De los 310 policías abatidos durante este año en el país, más del 50% se concentran en nueve estados; 13 han muerto en Veracruz

Con 13 policías muertos –de los 310 elementos federales, ministeriales, estatales y municipales que en total fueron asesinados en el país en cumplimiento de su deber, entre el 1 de enero y el 19 de octubre de este año, que hacen un promedio de uno al día–, Veracruz se sitúa al final de los nueve estados con más guardianes eliminados en cumplimiento de su deber, entidades que concentran más del 50 por ciento de los decesos.

Esta cifra contrasta con las estadísticas de 2018, ya que en todo ese año se contabilizaron 421 elementos muertos.

De acuerdo con datos de la organización Causa en Común –obtenidas a partir de un recuento de notas informativas–, la mayoría de oficiales ejecutados pertenece a corporaciones municipales (155), seguido de cuerpos estatales (139) y federales (16).

Al momento, el mes de julio se mantiene como el más violento para los uniformados, con 47 bajas, misma cantidad que se registró en julio del año pasado. Las emboscadas son la principal causa de muerte de los agentes.

Guanajuato encabeza la lista, con 40 guardias muertos; Michoacán, con 36; Jalisco y Chihuahua, con 22 cada uno; Sonora, con 21; Guerrero, con 20; Estado de México, con 19; Puebla, con 16, y Veracruz, con 13. Los municipios con más bajas de policías son Acapulco, Salamanca, Amatlán, Amozoc, Chilpancingo, Apaseo el Alto y Ecatepec.

Hasta ahora, el ataque del pasado lunes 14 de octubre a elementos de la Policía de Michoacán en el municipio de Aguililla –en el que murieron 13 agentes–, es el más mortífero contra una corporación policial desde que inició el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Después de las emboscadas, la principal causa por la que los uniformados pierden la vida son los enfrentamientos con la delincuencia común y organizada. “En México, todos los días están matando a por lo menos un policía en los estados”, afirmó la presidenta de la organización Causa en Común, María Elena Morera Mitre.

La activista afirmó que el maltrato hacia los oficiales hace muy difícil que los agentes salgan a cumplir con su trabajo. “Si salen a cuidarte y se encuentran con esta masacre en Aguililla, ¿qué esperanza podemos tener de que ese cuerpo de policía se regenere espiritual y moralmente y quiera volver a las calles?”, señaló.

Morera Mitre insistió en que los policías del país están desprotegidos, sobre todo a nivel municipal, ya que éstos representan más de 50% del total de efectivos asesinados en lo que va de este sexenio.

Indicó que Guanajuato, Michoacán, Guerrero, Estado de México y Chihuahua concentran 50% de los homicidios de gendarmes: “Es muy grave que estén asesinando a los policías y que no tengan ninguna importancia para los ciudadanos ni para la autoridad”, lamentó.

Dijo que a diferencia de los años de más violencia en México –de 2008 a 2011–, ahora vemos una ofensiva mucho más dura hacia las policías, el Ejército y la Marina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.