar o justificar que no huye como “cucaracha fumigada” sino preocupado de que se le reduzca el presupuesto y que no pueda participar en el robo de los medicamentos, porque eso representa si las compras se concentran en una sola área.

En tan corto tiempo -escasos cinco meses- el presidente de la República ha precisado, una y mil veces, que no permitirá más la corrupción y menos la impunidad, de ahí la persistente  presencia de la crítica de sus adversarios contra la política que ha impuesto, pues al no existir ninguna persona detenida, se quiere hacer aparecer que todo será un pleito ranchero, olvidándose que el nuevo sistema penal, es celoso de que, la presunción de inocencia y el debido proceso, son principios que deben respetarse y que la prisión preventiva oficiosa, tiene que ampararse en delitos graves o debidamente justificada.

Se olvida que durante el gobierno del fraude electoral que llevó a Carlos Salinas a la presidencia de la república desapareció del código penal el delito  de corrupción como grave, de se coligue que quienes fueran detenidos en ese tiempo, jamás tuvieron que devolver lo robado, al contrario, Raúl Salinas de Gortari que fue perseguido por Zedillo, ha solicitado que la Corte de Justicia se pronuncie de que no ha cometido ningún delito, para borrar de su vida que vivó el castigo de cerca de diez años de prisión.

En los tiempos actuales, con un presidente de la República decidido a sepultar para siempre la corrupción e impunidad, no existirá la contemplación, así que ahora estamos informados que sí habrá consecuencias y que lo robado será reintegrado a la nación, sin embargo la lucha no es fácil, pues el hampa está muy consolidada y los medios de comunicación se regocijan difundir las protestas, toda vez que el maiceo era constante y sonante, pero al terminar ese chayote y exhibirse quienes son los usufructuarios, eso indigna, porque el bandido se ofende cuando se le exhibe, y así, podemos conocer quienes no pagan impuestos, roban en el peso del gas, de las gasolinas y sobre todo, se ha identificado a las personas que desde los diversos medios critican acerbamente las deficiencias que se descubren y al magnificarlas, se crea una imagen que el fracaso del gobierno de la república está a la vista.

Y, más ahora en que, German Martínez  hace pública su renuncia al IMSS y lo hace porque Hacienda se encargará de adquirir todos los medicamentos, que apenas hace unos meses no existían o eran clonados y que se adquirían a precios criminales , “y eso es lo más inhumano que puede existir” según afirma el renunciante, alegato que contradice la política del presidente  de hacer realidad el derecho pleno a la salud de toda la población, sin embargo, lo primer que hay que hacer es limpiar la casa para profundizar en lo fundamental: salvar la  democracia.

limacobos@hotmail.com

Twitter :@limacobos1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.