Reafirma López Obrador el compromiso de no fallarle al pueblo de México

Ciudad de México.- Hoy se cumple un año del triunfo de nuestro movimiento. Fue la victoria de todo un pueblo, de nuestros antepasados, de quienes tenemos la dicha de continuar en este proceso de transformación y de vivir para contarlo, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador ante miles de mexicanos reunidos en el Zócalo de esta ciudad para escuchar un informe de actividades.

“Fue un triunfo para los niños mexicanos, niñas a quienes tenemos el deber de dejarles el legado de una nación feliz. Ese triunfo es fruto del trabajo de muchos hombres y mujeres del campo y de la ciudad que encarnaron con perseverancia la voz por la justicia; una voz que creció en el tiempo hasta convertirse en voluntad colectiva y mayoritaria”, añadió.

“Nuestro movimiento ha trascendido porque surge de ideales y principios, se rige por ellos y no limita su propósito a un simple cambio de gobierno, sino que tiene como objetivo superar para siempre el régimen corrupto y despiadado que prevalecía.  Se trata de un desafío mayor, pero de algo verdaderamente fecundo, de construir una patria nueva, más justa, próspera, democrática, libre, pacífica, fraterna y soberana”, expresó contundente.

“Hoy, a 12 meses exactos de esa hazaña colectiva, estamos aquí para reafirmar nuestro compromiso de no fallarle al pueblo de México. Venimos a rendirles cuentas con absoluto apego a la verdad. Con lo conseguido en siete meses bastaría para demostrar que el cambio de gobierno no ha sido más de lo mismo; que, por el contrario, está en marcha una profunda transformación de la vida pública de México”, dejó en claro.

Acompañado de su esposa, la doctora Beatriz Gutiérrez Müller y de integrantes de su gabinete López Obrador habló lo mismo del combate a la corrupción que de la desaparición del CISEN y de la lucha contra el huachicoleo.

“Bajaron los sueldos de los altos funcionarios públicos y aumentaron los de los trabajadores de base y sindicalizados. Ya nadie gana 700 mil pesos mensuales como sucedía en gobiernos anteriores. Ahora ningún funcionario puede recibir más que el presidente de la República y yo me reduje el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba el expresidente Peña. Aumentó el salario mínimo en 16 por ciento, algo que no ocurrió en los 36 años del periodo neoliberal”, dijo, ante el nutrido aplauso de los asistentes.

“Se redujo el gasto en publicidad del gobierno en 50 por ciento, lo que representa un ahorro de cuatro mil millones de pesos.  Se realizó la compra consolidada de medicamentos para el segundo semestre de este año 2019 y se obtuvo un ahorro de dos mil 700 millones de pesos. Hasta hoy en compras del gobierno hemos obtenido ahorros por 113 mil millones de pesos. Todos los secretarios de Estado hicieron pública su declaración patrimonial y se creó una página de internet para consultar la nómina de todos los servidores públicos”, añadió, sin referirse a las adjudicaciones directas ni a los funcionarios que olvidaron declarar residencias en Estados Unidos.

A siete meses de haber iniciado el gobierno, les expreso con toda mi sinceridad que me siento optimista, dijo Andrés Manuel López Obrador. “Pienso, amigas y amigos, que este mismo año, a más tardar en diciembre, terminaremos -van a decir que no se puede, sí se puede- en este mismo año terminaremos de arrancar de raíz al régimen corrupto y quedarán en este mismo año construidas las bases para la transformación política de México”.

“Les confieso que mi activismo, mi loca pasión tiene un fundamento racional, aunque no lo piensen así mis adversarios. Considero que entre más rápido consumamos la obra de transformación, más tiempo tendremos para consolidarla y convertirla en hábito democrático, en forma de vida y en forma de gobierno”.

“Creo que debemos de trabajar de prisa y con profundidad porque, si desgraciadamente regresara al poder el conservadurismo faccioso y corrupto -toco madera-, si desgraciadamente regresara al poder el conservadurismo faccioso y corrupto, ni siquiera en esa circunstancia podrían nuestros adversarios dar marcha atrás a lo establecido y ya logrado en beneficio del pueblo. Si forjamos una conciencia colectiva sustentada en el amor, la justicia y la honestidad, nadie podrá revertirla”.

“Este proceso no tiene retorno”, añadió. “Ni un paso atrás. Nada de titubeos o medias tintas. Una cosa es actuar con prudencia, evitar la confrontación y garantizar las libertades que son sagradas y otra cosa muy distinta es la indefinición”.

“Nosotros somos auténticos, pacifistas y transformadores al mismo tiempo. En la defensa de las causas de la honestidad, la justicia y la democracia no somos moderados, somos radicales”.

“En estos tiempos, como decía Melchor Ocampo, el moderado es simplemente un conservador más despierto. Seamos cada vez más fieles a los anhelos y a las esperanzas que tiene el pueblo de México en un cambio verdadero. Agradezco de todo corazón a quienes nos han apoyado. A todas, a todos ustedes, a millones de mexicanos, incluso a quienes no comparten del todo nuestros ideales y principios y nuestra manera de actuar y proceder”.

“El amor a México está por encima de cualquier facción, partido, interés personal o de grupo, por legítimo que sea. Así quedó demostrado hace poco, cuando muchos mexicanos de todas las clases sociales y de todos los sectores económicos cerraron filas ante la amenaza externa de afectar la convivencia, el bienestar y la economía del pueblo y de nuestra nación. Siempre en momentos de adversidad y ante la amenaza de potencias extranjeras, de poderes hegemónicos, vamos a actuar unidos todos los mexicanos”.

“Estoy convencido de que, por sus abundantes recursos naturales y sobre todo por la vocación de trabajo de nuestro pueblo México, nuestro querido México se convertirá en una potencia económica con dimensión social y con la grandeza moral y cultural que siempre han estado presentes en su esencia profunda”, concluyó el presidente, recordando el texto del memorial de Culhuacán: ‘En tanto permanezca el mundo, no se acabará la fama y la gloria de México Tenochtitlan’ y gritando ¡Que viva la Cuarta Transformación de la vida pública de México!, y que ¡Viva México!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.