Activistas de “Casa del pan para el migrante” sufren acoso de Guardia Nacional en Coatzacoalcos


Juan Pablo Armas

Al realizar el trabajo humanitario de atención a los migrantes centroamericanos que diariamente llegan a Coatzacoalcos, activistas de la “Casa del pan para el migrante” han sufrido acoso de parte de los integrantes de la Guardia Nacional que operan en esta ciudad, así lo señaló José Eleazar Almeida, secretario de esta asociación civil fundada hace seis años.

El también integrante de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Veracruzana en la región Coatzacoalcos-Minatitlán, dijo durante la International Summer School “Rostros de la migración” que durante dos ocasiones ya, cuando entregan alimentos a migrantes debajo del Puente de la Avenida 1 de Coatzacoalcos, los elementos de la Guardia Nacional les piden retirarse.

Dijo que esto se debe a la nueva política que se acaba de integrar o de anunciar donde la Guardia Nacional coadyuva con la cuestión migratoria para estos programas.

“Sí lo tengo que admitir, no han sido groseros, no obstante nos han pedido que nos retiremos. Pensamos que era un  hecho completamente aislado, no obstante hace cinco días salió una nota de Médicos sin fronteras en Tenosique, Tabasco, donde también denunciaban justamente este acto de que los retiraban para no ejercer la acción meramente humanitaria”.

Comentó que estas acciones les preocupan “porque nosotros terminamos buscando otros espacios que también nos están poniendo en riesgo a nosotros para intentar cumplir con esta acción humanitaria”.

CASA DEL PAN PARA EL MIGRANTE

Fundada hace seis años por el sueño de la psicóloga Jessica Santillán, la “Casa del pan para el migrante” trabaja con migrantes centroamericanos a quienes se les brinda una noche de hospedaje, comida, alimentos y asistencia en salud.

La casa es administrada por una asociación civil, sin la intervención del gobierno. El programa asistencialista incluye el apoyo al migrante con agua, comida, asistencia de salud, darles un espacio para que puedan pasar la noche, aunque hay casos que ameritan más días, ya que en algunos casos han sido víctimas de la violencia o sufren alguna enfermedad.

José Eleazar Almeida comentó que los migrantes, como grupo vulnerable en tránsito, están expuestos a la violación de sus derechos humanos y al acoso de parte de grupos delincuenciales.

En la “Casa del pan para el migrante” también se analizan, estudian y se realizan diagnósticos sobre las causas que mueven a los migrantes desde su país de origen. “Establecemos otras redes de apoyo. Tenemos cierto control. Cierta lista. Tejemos conexiones”, explicó.

Comentó que recientemente se viralizó un video en donde los desprestigiaban y por ello tuvieron que emprender una campaña de sensibilización del trabajo que realizan en apoyo a los migrantes.

“Al vivir de la caridad vivimos momentos difíciles y por ello emprendimos acciones de sensibilización”, indicó.

“Casa del pan para el migrante es una expresión de valor de desarrollo social y humano, en un marco justamente de los derechos sociales y universales que garantizan la dignidad de la persona. Trabajamos con ellos, no para ellos”, concluyó.

José Eleazar Almeida durante la International Summer School “Rostros de la migración”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.