Muere Camilo Sesto, el ídolo de tres generaciones

Foto Facebook Camilo Sesto

El cantante español Camilo Blanes Cortés, mejor conocido como Camilo Sesto, por las tres generaciones de fans que han tarareado a lo largo de los años sus canciones de amor, desamor, tristeza y alegría, falleció este domingo en la Clínica Quirón, de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, informaron medios de comunicación españoles.

“Queridos amigos & amigas. Lamentamos mucho comunicaros que nuestro gran y querido artista Camilo Sesto nos acaba de dejar”, escribió en la cuenta oficial de Twitter, su representante, Eduardo Guervos.

El artista nacido en Alcoy, Alicante, en 1946, quien vivía solo y tuvo un hijo, Camilo Míchel, en 1983, de una relación amorosa con la mexicana Lourdes Ornellas, murió de un fallo renal.

Apenas en 2018 había publicado el que sería su último disco, Camilo Sinfónico, en donde compendió la mayoría de los éxitos que tuvo en sus más de 40 años de carrera artística.

Diez años atrás, en 2008 se retiró oficialmente de los escenarios en una “Gira del adiós” que se prolongó a lo largo de tres años. De ahí surgió el DVD en vivo que llevó por nombre “Todo de mí”, grabado en Madrid.

A pesar de este adiós, en 2014 se presentó en Argentina, Chile, Perú, Colombia, Puerto Rico, México y Estados Unidos. En 2016, al cumplir 70 años, publicó otro compendio, al que llamó “Camilo 70” y fue hasta 2018 que cerró su periplo artístico con “Camilo Sinfónico”.

Fue cantante, compositor y productor musical que abordó géneros como la balada, el pop y el rock.

Escribió canciones para Miguel Bosé, Ángela Carrasco, Lani Hall, Audrey Landers, Lucía Méndez, Manolo Otero, Sergio Fachelli y José José, entre otros.

Camilo fue un adelantado a su tiempo, señala el diario madrileño El País.

“Fue precursor en España de los musicales cuando en 1975 montó y produjo, a su costa, la ópera rock Jesucristo Superstar, donde interpretaba al propio Jesucristo y contaba en el elenco con Ángela Carrasco como María Magdalena y con Teddy Bautista como Judas”.

“El musical originó muchos problemas y fue muy contestado por católicos exaltados pero El rey del amor demostró que su voz podía con cualquier registro y que contaba con la simpatía del público. El pasado diciembre en su casa, donde guardaba en una vitrina la túnica y las sandalias de cuero que usaba en la obra, en el curso de una entrevista para EL PAÍS Semanal, contaba que gracias a Jesucristo Superstar pudo romper el mito del ‘Camilito guapo’ con el que lo tildaban sus detractores”, indica la nota de Amelia Castilla.

“El tiempo para mí no es problema, es como si me hubiera ido ayer por la tarde”, le dijo en una entrevista, también a Amelia Castilla para EL PAÍS Semanal, en diciembre de 2018.

Chile, Perú, Colombia, Puerto Rico, México, Estados Unidos e incluso Japón se han rendido a sus pies. ¿Siente que ha sido mejor público que el español?, le preguntó la reportera de El País.

Y así contestó en ese momento el artista: No sé por qué me quieren tanto. Lo cierto es que hay un respeto brutal por mi música. En Japón me fijaba en la nuca del que trabajaba conmigo porque de cara los veía a todos iguales. Me decía: “Esta nuca es la que debo seguir para no perderme”. Era una locura, a los niños les enseñaban español con mis canciones. No querían que cantara en inglés y yo decía: “Más fácil me lo ponéis”. También en Bogotá, Guayaquil o en Nueva York la identificación con el público es total. No llegan a la locura colectiva, pero en el directo se desmadran, igual hombres que mujeres.

Este lunes, familiares, amigos y fans lo despiden en Madrid. Descanse en paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.