MIRÍADA

Nabucodonosor parece recordarnos hoy las últimas palabras de Zygmunt Bauman: “El futuro es un escenario lleno de pesadillas” y quizá por eso hay que preferir el presente, como el único asidero de la existencia, aunque también sea “líquido” o “un soplo”, como dice el salmista…

Miríada

Por Nabucodonosor

Él pensaba en el futuro. ¿No es acaso el pensamiento el que nos permite atisbar el horizonte? Ella, sin embargo, tomó su mano y le dijo suave al oído: tenemos algo mejor, el presente. En el presente está la vida, la existencia. En el pasado viven los fantasmas y en el futuro solo nos espera el frío de la muerte. No dijeron más. Se abrazaron y pidieron otras dos órdenes de tacos. ¿Para qué el futuro?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here