Desde hace seis años, en México, se formaron 50 grupos de autodefensas; “en Veracruz se niegan a reconocerlos”: Mireles

José Manuel Mireles. Foto .mientrastantoenmexico.mx

Para presuntamente hacer frente a la delincuencia, y aunque no todas se identifican con un nombre, desde hace seis años en México surgieron al menos 50 grupos de autodefensas o policías comunitarios que operan en municipios de los estados de Guerrero, Michoacán, Morelos, Tamaulipas, Tabasco y… Veracruz.

Del total, sólo 10, que operan en Morelos (seis), Michoacán (tres) y Tabasco (uno) se han institucionalizado, según publica en su edición impresa de este sábado el diario El Universal.

El diario capitalino retoma una declaración hecha por el líder del Frente Nacional de Autodefensas, José Manuel Mireles Valverde, quien aseguró que en siete municipios de Veracruz existen grupos de autodefensas, pero que el gobierno se niega a reconocerlo desde la administración del ex gobernador priista Javier Duarte, pues recordó que desde 2014 Veracruz ya tenía dos autodefensas.

“Cuando fundé el Frente Nacional de Autodefensas con 20 estados, Veracruz tenía un grupo rural y uno urbano. El gobernador dijo que no hay delincuencia en Veracruz y que por eso no existían las autodefensas, y al tercer día le dejaron 49 cadáveres en una glorieta, al quinto día le dejaron 12 cadáveres debajo de un puente”, refirió Mireles.

En este amplio artículo, el Gran Diario de México rememora que “la primera guardia comunitaria surgió el 24 de febrero de 2013 en La Ruana, municipio de Michoacán, donde los civiles armados, liderados por Hipólito Mora, un ganadero y agricultor de la zona, se organizaron para defender su territorio del Cártel de Los Caballeros Templarios”.

También cita que “con el tiempo llegaron a ser 32 grupos armados; de estos ya sólo quedan tres en los municipios de Coahuayana, Chinicuila y en la comunidad indígena de Ostula. Los demás se convirtieron en policías municipales, se diluyeron o se fueron a las filas del crimen organizado”.

Sin embargo, puntualiza que actualmente es Guerrero el estado con más civiles armados: 23 grupos de autodefensas que operan en 70% del territorio, de acuerdo a un informe de la Coordinación Estatal para la Reconstrucción y la Paz.

Muchos de estos grupos mantienen confrontaciones entre ellos por el control de los territorios; otros están señalados por las autoridades de estar infiltrados por organizaciones criminales o de ser fachadas de criminales.

Según el reportaje publicado por El Universal, el surgimiento de grupos de autodefensa en Guerrero se desató la madrugada del 5 de enero de 2014 en Ayutla y Tecuanapa, municipios de la Costa Chica, cuando cientos de pobladores esbozados, con armas de bajo calibre y machetes en mano montaron guardias sobre la carretera federal para, según dijeron, detener a los criminales más buscados de la región.

Al grupo lo llamaron Policía Ciudadana de la Unión de los Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), con el que mantienen una confrontación por el corredor que comienza en Chilpancingo, pasa por Tierra Colorada y termina en Acapulco.

En un mapa de riesgo que elaboró el gobierno guerrerense considera a 20 municipios como de alto riesgo por los índices de violencia; en la mayoría de ellos detecta presencia de grupos de autodefensas, entre éstos, Acapulco, Chilapa, Zihuatanejo y Chilpancingo.

En Guerrero, de los 23 grupos señalados, la única agrupación de civiles armados reconocido por las autoridades es la Policía Comunitaria de la CRAC que se fundó hace casi 24 años en el  municipio de San Luis Acatlán, en la Costa Chica.

El diario capitalino marca las diferencias que existen entre una policía comunitaria y los grupos de autodefensas: la primera, dice, son legales, están reconocidos en la ley local 701, donde se otorga a los pueblos originarios el derecho de establecer su propio sistema de seguridad y justicia. Y la segunda, la forma en que operan: la policía comunitaria elige a sus miembros en asambleas públicas, 11 agentes y el comandante por pueblo y no pueden salir de su comunidad.

Además el sistema de la policía comunitaria no sólo da seguridad, sino también ejerce justicia.

MORELOS, TABASCO Y TAMAULIPAS

Respecto al estado de Morelos, se reportan al menos seis policías comunitarias que operan en el norte del estado , pero a diferencia del sexenio pasado (2012-2018), ahora acordaron trabajar en coordinación con la Comisión Estatal de Seguridad, la Fiscalía General del Estado y la 24 Zona Militar.

En cuanto a Tabasco, se refiere que el 18 de abril de 2018, luego del secuestro y asesinato de dos niños en el Plan Chontalpa, habitantes del poblado C-31 del municipio de Huimanguillo crearon un grupo de vigilancia y montaron retenes; sin embargo, se consigna que fueron retirados luego de un diálogo con el entonces secretario de Seguridad Pública, Jorge Alberto Aguirre, quien les prometió mayor vigilancia.

Sobre Tamaulipas se anota que también tiene civiles armados que se agruparon el 17 de junio de 2016 con el nombre de “Columna Cívica Pedro José Méndez”, la cual tiene su sede en el municipio de Hidalgo y presencia en otros tres municipios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.