Pierde Winckler otro aliado en el gobierno federal; renuncia el subprocurador Muñoz Vázquez a la FGR

A casi tres semanas de la renuncia de la subsecretaria Patricia Bugarín Gutiérrez a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), este lunes 3 de junio el fiscal general del estado Jorge Winckler Ortiz perdió a otro gran aliado en el gobierno federal tras la sorpresiva separación de Felipe de Jesús Muñoz Vázquez como titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la Fiscalía General de la República.

Con Bugarín Gutiérrez, el fiscal veracruzano presumía una estrecha relación. Por ejemplo, cuando asumió el cargo el viernes 1 de febrero de este año, Winckler difundió el siguiente mensaje a través de su cuenta de Twitter: “Con la designación de la maestra Patricia Bugarín, como Subsecretaria de Seguridad Pública Federal, Veracruz tendrá una aliada en la recuperación de la Paz”, y adjuntó una foto en la que se ve al titular de la FGE abrazando afectuosamente a la maestra Bugarín.

La relación entre ambos se inició desde la administración anterior, cuando Bugarín fungió como titular de la Coordinación Nacional Antisecuestros, cargo con el cual todavía vino a Veracruz el 22 de diciembre de 2018 en representación del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, a un evento en el que el fiscal Winckler inauguró el edificio que alberga las oficinas tácticas, operativas, directivas y administrativas de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro, el cual fue construido y acondicionado con una inversión inédita superior a 55 millones, 653 pesos ejercidos por la Fiscalía General del Estado.

En esa ocasión, en su mensaje inaugural, el fiscal yunista invitó a las nuevas autoridades del Gobierno del Estado a sumarse al equipo de trabajo conformado por la FGE, PGR, FBI, y de otras entidades federativas, en materia de procuración de justicia e investigación del delito de secuestro, para optimizar los actuales resultados.

Por su parte, Bugarín Gutiérrez hizo un público reconocimiento al significativo avance registrado por la FGE Veracruz en materia de combate al secuestro y edificación de infraestructura.

“Los resultados son producto del trabajo y esfuerzo de hombres y mujeres que integran a la UECS, veo con beneplácito que se cumplió con la palabra empeñada de un hombre que es el Fiscal de Veracruz y eso se agradece, a nombre del gobierno federal expreso que la Federación continuará trabajando de manera coordinada con la fiscalía de Veracruz y soy portadora de una felicitación por parte del secretario Alfonso Durazo, por este gran avance”.

El edificio que el Fiscal General entregó a la UECS consta de área para detectives, celdas para imputados, cuarto de observación e identificación, oficinas para fiscales especializados, psicólogos, control, vigilancia, cuarto de guerra, cuarto Gessel para identificación, médico legista, área de negociación y crisis, sala de deliberación, cuarto de grabación, oficinas de investigadores, área de armamento; así como oficinas administrativas y operativas, por lo cual contarán con una infraestructura adecuada para la optimización de sus investigaciones.

Sin embargo, aduciendo razones personales, Bugarín renunció el 15 de mayo pasado.  

Ahora, este lunes 3 de junio, sorpresivamente fue separado de su cargo otro importante enlace de Winckler en la Fiscalía General de la República. Felipe de Jesús Muñoz Vázquez entregó la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales. Apenas un mes atrás, a principios de mayo, el fiscal veracruzano acababa de reunirse con él en sus oficinas de la Ciudad de México, coincidentemente el mismo día que en la Delegación Estatal de la FGR en Veracruz los secretarios de Seguridad Pública y de Gobierno, Hugo Gutiérrez y Eric Cisneros, presentaban denuncia formal en su contra por su probable participación en la constitución de delitos que tienen que ver con la procuración y administración de justicia, “ya que durante dos años tuvo escondidas 150 órdenes de aprehensión contra delincuentes de alto impacto”, según acusaron ambos funcionarios del gobierno estatal de Morena.

La salida de Muñoz Vázquez de la FGR se dio casualmente después de que el columnista Roberto Rock, de El Universal, aportara los siguientes datos sobre este polémico subprocurador.

“En septiembre de 2017, hace ya 20 meses, se reveló la existencia de un fraude masivo con fondos federales d las secretaría de Desarrollo Social y Sedatu, por al menos 7 mil millones de pesos, apoyado en 120 empresas fantasma. La titular de esas dependencias fue en ambos casos Rosario Robles, y su oficial mayor, Emilio Zebadúa, por no mencionar a una cauda de personajes que los siguieron, todos ligados al manejo de dineros públicos.

La pruebas del gigantesco desfalco, basadas en reportes de la Auditoría Superior de la Federación, fueron presentadas por el portal ‘Animal Político’ y bautizadas como ‘La Estafa Maestra’. Pese a lo burdo de la maniobra, la administración Peña Nieto tendió un manto protector sobre esta denuncia, en beneficio de los mencionados Robles, Zebadúa y su equipo clave.

Entre los enigmas de esta historia destaca la participación de una cofradía de personajes que controló áreas sensibles del gobierno, construida en torno a Humberto Castillejos Cervantes, ex consejero jurídico presidencial y uno de los hombres más poderosos en el primer círculo de Peña Nieto.

Castillejos, primo del exprocurador Raúl Cervantes, sigue conservando enorme influencia en los tiempos de la Cuarta Transformación, a juzgar por su capacidad para imponer allegados en múltiples ámbitos, lo mismo en la Fiscalía General que en la Corte, por mencionar sólo dos.

Entre esos subordinados de Castillejos, uno de los más desconcertantes es Felipe Muñoz Vázquez, dueño de un negro historial durante más de una década pero que, sin embargo, repitió en el presente gobierno como titular de la Subprocuraduría Especializada en la Investigación de Delitos Federales, el brazo derecho del fiscal Alejandro Gertz Manero para develar casos de corrupción entre funcionarios del pasado reciente… al cual él sirvió.  

Es un secreto a voces, incluso fuera de México, que Muñoz Vázquez (acusado de tortura cuando fue procurador de Aguascalientes, cesado del mismo cargo en Colima, siempre alfil priista) representa un extrañísimo entendimiento en la transición del poder entre la anterior administración y la que este fin de semana cumplió seis meses en funciones. Ello explica que la iniciativa de muchas denuncias no esté proviniendo del despacho del fiscal Gertz sino de la oficina de Santiago Nieto, a cargo de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

“Hoy se sabe que en el caso de ‘La Estafa Maestra’, el pasado gobierno comenzó a tejer un entramado para garantizar impunidad a Robles, Zebadúa, sus cómplices y beneficiarios, entre los que figurarían múltiples candidatos del PRI para gobernadores y legisladores federales, lo que podría incluir la campaña presidencial priista de 2018.

En las últimas horas del sexenio Peña Nieto, funcionarios de Sedatu que denunciaron falsificación de sus firmas para establecer contratos irregulares, acabaron siendo acusados de la propia ‘Estafa’. Entre ellos destaca el ex subsecretario Enrique González Tiburcio, que ahora resulta ser el de más alto rango enfrentando acusaciones. Se trata de un servidor público que en las últimas semanas ha sido defendido abiertamente por voces tan limpias como la de Jacqueline Peschard, ex presidenta del Consejo Ciudadano Anticorrupción.

Es necesario desmantelar este entramado que no toca a ninguno de los principales señalados por la ‘Estafa’ y busca encarcelar, en cambio, a posibles inocentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.