Opinión

Es mucho lo que se ha robado en el país por una casta de atracadores y la mejor demostración de este aserto, es lo que se conoce ahora  con la medición de la pobre  por el Coneval, -que antes no se veía y nadie protestaba-, pues  la pobreza en las regiones  rurales llega a más del 55 por ciento-…

CON EL PRIAN -CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD- LE IBA BIEN A MÉXICO

José Lima Cobos

Cambiar de caballo a mitad del río nunca ha sido recomendable, de ahí que la votación histórica de  30 millones de ciudadanos que le dieron  al movimiento de renovación nacional (MORENA)  equivocaron el camino, pues lo recomendable hubiera sido que las cosas siguieran igual para, en la desesperación nacional, se diera el estallamiento que surge de la calma y el silencio de los miserables y que  ya no se pueda parar la tempestad, esto es, que se desborde la desesperación, por la acentuada necesidad.

De verdad no se entiende o no se quiere entender, que era la corrupción y la impunidad que lubricaba de manera excelente al régimen que nació en el fraude electoral de 1988 con Carlos Salinas de Gortari para sentar las bases de quienes fueron a prepararse en el extranjero para implantar el sistema de la acumulación de la riqueza en pocas manos y el Estado, ayer, social , entregado y comprometido con  las causas de la nación, optara por el mercado, para acrecentar la riqueza en pocas manos y que brotaran los ricos que están Forbes,  que es lo que se denomina crecimiento, en tanto la miseria se enseñoreaba  en el país.

Para que se tenga una idea del gran bienestar social que ha vivido la nación de 2009 al 2018, cuatro de diez mexicanos viven en situación  de pobreza, esto es, en base al  crecimiento poblacional aumentó de 49.5 millones de personas en situación de pobreza a 52.4 millones, lo que demuestra que  se va por el camino correcto a un despeñadero digno de mejor causa y que a nadie se le arrendar  las ganancias, de  lo que se colige que la delincuencia, la inseguridad, será la constante amenaza  a la nación,  si en el corto tiempo- tres años- la situación no  se revierte, por ello, por propia supervivencia y conveniencia , se tiene que arropar “primero los pobre”, que en su desamparo solo pierden su miseria.

El país está amenazado –y en serio, si fracasa la política que ahora se  implementa- que no podrá irse a ningún lado  si las condiciones sociales no se transforman, con urgencia y  que,  con la resistencia de la minoría que se enriqueció en esos tiempos- Salinas, Zedillo, Fox, Calderón  y Peña Nieto- están encaminando al país a una situación grave y  peligrosa, pues con su voracidad y avaricia criminal, han conduciendo a la nación a una situación critica, deudas y más deudas, cada día, gracias a la bendita corrupción e impunidad.

Es mucho lo que se ha robado en el país por una casta de atracadores y la mejor demostración de este aserto, es lo que se conoce ahora  con la medición de la pobre  por el Coneval, -que antes no se veía y nadie protestaba-, pues  la pobreza en las regiones  rurales llega a más del 55 por ciento- levadura de un hecatombe- y en las zonas urbanas median  en un 37 por ciento, sin embargo, ante  la nueva realidad que  se da en la nación, si no se actúa con mayor rigor para aplicar una auténtica política de austeridad en el gobierno, a nadie se le puede garantizar la seguridad y la paz de la república, pues mientras arriba se da el derroche y la irresponsabilidad en el manejo de los recursos económicos que genera la nación, abajo cunde la desesperación.

Mucho se cuestiona la lucha que libra el gobierno de López Obrador para salvar y cuidar los ingresos que tiene la federación, que es producto del esfuerzo de todos, y que distribuyen para que lleguen a los más necesitados, es decir, esa riqueza no tiene que dilapidarse  en los grandes fraudes del gobierno producto de empresas fantasmas y  contratos leoninos, sino distribuirse equitativamente directamente a los necesitados, sin intermediarios como acontecía en el pasado,  que es lo que se  hace ahora y que incomoda, como el caso de jóvenes construyendo el futuro, o bien las becas a los que estudian, y más aún el apoyo a jubilados y  pensionados y sobre todo a los de la tercera edad que no tienen ningún ingreso, lo que hace que la economía se mueva con esos recursos, no entre los poderosos, sino entre los necesitados.

Se cuestiona que esa distribución no genera crecimiento porque no  se ve en el enriquecimiento particular de la minorías rapaces y voraces, lo cual es cierto, pero se olvida que fomenta el desarrollo social hacia  abajo, porque ningún sentido tiene que la  riqueza que se acumula en el gobierno se entregue a los grandes mercaderes para sus grandes negocios, en tanto no se reparta como aporte al bienestar social  que es lo que sucede ahora.

Sin duda que el mal ejemplo cunde, así es que los gobiernos de los estados y los ayuntamientos acusan una deuda descomunal que es impagable  porque el derroche que se ha alimentado de manera criminal, sin castigo para nadie,- y lo propio sucede en el gobierno federal – cuya burocracia  creció exponencialmente  con sueldos, salarios y canonjías que rayan en la criminalidad, al hincarle el diente al presupuesto, de manera tal que  apenas alcanza para una medida subsistencia, sin posibilidades de atender a fondo,  la educación, salud, en síntesis, el bienestar nacional.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.