OPINIÓN: CMAS, la manzana de la discordia

Francisco Molina / El ciudadano de a pie

Mejores servicios y tarifas bajas  ha sido el reclamo cotidiano de los xalapeños. Nada de lo que se diga y  se haga por parte del ayuntamiento  abonará a su favor, mientras  éstos  no mejoren. Promesas de campaña que no podrán  concretarse si el  común denominador sigue siendo la simulación y la pose. Y es que todo indica que nuestros recibos del agua seguirán subiendo de precio,  mientras nuestras autoridades forasteras  se sigan peleando por el control de la CMAS (Comisión Municipal de Agua y Saneamiento).

Una comisión que la  han  convertido en un pancracio político, en el que se encuentran dos académicos en lucha: por un lado  el orgullo de Xochimilco Pedro Hipólito Rodríguez  Herrero (alcalde), y  por el otro,  el coahuilense Erick Juárez Valladares (regidor primero).

Dos altos funcionarios del ayuntamiento xalapeño que pretenden por todos los medios apoderarse de CMAS. Y todo a través del control de directores, jefes de departamento y líderes sindicales a modo para  sus proyectos personales. Por eso es que  hace apenas dos semanas, Erick exigió ante medios de comunicación la renuncia de la  Directora Administrativa Patricia Ortega Pardo, el Gerente Comercial Martín Ladrón de Guevara  y el Coordinador de Asesores Jorge Vilar Llorens.

No contento con lo anterior,  el regidor utilizó posteriormente al mercenario  y  manipulador Francisco “Chico” Rodríguez Pineda quien se ostenta como dirigente de la organización  Vendedores Independientes Veracruzanos (VIVE) para exigir lo mismo; la renuncia de los funcionarios públicos que incomodan a su proyecto. Días después  y como reacción a las declaraciones del regidor,  el alcalde Hipólito Rodríguez realizó un recorrido por  las instalaciones de CMAS acompañado de todos los  directivos de su confianza. Obviamente, con el fin de legitimarlos.

Fue en la comisión municipal  donde el alcalde se tomó la foto con su gente de confianza, ¡y claro está!  con la notoria ausencia de quien preside la comisión edilicia del agua potable del ayuntamiento, Erick Juárez Valladares.

Toda una lucha de intereses que para nada benefician a la ciudadanía y que dejan al desnudo los intereses económicos y políticos de los arrogantes alcalde y regidor primero. Dos marxistas  frustrados que prefirieron dejar en las aulas su abstracta cosmovisión filosófica y de plano entrarle a un espectro ideológico  más concreto;  uno que es más fácil de entender por los ciudadanos de a pie y que te  llevan directo al poder y al dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.