SENTIDO COMÚN

En pocas palabras es importante que le pongan más empeño y se implemente una base de datos donde se registren todos los artículos en prenda, para que cuando se roben una laptop o un reloj, se le pueda dar seguimiento y saber a dónde fueron a parar nuestras pertenencias…

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

LOS EMPEÑOS DE UNA CASA

Uno de los negocios que ha proliferado en Coatzacoalcos es el de las casas de empeño; cuando menos una docena de éstas se encuentran funcionando en distintos rumbos de la ciudad con una o más sucursales.

Algunas de estas empresas cuentan con un prestigio incuestionable y son de renombre nacional, otras son como se dice popularmente empresas patito que abren y cierran según les vaya en la plaza. Aun cuando algunas se ven vacías todas tienen su clientela para empeñar o comprar.

La mayoría de las personas que acuden a una casa de empeño, lo hacen de buena fe llevando artículos de su legítima propiedad, con la intención de obtener un financiamiento para resolver un problema urgente, para luego pagar y poder recuperar el bien antes del vencimiento establecido.

El costo del dinero recibido en las casas de empeño es elevado, alrededor del 20% de interés. En algunas casas los pagos se tienen que hacer de forma mensual y en otros por semana. Si no se tiene el dinero completo, se puede gestionar un refrendo para ponerse al corriente y mantener la propiedad del artículo en prenda.

Si no se paga a tiempo, se corre el riesgo de perder lo empeñado, que luego es puesto en venta a un precio muy por encima del avalúo realizado al pignorar el bien.

Sin embargo, la falta de rigor en la aceptación de los artículos propicia que se reciban algunos de dudosa procedencia, para decirlo con claridad que sean robados. En estos casos el supuesto propietario del bien ya no regresa ni a hacer el primer pago y por supuesto deja perder el artículo.

El problema es que estas casas carecen de los filtros necesarios para asegurar que éstos no sean robados, puesto que no exigen la factura correspondiente que garantice su legítima propiedad.

En lo que son muy estrictos es en que el aparato esté en buen estado y funcione, si es teléfono celular que no esté bloqueado y que lleve el cargador de la batería.

Por lo regular estos negocios no exigen ningún comprobante que asegure que el origen del objeto es lícito, basta con que el pignorante lleve su credencial de elector y firme una responsiva donde afirma que la prenda no es robada y que la empresa no se responsabiliza en caso de que lo reclamen.

De manera que las casas de empeño se han convertido en el lugar perfecto para que los amantes de lo ajeno, después de saquear una casa se deshagan de los artículos robados sin tener que mostrar la factura de compra, incluso se ha dado el caso de que empleados lleven a empeñar equipo de construcción o de cómputo propiedad de la empresa donde trabajan.

Es urgente que para evitar que ahí vayan a parar los objetos robados, se pongan más controles a quienes llevan algo a empeñar. Además de registrarlos en su base de datos, deben exigirles la credencial de elector, tomarles la huella digital mediante un lector de huellas y que se registre el número de serie del aparato, para en caso de que haya alguna denuncia se pueda localizar el artículo o aparato con solo una búsqueda rápida.

En pocas palabras es importante que le pongan más empeño y se implemente una base de datos donde se registren todos los artículos en prenda, para que cuando se roben una laptop o un reloj, se le pueda dar seguimiento y saber a dónde fueron a parar nuestras pertenencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.