AMLO rechaza que estemos en recesión, como señalan corredurías internacionales

Presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto Presidencia de la República.

Pese a que Bank of America-Merrill Lynch  señaló en un análisis que debido a políticas internas y factores externos la economía mexicana habría entrado ya en una recesión, el presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó el informe adverso de la prestigiada correduría, admitiendo que podría haber menor crecimiento, pero con desarrollo.

“No veo amenaza de recesión. ¿Por qué no dicen que el peso es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo con relación al dólar en este tiempo? ¿Por qué no dicen que hay menos inflación que antes? Estoy hablando de dos variables importantes. Ahora es crecimiento.

“Aceptando sin conceder que exista una disminución en la tasa de crecimiento, no tengo la menor duda de que puede existir esa tasa de disminución, mejor dicho, esa disminución en la tasa de crecimiento, pero está aumentando el nivel de desarrollo, porque ahora hay una mejor distribución del ingreso”, afirmó López Obrador.

Durante su conferencia de prensa matutina, realizada en Tepic, Nayarit, el Presidente descalificó a las instancias internacionales de análisis financiero y a los medios que reprodujeron la noticia de la recesión.

“Van a seguir cuestionando el manejo económico porque les molesta mucho el que se haya decidido acabar con la corrupción, ése es el fondo.

“Estas corredurías, la prensa financiera internacional, y la nacional desde luego, fueron como alcahuetes de la política de saqueo que se padeció en México en los últimos años; si no alcahuetes, guardaron silencio cómplice; nunca denunciaban que se estaba saqueando el país, se hacían de la vista gorda, y ahora son los más tenaces críticos de nuestra política”, reprochó.

El mandatario federal denunció que existe un “club” nostálgico que busca restaurar el régimen neoliberal, por lo que pidió a los medios nacionales actuar con prudencia.

“Los periódicos, todos, parecen boletines como en la época de antes. No hay cuidado, yo hago un llamado a los dueños, directores de los medios a que se actúe con responsabilidad, porque si no me la voy a pasar replicando todo el tiempo”, recriminó.

López Obrador desacreditó el informe de la correduría Bank of America-Merrill Lynch, que con base en los indicadores hasta ahora disponibles del INEGI, señaló que el PIB habría caído 0.4 por ciento en el segundo trimestre. Y dado que oficialmente en el primer trimestre ya hubo una contracción de 0.7 por ciento, se habrían sumado dos trimestres consecutivos de caídas, lo que técnicamente define una recesión.

La recesión se oficializaría hasta que el INEGI dé a conocer el PIB del segundo trimestre, el 23 de agosto. Una estimación preliminar saldrá el 31 de julio. “(Pero) la economía mexicana está ya virtualmente en una recesión, luego de que en el cuarto trimestre de 2018 apenas avanzó 0.1 por ciento, y luego cayó 0.7 en el primero de 2019”, expuso la correduría, advirtiendo que si la recesión se hace oficial presionaría al Presidente López Obrador a reaccionar, aunque el margen de maniobra sería complicado.

Planteó que AMLO podría verse obligado a aumentar finalmente el gasto del Gobierno, pero con ingresos más bajos podría verse imposibilitado, aparte de que sería riesgoso frente a la reacción que pudieran tener las agencias calificadoras.

“Éstas (las calificadoras) pueden reaccionar a una recesión técnica degradando a México”, señaló. “En particular a Moody’s, que tiene una calificación soberana alta con respecto a las otras agencias, pero ya con una perspectiva negativa”.

Para Merrill Lynch son cinco los factores que están detrás del débil desempeño de la economía mexicana: la zozobra sobre el comercio internacional; la incertidumbre sobre las políticas internas de AMLO y su implementación; una política fiscal ajustada de Hacienda; la política monetaria restrictiva del Banxico, y la caída en la producción de Pemex.

Por el lado externo, indicó que México ha quedado en la “línea de fuego” de las guerras comerciales de Trump, y sus amenazas de aranceles al país han inhibido la inversión extranjera. “La incertidumbre también es alta en México”, anotó sobre el aspecto interno.

Por otra parte, al dar a conocer su minuta sobre su última reunión de política monetaria, anunciada el 27 de junio, el Banxico reveló que todos los miembros de su Junta de Gobierno señalaron que la información disponible sugiere que la actividad económica en México muestra una desaceleración mayor a la anticipada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.