Veracruz, uno de los principales estados donde operaba Juan Collado

Desde hace 15 años, a finales de la administración del ex gobernador Miguel Alemán Velasco (1998-2004), el abogado Juan Collado Mocelo, actualmente bajo proceso por lavado de dinero y delincuencia organizada, tejió una red de empresas dedicadas a los préstamos prendarios y de ahorro, entre las cuales figuran Prenda Oro Canal y Prenda Oro San Ángel, que fueron inscritas en Veracruz en abril de 2004, y Prenda Oro del Golfo, que fue registrada en esta misma entidad pero en 2006, al inicio del sexenio del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán.

Según publicó El Universal, aparte de estas empresasregistradas en Veracruz, Collado Mocelo también fundóEmpeño Siglo XXI, S.A. de C.V., que fue inscrita en Acapulco, Guerrero, y cuenta con varias filiales en los estados de Tabasco y Tamaulipas.

El diario capitalino tuvo acceso a documentos de los registros de comercio y de marca, de diversos Estados, de las casas prendarias vinculadas con Libertad Servicios Financieros, empresa queretana que encabeza la lista de las sociedades mercantiles “relacionadas a negocios extraños”en la carpeta de investigación integrada por la Fiscalía General de la República (FGR) sobre el caso.

Dentro de los documentos se identifican nueve filiales de Prenda Oro y seis de Casa de Empeño Siglo XXI, donde miembros de la familia Collado Mocelo han tenido participación accionaria o han sido parte del consejo de administración.

A través de estas casas prendarias con sus filiales, la familia Collado Mocelo ha tenido presencia en al menos ocho Estados del país. También es posible conocer que las filiales o sucursales terminaron concentrándose en Comercializadora Prenda Oro en el año 2015.

Prenda Oro de Veracruz, S.A. de C.V., y Prenda Oro Puebla fueron fundadas en el entonces Distrito Federal el 24 de enero de 2001 e inscritas en el Registro de Comercio de Veracruz y Puebla ese mismo año. Estas empresas tienen 21 objetos sociales y entre ellos está la construcción de sociedades y asociaciones civiles y mercantiles, servicios de mensajería nacional, importación y exportación de todo tipo de transportes y comercialización de bienes inmuebles.

Los brazos de dichas empresas están en Veracruz, Prenda Oro con filiales denominadas Canal, San Ángel, El Golfo; Prensa Oro Puebla; en el estado de Oaxaca abrieron Prenda Oro Antequera y la comercializadora Prenda Oro registrada en Monterrey, Nuevo León.

Prenda Oro Canal y Prenda Oro San Ángel fueron inscritas en Veracruz en abril de 2004; y Prenda Oro del Golfo fue registrada también en la entidad veracruzana, pero en 2006.

Prenda Antequera está inscrita en el estado de Oaxaca y sobre Prenda Oro de PalmaPrenda Oro San Cosme y Prenda Oro del Estado de México no se encontró inscripción en el RPC; no obstante, se mencionan en la asamblea donde se vota para la fusión. Casa de Empeño Siglo XXI está inscrita en Acapulco, Guerrero, pero cuenta con filiales en Tabasco y Tamaulipas.

A su vez, Casa de Empeño Siglo XXI Tabasco y Casa de Empeño Siglo XXI Villahermosa quedaron inscritas en abril de 2005. Esta empresa se fusionó en 2015 con Prenda Oro. Casa de Empeño Siglo XXI del Sureste, inscrita en 2006 en Tabasco.

LAVADO DE DINERO

De acuerdo con la investigación de El Universal, todas las filiales tanto de Prenda Oro como de Casa de Empeño Siglo XXI fueron fusionadas en 2015, en el conglomerado Comercializadora Prenda Oro, entidad que surgió de la fundación de Casa de Empeño Siglo XXI Monterrey. El cambio de denominación se formalizó el 16 de febrero de 2016 ante el Registro Público del estado de Nuevo León.

En la orden de aprehensión emitida por la FGR, el pasado 6 de julio, se hace mención de 42 empresas de diversos giros que presuntamente están relacionadas a Libertad Servicios Financieros S.A. de C.V. Sin embargo, en esa lista no se hace mención de Prenda Oro y Casa de Empeño Siglo XXI, pese a que –según especialistasel negocio prendario es idóneo para “lavado” de dinero.

Entrevistado por el diario capitalino, Salvador Mejía, socio director de Asimetrics, declaró que las casas de empeño son un vehículo idóneo para el llamado “pitufeo”, es decir, la fragmentación del monto que se quiere “lavar” en múltiples operaciones que hacen difícil su rastreo. “Es más difícil que los sistemas automatizados puedan detectar estas operaciones”, asegura.

El único comprobante que una casa de empeño tiene la obligación de emitir es el registro del préstamo que supuestamente dio por una prenda; si el cliente –real o simuladorecuperó su objeto empeñado, ahí terminó la huella dejada por esa supuesta transacción. Ahí radica lo oscuro de este esquema, puntualizó el consultor.

Por su parte, el abogado Jorge Alberto Lara Rivera, académico de la Universidad Panamericana, expuso a El Universal que las casas prendarias se encuentran supervisadas en la llamada Ley Antilavado; sin embargo, concuerda en que son propicias para “pitufeo”. “Es el panal de las abejas de los ‘lavadores’ (…) ya es muy difícil que la autoridad le dé seguimiento”, indicó.

Las empresas de prendas o mutuos, como el Monte de Piedad o muchas otras que conocemos, pueden ser utilizadas para triangular recursos tanto en el origen ilícito como en su destinación ilícita. Esas empresas financieras están perfectamente vulnerables para este tipo de delitos”, afirmó Lara.

A su vez, el experto en seguridad Ricardo Márquez Blas señaló que las casas de empeño son una opción que con frecuencia utilizan las organizaciones criminales para “lavar dinero ante la falta de controles estrictos y rigurosos sobre las operaciones que realizan estas instituciones, por lo que consideró que hacen falta sistemas tecnológicos que vigilen las operaciones que llevan a cabo las casas de cambio y de empeño en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.