La venganza mediática de Yunes Linares contra los duartistas

La venganza mediática de Yunes Linares contra los duartistas

Se terminó de confirmar lo que ya sabíamos, la entrada a prisión de los colaboradores de Duarte no fue más que una pantalla político-electoral plagada de irregularidades, venganzas y berrinches del entonces Ejecutivo estatal solapada por una “autónoma” Fiscalía y un servil Poder Judicial.

El hecho de que hoy tanto Luis Ángel Bravo Contreras, como Flavino Ríos Alvarado, Mauricio Audirac Murillo, Arturo Bermudez Zurita, Francisco Valencia y Xóchitl Tress Rodríguez se encuentren fuera del penal es reflejo de que la pantomima era ya insostenible.

Todo esto deja evidencia contundente de que el actuar de fiscales y jueces respondió a una persecución política y a una campaña de linchamiento mediático para quienes más que vistos como enemigos de Veracruz, fueron vistos como enemigos personales del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Tras lo fallado por la justicia federal, queda claro que estos personajes nunca tuvieron por qué llevar sus respectivos procesos dentro del penal pues los delitos por los que se les acusa no figuraban dentro del limitado catálogo de delitos merecedores de prisión preventiva como medida cautelar.

Las endebles acusaciones y posteriores sentencias fueron eco de la voz de Yunes Linares, quien durante dos años se empeñó en una venganza que además de brindarle satisfacción personal, pretendía servir de impulso para Miguel Ángel Yunes Márquez en sus aspiraciones por la gubernatura del estado.

No olvidemos que si bien estos ex servidores públicos ya no están tras las rejas, sus procesos siguen abiertos, los llevarán en una limitada libertad y aún no son declarados inocentes.

Esperemos que en esta ocasión, la justicia estatal, con el ojo vigilante de la justicia federal, haga lo realmente conducente y se castigue a quien se lo haya buscado, mientras que se absuelva a quien lo merezca.

Y que al final de cuentas, se haga justicia por Veracruz y los veracruzanos y no sólo por el capricho y la satisfacción personal de quien utilizó a las instituciones para hacer circo, maroma y teatro de un asunto tan delicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here