Coparmex contra regulación de autos chocolate

Agencia SPI Veracruz

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se pronunció en contra de la regularización de 18 millones de autos denominado “chocolate” contrabandeados ilegalmente a México, ya que debilitaría significativamente la industria automotriz en el país, considera como la sexta productora del mundo.

Señalaron los hombres de negocios que el pasado viernes 18 de octubre, los legisladores de la fracción de Morena en el Congreso de la Unión modificaron la fracción 15 transitoria de la Ley de Ingresos 2020, para que en un plazo de ocho meses, una vez que entre en vigor la Ley, se realicen adecuaciones y ordenamientos a la posesión de 18 millones de vehículos “importados usados, localizados en el territorio nacional”. La medida fue aprobada por 316 votos a favor.

La Coparmex afirmó que de entrar en vigor dicha Ley se debilitaría aún más la economía nacional y, en específico al sector automotriz (sextor productor en el mundo), el cual en los últimos cuatro años ha visto reducidas sus ventas internas.

Este año se registró en el mes de junio, el desplome más cuantioso al haberse obtenido una disminución en las ventas por arriba del 11 por ciento. De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el acumulado de enero a septiembre de 2019 se han vendido 955,395 vehículos ligeros nuevos, 7.5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2018.

“La regularización de los vehículos chatarra profundizaría la crisis de las ventas en el mercado doméstico que, de junio de 2017 a septiembre de 2019, suman 28 meses consecutivos con resultados negativos, de acuerdo a datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores”, afirmó Coparmex.

La cámara empresarial destacó que al introducirse al mercado vehículos importados usados, generó una caída inmediata en la venta de automóviles y autopartes. Recordó que en el proceso de regularización que se impulsó en el sexenio 2000-2006, trajo como consecuencia que la comercialización de automóviles cayera en un 30 por ciento.

“Esta situación resultaría especialmente grave para el cierre de operaciones de muchas agencias automotrices, comenzando por las que están ubicadas en los estados fronterizos, que sería la región más vulnerable a esta alteración del mercado”, afirmaron.

Pronosticaron que si ocurre  la regularización, las ventas de la AMDA para 2019 de 1 millón 301 mil vehículos, se desplomaría cerca de un 30 por ciento, considerando las tendencias actuales del mercado, para colocarse en un nivel cercano a los 910 mil vehículos vendidos, afectando severamente a la economía del país.

Igualmente, habría una grave afectación en términos fiscales. Una inminente disminución en la producción y venta de automóviles, implicaría una baja en los ingresos tributarios, a partir de una menor recaudación por concepto de ISR, IVA e ISAN correspondientes al sector.

Cabe destacar que la industria automotriz en México genera 1.9 millones de empleos en general, de los cuáles 530 mil son empleos directos en la manufactura de unidades ligeras y pesadas. Además representa el 3.9 por ciento del Producto Interno Bruto del país.

Pero no sólo afectaría el aspecto económico sino tambien el aspecto ambiental, ya que se estaría envejeciendo el parque vehicular en el país con unidades desechadas en Estados Unidos, comprometiendo con ello, además, la seguridad vial de calles y carreteras en México.

“Pero sin duda la afectación más grave es al Estado de Derecho. Con la incorporación de dicho artículo a la Ley de Ingresos de la Federación para 2020 se lanza una nueva señal desde el Gobierno Federal de incapacidad para hacer cumplir el marco legal de México”, aseveraron.

Por ello la Coparmex hizo un llamado al Poder Legislativo que detengan la regularización de autos “producto del contrabando y el tráfico”, pues dicha actividad ilícita no genera impuestos en ningún orden de gobierno, fomenta el contrabando rodante y perjudica al medio ambiente.

Igualmente, beneficia a las células criminales de tráfico de vehículos, blanquea el delito de adquisición de bienes con recursos de procedencia ilícita al impedir conocer el origen de los mismos, afecta la generación de empleos en el sector automotriz y, disminuye las ventas de autos nuevos.

En contraparte, proponen al Congreso de la Unión establezcan las condiciones para que cada vez más mexicanos se desarrollen en la legalidad y establezcan incentivos para la adquisición de vehículos nuevos, creen programas financieros para dar accesibilidad a la compra de automotores y eliminen el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (México es el único país que tiene dos impuestos para esta adquisición).

Igualmente, establezcan un programa de entrega para destrucción de vehículos irregulares a cambio de la condonación de impuestos en la compra de uno nuevo y, generen condiciones de certidumbre para el desarrollo y crecimiento de la industria automotriz mexicana, no sólo en el ámbito de la exportación, sino en el  incremento de las ventas internas.

“De concretarse su aprobación, esta medida convertiría a nuestro país en el basurero automotriz del mercado estadounidense. Literalmente, México se volvería el depósito de los vehículos obsoletos, que incumplieran las regulaciones en el país vecino”, lamentó la Coparmex.

Por último, la Coparmex solicitó  al presidente Andrés Manuel López Obrador, “a cumplir el compromiso que en voz de su Secretario de Hacienda manifestó el Gobierno Federal ante el empresariado nacional, de no regularizar los automóviles ilegales que provienen del extranjero”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.