¿Por qué estoy enojado si voté por ellos? Esperaba que la prepotencia y el derroche realmente hubieran quedado atrás: Adalberto Tejeda

“¿Cuánto nos costó a los ciudadanos tal despliegue de poder?, ¿por qué tenemos que pagar esto, que más que un acto democrático fue un acto de partido?, ¿por qué estoy enojado si voté por ellos? Precisamente por eso: porque esperaba que los comportamientos fueran diferentes; que la prepotencia y el derroche realmente hubieran quedado atrás”.

Son palabras del Doctor en Geografía y maestro en Geofísica por la UNAM; licenciado en Ciencias Atmosféricas por la Universidad Veracruzana (UV), profesor e investigador universitario, Adalberto Tejeda Martínez.

Se refiere al informe legislativo que rindió el pasado sábado 07 de septiembre la senadora Gloria Sánchez Hernández, una reconocida xalapeña, profesora y luchadora social desde hace muchos años.

El meteorólogo y también reconocido académico que vive en esta ciudad, muestra su molestia en un artículo publicado el domingo 08 de septiembre en el diario local La Jornada Veracruz, un medio de comunicación que desde su nacimiento ha dado voz a las luchas sociales, simpatizantes de la izquierda.

En el texto, titulado “Sábado de Gloria”, que nos compartió a Espejo del poder, Adalberto Tejeda Martínez expone su experiencia como vecino del IMAC, el edificio de la colonia Represa del Carmen, en donde se llevó a cabo el evento, con la presencia del gobernador Cuitláhuac García Jiménez; la Secretaria de Energía, Rocío Nahle; el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero; el senador Ernesto Pérez Astorga y otros legisladores y funcionarios del gobierno que encabeza el Movimiento de Regeneración Nacional:

Dice:

“Los operativos policiacos iniciaron desde el viernes antes de la medianoche. Para la mañana del sábado los vecinos estábamos seguros de que se trataba de la captura de delincuentes de alto riesgo o del rescate de un secuestrado. Las pocas personas que salieron a la calle se aconsejaban unas a otras que había que tener cuidado y, de preferencia, encerrarse”.

“Las patrullas en cuatrimotos, vagonetas y camionetas con destacamentos policiacos, uniformados de la Guardia Civil y de la Guardia Nacional, patrullaban constantemente. En los portales noticiosos no había noticias, lo que acrecentaba la curiosidad. Por fin se descubrió el motivo: la senadora daría su informe y la acompañarían tales personalidades de la política nacional y estatal que era necesario ese despliegue de seguridad”.

“A las 11 de la mañana del sábado el auditorio (lo llaman IMAC) y sus alrededores estaban atiborrados de automóviles de gran tamaño, casi todos blancos, posiblemente de seis u ocho cilindros. Las siguientes tres horas las decenas de uniformados y otro tanto de choferes de tan altas personalidades –la Presidenta del Partido, el Senador de Senadores, el Gobernador, la Máxima Autoridad Universitaria y varias más– estuvieron bostezando”.

“Por fin llegó el aguacero y, por coincidencia, el fin de ‘tan esperado acontecimiento’. Salieron huyendo. El congestionamiento vehicular por momentos fue superior a lo narrado por Cortázar en ‘La autopista del sur’. Después regresó la relativa tranquilidad y la clase política reinante se retiró a saborear sus –supongo– austeros alimentos”.

“¿Cuánto nos costó a los ciudadanos tal despliegue de poder?, ¿por qué tenemos que pagar esto, que más que un acto democrático fue un acto de partido?, ¿por qué estoy enojado si voté por ellos? Precisamente por eso: porque esperaba que los comportamientos fueran diferentes; que la prepotencia y el derroche realmente hubieran quedado atrás”, concluye quien ha sido director general de Investigaciones del Grupo de Climatología Aplicada, coordinador del Plan Estatal de Acción Climática y profesor de la Licenciatura en Ciencias Atmosféricas de la UV.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.