El ciudadano Américo

El ciudadano Américo

Reapareció hace algunos días Américo Zúñiga Martínez en el monumento a Miguel Hidalgo en el parque de Los Berros, acompañando en la guardia de honor a la Fundación Hazlo Tuyo, una organización ciudadana con la que siempre se ha identificado.

Ahí, habló del cambio climático, de las propuestas que esta AC tiene en materia medio ambiental —como el uso de vehículos híbridos en el transporte público a partir del año 2022— y de diversos tópicos de la ciudad.

Aclaró que si bien sus comentarios los hacía desde la opinión de un hombre que ha participado en la política, en la vida de la polis, con diversos cargos públicos —Secretario del Trabajo, diputado local y alcalde de la ciudad— “quien tenga interés de participar en los cambios y en las reformas necesarias para la sociedad, lo hagan también desde el aspecto de la sociedad”.

—¿Tienes interés de regresar a la presidencia municipal?, le preguntó de sopetón una reportera.

Y Américo, investido de ciudadano, contestó: “mi vocación, siempre lo he dicho, es el servicio público. De que tenga yo en este momento la decisión firme de buscar o no, es una determinación que esperaré. Yo con honestidad creo que no se trata también de refritear políticos. Veo que hay otras caras, creo que se pueden buscar otros rostros, hay muchas voluntades”.

—¿Pero con las caras nuevas le ha ido peor a la sociedad?, añadió la comunicadora.

“Bueno, pues ese es un punto de vista”.

—¿La experiencia también vale no?, dijo otro.

“Creo que la experiencia tiene que ver, tiene que ver la honestidad probada, tiene que ver la transparencia con la que se hacen las cosas. Se tiene que determinar entre la sociedad la mejor propuesta. Ya no se trata de votar de manera visceral, ya no se trata de votar con el enojo, ya no se trata de votar por odio o por conveniencia. Ahora se trata de ejercer un voto responsable, cuidadoso de los perfiles que necesita la sociedad para que le sirvan adecuadamente”.

El 28 de agosto, en la Escuela Primaria “Mártires 28 de agosto” del Barrio de San Bruno, contestó más o menos igual a los comunicadores cuando le cuestionaron sobre sus aspiraciones:

“Para eso falta mucho tiempo. Sin embargo, pues mi profesión es esa, mi vocación es esa, la de ser político y estamos explorando las posibilidades. Tenemos que ser respetuosos de los tiempos, respetuosos también de lo que opina la gente, al final de cuenta son ellos, es la gente la que determinaría si se abren o no posibilidades”.

—¿Hay candidaturas en el PRI, qué se ve al interior del PRI para las candidaturas en Xalapa?, le preguntó un reportero, y Américo contestó:

“Con honestidad no he tenido acercamiento con el dirigente estatal del partido. El PRI está pasando por un momento muy complicado, por un momento muy difícil, al igual que otros partidos políticos y bueno aquí lo que se debe de rescatar es la expresión de los ciudadanos”.

Américo insistió pues en la ciudadanización de la política y tomó distancia del PRI, su partido, sumido aún en la derrota y con el tufo social del desencanto y la molestia ciudadana.

Este lunes 30 de septiembre, siguiendo el ejemplo de austeridad del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, Américo Zúñiga se  montó en un ADO y se fue a la Ciudad de México. No sabemos a qué, pero el hombre sigue con el prurito de la política. Lo lleva en las venas y seguramente habrá Américo para rato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here