Abre la FGE diez carpetas de investigación contra policías estatales, la mayoría por desaparición forzada

La Fiscalía General del Estado (FGE) tiene abiertas 10 carpetas de investigación contra elementos de la Policía estatal de Veracruz principalmente por el delito de desaparición forzada.

Los agentes estatales son investigados por presunta colaboración con grupos criminales para los que han hecho “levantones” o incluso ejecutado a miembros de bandos contrarios.

El más reciente caso en el que están implicados policías estatales es el del dueño del bar Caballo Blanco, Agustín Javier Ronzón González, quien según denuncias en poder de la FGE, fue detenido el sábado pasado por agentes de la Fuerza Civil de la SSP en Veracruz y subido a bordo de la patrulla 3225.

Ronzón fue detenido junto con Josimar Ríos López. Ambos aparecieron esta semana en un video que circuló en redes sociales en el que son decapitados. Sus cuerpos no han aparecido.

Peritos de la Fiscalía General de República llegaron este jueves a Coatzacoalcos para llevar a cabo las investigaciones, pues el día anterior la Secretaría de Seguridad Pública del estado, a través de su titular Hugo Gutiérrez Maldonado, había solicitado formalmente por escrito a la Fiscalía General de la República (FGR) atraer la investigación del caso.

El cobro de piso y el narcomenudeo son las dos principales líneas de investigación de la FGR en el ataque al bar “El Caballo Blanco”, cuyo saldo, hasta el momento, son 29 personas muertas.

Presuntamente, los dueños se habían negado a pagar la extorsión y además permitían la venta de cocaína y cristal en el lugar por parte de un grupo rival al del ataque. En respuesta, el dueño del bar fue “levantado” por presuntos policías estatales y ejecutado posteriormente por sicarios del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), según un video que circuló en las redes sociales.

Pese a este hecho, otra encargada del mismo centro nocturno también se negó a pagar la extorsión, por lo que los delincuentes acribillaron a empleados y clientes e incendiaron el inmueble, según las primeras pesquisas.

La pugna está identificada entre Los Zetas y el Cártel Jalisco Nueva Generación, a quienes se les vincula con la extorsión a bares, comerciantes y empresarios, éstos últimos para que no sean secuestrados.

Además de estas indagatorias, los elementos de Asuntos Internos de la FGR revisan la documentación en la Primera Agencia de Investigación, en Coatzacoalcos, responsable de dejar en libertad a Ricardo “N”, alias “La Loca”, quien ha sido señalado como uno de los autores materiales de la masacre. Este hecho, fue motivo de una fuerte polémica entre el gobernador Cuitláhuac García y el fiscal general del estado, Jorge Winckler, a quien el mandatario veracruzano responsabilizó inicialmente de haberlo liberado, cuando en realidad fue un agente del Ministerio Público federal el que lo hizo.

Para los agentes de la FGR, aunque el señalado es un “grapero” de poca monta, se indaga por qué fue puesto en libertad aún con la puesta a disposición por parte de elementos de la Marina Armada de México con evidencia de narcomenudeo.

Elementos de la SEMAR, del Ejército, la Policía Federal y de la Fuerza Civil del estado intensificaron desde un intenso operativo de búsqueda de los responsables de este multihomicidio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.