SENTIDO COMÚN

Las últimas palabras de estos dos grandes genios de la humanidad, aun cuando son muy distintas tanto en estilo como en contenido, son el tipo de mensajes que deberíamos escuchar, leer y compartir para valorar y darle un mayor sentido a la vida…

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE DOS GENIOS

Como sucede frecuentemente en las redes sociales, cuando un documento o video se viraliza, surgen comentarios favorables y desfavorables sobre su autenticidad. Entonces comienza a perderse de vista la verdadera intención del contenido del texto o de su mensaje. Esto viene a colación por la difusión que se ha puesto en boga de las últimas palabras del CEO de Apple, Steve Jobs dictadas por él antes de morir en 2011.  Con la supuesta carta escrita por Jobs se ha producido un vídeo con su rostro y el de sus hijas cuyo FRAGMENTO transcribo a continuación:

“He llegado a la cima del éxito en los negocios. A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito. Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca alegría. Finalmente, mi riqueza no es más que un hecho al que estoy acostumbrado. En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todos los elogios y las riquezas de las que yo estaba tan orgulloso se han convertido en algo insignificante ante la muerte inminente. En la oscuridad, cuando miro las luces verdes del equipamiento para la respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se me avecina. Sólo ahora entiendo, una vez que uno acumula suficiente dinero para el resto de su vida, que tenemos que perseguir otros objetivos que no están relacionados con la riqueza. Debe ser algo más importante: Por ejemplo, las historias de amor, el arte, los sueños de mi infancia… No dejar de perseguir la riqueza, sólo puede convertir a una persona en un ser retorcido, igual que yo. Dios nos ha formado de una manera que podemos sentir el amor en el corazón de cada uno de nosotros y no ilusiones construidas por la fama ni el dinero que gané en mi vida, que no puedo llevarlos conmigo. Solo puedo llevar conmigo los recuerdos que fueron fortalecidos por el amor.” (Steve Jobs).

El mensaje completo de Steve Jobs es muy bueno y sea o no de su autoría bien vale la pena leerlo y compartirlo, porque todo lo que tenga que ver con la difusión de los valores enriquece el espíritu y en este caso especial nos hace reflexionar sobre las cosas positivas de la vida.

Otro gran mensaje que también vale la pena leer y escuchar es la despedida del científico inglés Stephen Hawking quien murió en el 2018. Durante su vida, a pesar de las condiciones tan difíciles de salud que padeció, dejó un gran legado a la humanidad que vale la pena analizar. Sus contribuciones a la ciencia son invaluables, de modo que se grabó un mensaje dirigido a la humanidad cuya traducción presentamos:

“¿Pueden escucharme? Han sido tiempos gloriosos para estar vivo haciendo investigación en física teórica. Nuestra imagen del universo ha cambiado mucho en los últimos 50 años y estoy feliz de haber hecho una pequeña contribución. El hecho de que nosotros los humanos, que somos simples conjuntos de partículas fundamentales de la naturaleza, hayamos podido acercarnos tanto a la comprensión de las leyes que gobiernan nuestro universo es un gran logro. Quiero compartir mi emoción y entusiasmo sobre esta búsqueda. Recuerden mirar hacia las estrellas y no hacia sus pies. Traten de buscarle el sentido a lo que ven y cuestiónense sobre lo que hace que el universo exista. Sean curiosos. Y sin importar qué tan difícil parezca la vida, siempre hay algo que puedas hacer y triunfar en ello. Lo único que importa es que no te des por vencido.” (Stephen Hawking).

Las últimas palabras de estos dos grandes genios de la humanidad, aun cuando son muy distintas tanto en estilo como en contenido, son el tipo de mensajes que deberíamos escuchar, leer y compartir para valorar y darle un mayor sentido a la vida.

ADIÓS A GABINO

Aprovecho este espacio para decirle adiós al empresario porteño Gabino González Vasconcelos, quien falleció el pasado jueves de manera inesperada. Gabino González había rebasado apenas la línea del tiempo de los 50 años, pero como se dice comúnmente “nadie tiene la vida comprada”. Hombre de trabajo y con muchos amigos, lo cual se notó en la nutrida concurrencia de dolientes tanto en la funeraria como en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe para darle el último adiós. Descanse en paz Gabino González y vaya desde aquí un sentido abrazo a sus familiares.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.