OPINIÓN: Zenyazen Escobar viola la Ley General de Educación y condiciona la inscripción al bachillerato mediante el pago de una cuota

Francisco Molina / El ciudadano de a pie

Como ya lo habíamos mencionado en el artículo anterior “Opinión Ciudadana: La SEV condiciona las inscripciones mediante aranceles” ( https://n9.cl/b2n6 ), la convocatoria que emitió la Dirección General de Bachillerato (DGB) y que avaló con su firma el Secretario  Zenyazen Escobar García, viola la Ley General de Educación en su artículo 6°  al condicionar la inscripción y por ende el ingreso  de los jóvenes al bachillerato.

“Artículo 6o.- La educación que el Estado imparta será gratuita. Las donaciones o cuotas voluntarias destinadas a dicha educación en ningún caso se entenderán como contraprestaciones del servicio educativo. Las autoridades educativas en el ámbito de su competencia, establecerán los mecanismos para la regulación, destino, aplicación, transparencia y vigilancia de las donaciones o cuotas voluntarias.

Se prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación del servicio educativo a los educandos.

En ningún caso se podrá condicionar la inscripción, el acceso a la escuela, la aplicación de evaluaciones o exámenes, la entrega de documentación a los educandos o afectar en cualquier sentido la igualdad en el trato a los alumnos, al pago de contraprestación alguna”.

Un arancel que  menciona la convocatoria emitida por la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y  que deben de cubrir los padres de familia;  ya que de no hacerlo,  NO podrán inscribir a sus hijos al bachillerato. Algo que de manera escandalosa violenta el derecho de los jóvenes veracruzanos a la educación. Y que además, lo más grave;  está escrito y firmado por el Secretario de Educación de Veracruz ( https://n9.cl/57ad )

Nadie antes se había atrevido jamás a realizar los cobros por ingreso de manera tan estridente, pues   siempre se cuidaban los tiempos y las  formas. Pero aquí  de lleno y ya  bien entrados en el furor de la cuarta transformación,  de plano les valió un garbanzo de a libra y en la convocatoria oficial de ingreso al bachillerato lo pusieron con todas sus letras:

“Sin excepción, NO se inscribirá a quien no entregue, en fechas establecidas para ello, todos los documentos mencionados”. Que incluye obviamente, el pago del  arancel.

Así que tal y como ya lo habíamos señalado en nuestro artículo anterior, la cuota oscila entre los 1400 y 1500 pesos. Una cuota que la convocatoria oficial jamás precisa el monto  y que se cobra a discreción  en todas y cada una de las escuelas que pertenecen a la DGB; pues cada escuela le pone un precio distinto a su “prestigio”. Una cuota  obligatoria de la que los padres se enteraron hasta el día de la inscripción y que desconocen en qué se va a utilizar; pues la convocatoria jamás mencionó el monto, ni los fines. Una cuota obligatoria que nadie sabe quién la fija y que nadie sabe si  se utilizará  para el mantenimiento escolar.

Aquí sin duda alguna, lo correcto sería nuevamente pedirle una aclaración al respecto a la Directora General de Bachillerato Claudia Guadalupe Zamora Treviño, o en su defecto al titular de la SEV, pues al final de cuentas él es el que autorizó el pago de la CUOTA OBLIGATORIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.