Preocupa al obispo de Coatzacoalcos incremento de violencia e inseguridad

  • La Diócesis de Coatzacoalcos y Un Servidor como Pastor de la misma, expresamos nuestra profunda preocupación por la situación que prevalece y se agrava en el sur del estado de Veracruz: Obispo Rutilo Muñoz Zamora

El clima de violencia e inseguridad va en incremento lastimando personas, familias y sociedad en general, así lo consideró el Rutilo Muñoz Zamora, obispo de Coatzacoalcos.

A nombre de la Diócesis que dirige, el prelado expresó su “profunda preocupación por la situación que prevalece y se agrava en el sur del estado de Veracruz”.

“Lamentamos y reprobamos lo acontecido este 27 de agosto en el Bar llamado El Caballo Blanco, de la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, donde perdieron la vida varias personas y otras más resultaron gravemente lesionadas a consecuencia del ataque sumamente violento de un grupo armado”, añadió.

“Como Iglesia diocesana nos solidarizamos con los familiares que sufren el dolor y la pena ante este terrible hecho que llena de luto nuevamente a muchos hogares veracruzanos”, destacó.

Dijo que la violencia que atenta contra la vida humana es siempre condenable y se debe buscar superarla siempre preservando el estado de derecho y por los canales institucionales, pues va en contra de la dignidad humana dañando todo el tejido social, al promover un clima de desconfianza e inseguridad. Esto se agrava aún más cuando se utiliza para quitar la vida a grupos de personas con formas crueles e inhumanas.

“Pedimos a Dios por el eterno descanso de las personas fallecidas, por las personas gravemente lesionadas y también por sus familias para que sean fortalecidas física, moral y espiritualmente en estos momentos de tristeza y dolor”, dijo.

“A los que hayan realizado este atentado les recordamos que la violencia genera sólo más violencia, daños irreparables que aumentan la espiral del mal y el deterioro de nuestras comunidades. Que siempre es posible el arrepentimiento, la búsqueda del perdón, la misericordia de Dios a través del cambio de vida y la reparación del daño causado. Que siempre es mejor promover la luz, portadora de justicia y alegría; y no las tinieblas llenas del mal que solo causan dolor, muerte y tristeza”, indicó.

“Confiamos también que las autoridades responsables de investigar y esclarecer este hecho violento lo puedan hacer de manera adecuada cumpliendo con su tarea de resguardar la integridad y la vida de todos los ciudadanos. A todos los fieles creyentes y personas de buena voluntad los invitamos a continuar pidiendo a Dios, a través de la campaña de oración y del compromiso de nuestra vida, por la superación de la injusticia y la violencia. Que podamos seguir promoviendo las estrategias y los medios para recuperar la cultura de la vida y la justicia social”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.