Grupos presuntamente vinculados a la delincuencia dañan la zona arqueológica de El Tajín; el INAH promueve 30 denuncias penales

Pedro Sánchez Nava, Coordinador Nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia confirmó que el INAH promueve 30 denuncias para que se ejerza acción penal contra invasores, presuntamente vinculados a la delincuencia, los cuales dañaron vestigios al realizar esta semana trabajos con maquinaria pesada en un área de 12 hectáreas aledañas a la zona arqueológica de El Tajín, declarado en 1992 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sánchez Nava declaró que el daño ya se contuvo, pero queahora las denuncias “hay que fundamentarlas con trabajo pericial y un dictamen”.

Según detalló, la maquinaria pesada usada arrasó con estructuras prehispánicas ubicadas en un área aledaña a la zona de monumentos arqueológicos de Tajín la parte abierta al público–, es decir, fuera de ésta, pero dentro del perímetro protegido por el INAH que en total consta de 1,221 hectáreas.

El funcionario advirtió que será necesario el referido dictamen para conocer a detalle los daños, aunque descartó, sin embargo, que las fisuras en los edificios monumentales respondan al ingreso de maquinaria en los terrenos que aparentemente son propiedad del Gobierno del Estado.

“Es cierto que hay fisuras, pero estas obedecen a una falla geológica que cruza prácticamente la zona arqueológica y también a un periodo de sequía muy marcado, que hace que la estructura pierda humedad”, puntualizó.

Según publicó el diario REFORMA, la delegación sindical del INAH dio aviso del ingreso de maquinaria pesada desde el 14 de agosto al responsable del Centro INAH Veracruz, Víctor Hugo Valencia.

Un día después, éste informó que los trabajos emprendidos habían sido suspendidos, lo cual no ocurrió, de acuerdo con una carta enviada por el arqueólogo Daniel Nahamad a Valencia.

En la misiva consultada por REFORMA, con fecha del 22 de agosto, se refiere el testimonio de un arqueólogo, quien indicó que no se suspendieron la obras por prudencia y por el temor a represalias, pues los particulares que operaban los camiones estarían armados.

En la carta se informa que 12 hectáreas fueron devastadas y se critica la ausencia de autoridad del INAH en este sitio, así como el despido del equipo responsable de operar el Plan de Manejo en la zona arqueológica.

El mismo 22 de agosto fueron detenidas las obras ilegales. Se desconoce el propósito o tipo de obra que pretendía hacerse.

Según la versión del diario capitalino, Diego Prieto Hernández, director general del INAH, visitó este viernes 23la zona de monumentos arqueológicos de Tajín para ver los daños. Señaló que grupos probablemente vinculados con la delincuencia no hicieron caso a las indicaciones del INAH y penetraron al lugar para talar árboles y hacer quemas en el bosque.

“Gracias a la intervención oportuna de las autoridades y la visita para un dictamen técnico que hizo la doctora Castillo estás obras hoy ya están suspendidas”, informó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.