Estudiantes de la UV acusan “represión” en Humanidades

  • Piden a la rectora Sara Ladrón de Guevara soluciones rápidas o acción inmediata.
  • ¿Autonomía? Policiaca y represión administrativa, indican.
  • “La libertad es la única condición humana legítima”, escriben en carteles.
  • Le piden a Gabriela Austria Pineda leer el libro “Vigilar y castigar” del filósofo e historiador francés Michel Foucault.

Estudiantes de la Universidad Veracruzana de la Unidad Académica de Humanidades, ubicada entre las calles Francisco Moreno, Teodoro Avendaño, Honorio Rodríguez y Ezequiel Alatriste, de la colonia Ferrer Guardia, se han manifestado de manera permanente en contra de las políticas represoras de las autoridades administrativas.

Acusan particularmente a Gabriela Austria Pineda, del cuerpo administrativo, quien desde que llegó a la Unidad de Humanidades hace unos ocho años, se ha dado a la tarea de reprimir todas las manifestaciones artísticas, las expresiones sociales y las iniciativas de los alumnos de diversas carreras.

El caso más reciente de “agresión y represión” se dio cuando decidió poner candados a la reja que da a la calle de Honorio Rodríguez, impidiendo el ingreso y salida de los estudiantes. En protesta, los jóvenes volaron los candados.

“Se ha dedicado a perseguirnos. Cuando anunciamos alguna actividad, alguna manifestación, alguna iniciativa social que tenemos, se dedica a arrancar los carteles o las mantas de difusión. Se le olvida que la universidad es universal y que aquí cabemos todos”, señala a Espejo del poder una joven estudiante que pide omitir su nombre.

“Nosotros entendemos el respeto que le debemos tener a la institución, señala otro joven, pero ella está empecinada en acabar con todas las manifestaciones o iniciativas estudiantiles, porque incluso se ha dedicado a arrancar carteles de obras de teatro, de difusión científica. No sé qué tiene en la cabeza, quiere una institución libre de carteles y expresiones”, asienta.

Los jóvenes estudiantes le piden el libro “Vigilar y castigar” del filósofo e historiador francés Michel Foucault, quien hace un estudio del derecho penal y sobre el régimen penitenciario del siglo XVIII hasta el siglo XIX.

Ella debería de analizar el estudio de Foucault sobre las relaciones de poder, las tecnologías de control, y la microfísica del poder presentes en la sociedad de esa época, que ya no caben en la nuestra, indican.

Un profesor, que también ha sido testigo de estas acciones “represivas”, cuenta que hace unos tres meses, un joven que padece de desequilibrio emocional, Carlo Fernando, inscrito en la Facultad de Idiomas, reprobó, pero con deseos de aprender, para regularizarse, siguió ingresando a la Unidad de Humanidades, hasta que Gabriela Austria se lo prohibió y como no acató la orden lo  empezó a perseguir para que se alejara de la Unidad

“Un día, Carlo Fernando vino a pegar un cartel de una actividad cultural y por instrucciones de Gabriela Austria, protegida de José Luis Martínez Suárez, los policías arrancaron el cartel y lo sacaron con violencia de Humanidades. Eso no se vale. Eso es el colmo de la represión”, aseveró.

La Unidad de Humanidades se ha convertido en una prisión, con más cámaras de videovigilancia y más elementos de seguridad, que en lugar de cuidar a los alumnos se han convertido en represores.

“Gabriela Austria Pineda es la Maestra Tronchatoro, de Matilda y no debería estar en Humanidades, porque desprestigia nuestra universidad”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.