Pide Iglesia católica a las autoridades “un sobre esfuerzo que reduzca los desbordados índices de violencia” que sufre México

Ante los recientes episodios violentos en Culiacán y otras comunidades de nuestro país, como Michoacán y Guerrero, ofrecemos nuestra oración y expresamos nuestra solidaridad a las personas que resultaron heridas y a las familias de las víctimas, asegura la Conferencia del Episcopado Mexicano.

A través de un comunicado signado por los obispos Rogelio Cabrera López y Alfonso G. Miranda Guardiola, la iglesia católica indica que “estos acontecimientos nos provocan naturalmente temor, enojo y desesperanza. Pero queremos pasar de estos sentimientos espontáneos a la reflexión y a la respuesta colaborativa en la construcción de la paz”.

“Exhortamos a quienes provocan violencia, muerte y sufrimiento a recapacitar, arrepentirse y convertirse”.

“A las autoridades las urgimos a realizar un sobre esfuerzo que reduzca los desbordados índices de violencia que sufre gran parte de nuestro pueblo a lo largo del territorio nacional”.

“A todos los creyentes y personas de buena voluntad los invitamos a unirnos para trabajar por la paz, venciendo toda rivalidad, confrontación e intereses particulares”.

“Como Iglesia Católica nos comprometemos a fortalecer y ampliar aún más las acciones pastorales que contribuyen al respeto de la dignidad de toda persona, a fortalecer las familias, la educación para la paz, la justicia social y ayudar a sanar a las personas y comunidades afectadas por la violencia”.

“Invitamos a todos a ser sembradores de paz y esperanza, viviendo la justicia, el respeto, el diálogo, la colaboración y la reconciliación”.

“Oremos todos juntos a Jesús, Príncipe de la Paz y a Nuestra Madre Santísima que nos asistan y fortalezcan en este compromiso”, concluye el comunicado.

DIÓCESIS DE CULIACÁN CONDENA LA VIOLENCIA

Por su parte, la Oficina de Prensa de la Diócesis de Culiacán, indica: “Ante la dolorosa y siempre condenable violencia que se vivió el día de ayer en la capital sinaloense, y cuyas consecuencias aún cimbran el ambiente y el espíritu de sana y respetuosa convivencia entre los ciudadanos, desde nuestra fe, con valentía y decisión, nos unimos a todos nuestros queridos coterráneos, a las familias que, injustamente, se han visto más laceradas y vulnerables, a los hermanos en la fe cristiana y diversas confesiones religiosas, y a las instituciones sociales, educativas, empresariales y democráticas, que se siguen comprometiendo en la lucha por la construcción, defensa y promoción de una auténtica y permanente cultura por la paz, la vida y la familia”.

“Queremos pasar de la razonable molestia e indignación social, a la propuesta y acción contundente que asegure para los sinaloenses y hermanos de otras entidades de nuestro país, la unidad y la paz social. Por ello, y ante el miedo e incertidumbre perpetrada en la comunidad, oramos también con gran confianza y fervor a Jesucristo nuestro Salvador, para que en cada persona y familia reine permanentemente la paz y como ciudadanos católicos corresponsables, seamos promotores de reconciliación”.

“Agradecemos sentidamente a quienes con gran empatía y espíritu de fe han acogido y ayudado a muchos ciudadanos que se encontraban en riesgo, y en comunión con los llamados institucionales a salvaguardar la seguridad y protección personal, seguimos invitando a estar atentos a las indicaciones ofrecidas para el caso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.