Indignante caso de abuso sexual a joven ex futbolista del Veracruz llega hasta AMLO; el presunto victimario, un Fiscal de Boca del Río

El diario REFORMA publica hoy el aberrante caso de Bernardo “N”, un joven futbolista que militaba en el club Tiburones Rojos de Veracruz y que desde hace ocho meses, cuando fue víctima de abuso sexual, viene cargando ese doloroso estigma y el de la indiferencia para su caso por parte de las autoridades y de los directivos del equipo escualo y hasta de la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales (AMFpro), cuya misión es precisamente “representar y proteger los intereses de los futbolistas profesionales en México, a través de la materialización y diversas acciones coordinadas , en aras del respeto a su dignidad, honorabilidad, integridad, salud, seguridad y libertad, al promover fomentar y estimular su profesionalización”.

Sin embargo, el diario capitalino consigna que ocho meses después de que el joven se atrevió a denunciar que fue víctima de abuso sexual en el club Veracruz, dicha decisión lejos de haberle ayudado a obtener justicia sólo incrementó su viacrucis.

Según la versión periodística, el futbolista y sus padres acusan que la demanda está estancada en el municipio de Boca del Río, en donde el presunto victimario, Ángel Fuentes Olivares, se desempeñaba como fiscal.

Una vez que se destapó el caso llegaron las indiferencias, “dar la espalda”, el olvido y, en cierto caso, el veto al jugador de cualquier otro club, pues su padre declaró que después de que se filtró el verdadero nombre de su hijo en una publicación de Los Tiburones, coincidentemente otros equipos como los de Querétaro, Puebla y Necaxa le han cerrado las puertas pese a que ha demostrado mejor nivel futbolístico que otros jóvenes jugadores que sí han sido contratados.

El padre de Bernardo “N” lo atribuye el boicot a que el presunto victimario, Ángel Fuentes, representante de jugadores del Veracruz, tiene relaciones con varios equipos ya que militó en categorías menores de Tuzos, en mineros de Zacatecas, Pumas, Alebrijes y Tiburones Rojos.  Además, señalan que dicho promotor es muy cercano al club de los escualos y al técnico de la Sub 20, René Isidoro García, ya que al salir a la luz este problema se destapó que el Veracruz no le paga a la mayoría de los jóvenes, según lo confirmó el propio José Luis González Chiña, coordinador de fuerzas  básicas de los Tiburones Rojos.

Además, Bernardo “N” sufrió un verdadero calvario durante tres semanas para lograr que el equipo del Veracruz le concediera su baja del plantel –su padre al final fue obligado a renunciar al finiquito con tal de obtener el Convenio de Terminación Anticipada–, a pesar de que el dueño Fidel Kuri Grajales les había prometido todo su apoyo y facilidades inclusive para solucionar también el presunto caso del abuso sexual.

Los padres de Bernardo “N” intentaron, el 28 de febrero pasado, entregarle personalmente en Palacio Nacional una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador para exponerle este caso y pedirle que se hiciera justicia, ya que ante el apoyo que tiene Ángel Fuentes Olivares por ser Fiscal en Boca del Río, el juicio no está siendo parejo.

La carta no se la pudieron entregar directamente a López Obrador, se las recibió el vocero presidencial Jesús Ramírez Cuevas, quien no se ha comunicado con ellos.

“Yo lo que quiero es que llegue a oídos de López Obrador, que se vea, que me digan que me recibe Cuitláhuac (García, Gobernador de Veracruz) y le explique el problema, que sea pareja la pelea. Eso es lo que queremos”, clamó Aurelio “N”, padre del futbolista.

Y es que acusa que ni siquiera han recibido las notificaciones para presentarse a las audiencias en el Juzgado de Boca del Río a cargo del juez José Clemente Zorrilla Rostro.

Además solicitaron la intervención de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), pero ésta se declaró incompetente porque el caso se dirime en instancias gubernamentales.

Entrevistado para CANCHA, la sección deportiva del diario REFORMA, sobre la carta que le entregaron hace más de cuatro meses los padres del futbolista agraviado, Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia de la República, declaró que “tuvimos conocimiento del caso y yo canalicé la petición, porque era una denuncia grave, al Gobierno de Veracruz –porque con la Fiscalía estaba más complicado– y con la Secretaría de Gobernación, al área que se encarga de víctimas; no sé en qué estatus esté, pero puedo investigar. En todo caso, la familia no nos volvió a contactar, hasta pensé que ya se había resuelto, o por lo menos se había atendido.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.