Hora Cero

Lo que llama a la reflexión es, a fin de cuentas, la notoriedad que ha adquirido el órgano auditor, porque si los gobiernos hicieran su trabajo de forma aseada y transparente, no habría tantos señalamientos y tantas denuncias…

Hora cero

Cuando el auditor se vuelve noticia

Luis Alberto Romero

En los días y semanas recientes, la presencia del Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz en los medios informativos ha sido permanente.

El ORFIS veracruzano ha dado la nota luego de las denuncias presentadas contra los responsables del manejo de los recursos públicos en la pasada administración estatal.

Probablemente el asunto más notorio, estruendoso incluso, ha sido la denuncia presentada ante la Fiscalía General de la República, por las irregularidades detectadas en la adquisición de cámaras de videovigilancia; recordemos que la compra de esos aparatos significó la erogación de cerca de mil millones de pesos al gobierno encabezado por Miguel Ángel Yunes.

Esa, sin embargo, no ha sido la única denuncia presentada por el ORFIS como consecuencia de las auditorías que ha practicado a los ejercicios anteriores; ya el auditor Lorenzo Antonio Portilla se ha referido a los señalamientos contra quienes resulten responsables de las irregularidades detectadas en diferentes dependencias de la administración de Javier Duarte; y contra ex funcionarios del bienio de Yunes Linares, especialmente en áreas como Salud, Desarrollo Agropecuario, Seguridad Pública y Desarrollo Social.

En pocas palabras, el trabajo del auditor ha sido el mismo para todos los entes fiscalizables, instancias del Gobierno del Estado, organismos autónomos y Ayuntamientos de Veracruz, sin importar las siglas partidistas, lo cual habla bien del trabajo realizado por el ORFIS, instancia que ha recibido el reconocimiento nacional por el trabajo realizado en estos años.

Se retoma ese tema a propósito de la visita que realizarán al ORFIS, este martes, los integrantes de Global Integrity y de Gestión Social y Cooperación A.C., quienes harán un reconocimiento al órgano por el trabajo que realiza en materia de transparencia y gobierno abierto.

El auditor Lorenzo Antonio Portilla indica que “Global Integrity es una corporación de asesoría internacional con sede en Washington, DC., que trabaja en coordinación con instituciones de diversos países en la solución de retos relacionados con el manejo de datos, capacitación y acciones de Gobierno Abierto. En nuestro país, trabaja de manera estrecha con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y protección de Datos Personales”; por otro lado, destaca que GESOC es una asociación civil sin fines de lucro, que también dirige su trabajo a la generación y utilización de evidencia robusta y datos abiertos para mejorar las políticas sociales, la eficiencia del gasto público y la sostenibilidad fiscal…”

El punto es que el trabajo imparcial realizado por el ORFIS veracruzano; las denuncias contra el manejo turbio de los recursos públicos de las anteriores administraciones estatales y municipales;  y el reconocimiento de contralorías y auditores de otros estados; así como de organismos internaciones, como el caso de GESOC y Global Integrity, han contribuido a fortalecer la imagen y la presencia del Órgano en los medios.

Lo que llama a la reflexión es, a fin de cuentas, la notoriedad que ha adquirido el órgano auditor, porque si los gobiernos hicieran su trabajo de forma aseada y transparente, no habría tantos señalamientos y tantas denuncias; si las diferentes instancias del gobierno estatal y los ayuntamientos se apegaran a las leyes y normas de forma estricta, el ORFIS no tendría tantas observaciones a las cuentas públicas y, por consiguiente, tanto protagonismo mediático.

@luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.