Se quejó Rosario Ibarra de “evasivas y burlas” por parte de la SEGOB para investigar casos de desaparición forzada

Fotografía diarionoticiasweb.com
  • Así se lo dice en exclusiva a la periodista Laura Castellanos, en texto que publicó The Washington Post y que la comunicadora comentó con el periodista Julio Hernández López, en Radio Centro 97.7.
  • Este miércoles recibe la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República en la Antigua Casona de Xicoténcatl, con la presencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ciudad de México.- María del Rosario Ibarra de la Garza, más conocida como Rosario Ibarra de Piedra, luchadora social, activista que desde 1975 ha buscado a su hijo Jesús Piedra Ibarra, desaparecido por agentes de la Dirección Federal de Seguridad, me comentó que de parte de la Secretaría de Gobernación que preside Olga Sánchez Cordero, ha recibido burlas y evasiones sobre sus propuestas de investigación para los cientos de casos de desaparición forzada, así lo aseguró la periodista Laura Castellanos.

Primero en un texto que publicó The Washington Post el 17 de octubre y este martes 22 en una larga entrevista que le concediera al también comunicador,

Julio Hernández López, en Radio Centro 97.7, la cual se transmitió por redes sociales y la plataforma de YouTube.

Rosario Ibarra, de 92 años y mermada en salud, recibirá este miércoles la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República en la Antigua Casona de Xicoténcatl, con la presencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador, un acto al que consideró “vacío, de relumbrón”.

Laura Castellanos que las acciones por el tema de los desaparecidos que ha emprendido el mandatario mexicano “son actos de parafernalia que lo único que hacen es simular que hay justicia y que se está tomando conciencia o generando una verdad histórica y eso no es así. Tiene que haber una Comisión de la Verdad para la matanza del 68, por la matanza del 71, para Ayotzinapa, para Acteal, porque la impunidad de ayer es lo que tiene desgarrado a este país”.

“En México se puede desaparecer a alguien y no pasa nada, es el mensaje de impunidad que prevalece cuando no se hace nada”, comentó la comunicadora a

Julio Hernández en su programa Radio Centro.

Ahí, leyó las palabras que doña Rosario Ibarra le compartió a través de su hija Claudia.

“Doña Rosario me compartió en exclusiva. A través de su hija le mandé a hacer una pregunta de lo que a ella le significaba recibir esta distinción del Senado por parte de un gobierno que está otorgando disculpas públicas, rescatando culturalmente instalaciones que fueron lugares de tortura en los 70, como lo fueron las oficinas de la DFS. Me comparte en exclusiva su opinión de lo que ella considera una política simuladora por parte del gobierno de López Obrador y de la 4T, porque estos actos se realizan sin que haya una política de estado que realmente quiera investigar los casos de desaparición de las víctimas de la llamada guerra sucia de los 70”.

Estas son las palabras de Rosario Ibarra de Piedra:  “En junio hicimos un reclamo público porque la Secretaría de Gobernación instaló un memorial en el edificio ubicado en Circular de Morelia 8 (la exsede de la DFS en la Ciudad de México), que consideramos la escena del crimen terrible de la desaparición forzada y que debiera ser investigado. ¿Para qué? ¿Una simulación más? Hasta la fecha esa Secretaría solo ha dado evasivas y burlas a nuestras propuestas para investigar los casos de desaparición que el Comité Eureka ha denunciado y documentado”.

“Lo hemos dicho siempre: no hay nada que nos puedan ofrecer a cambio. Saber de los nuestros y que reciban la justicia que les fue arrebatada, así como acabar finalmente con este crimen terrible que ofende y agrede enormemente a la conciencia de la humanidad, siempre han sido nuestros únicos objetivos; sin estos, todo lo demás carece de sentido para nosotros”.

“Sabemos con datos precisos qué policías o militares detuvieron y desaparecieron a los nuestros, a dónde los llevaron y quiénes fueron las mentes perversas que lo ordenaron. Solo se requiere de una investigación bien hecha y a fondo para saber dónde están nuestros hijos y familiares, y por eso ya hemos pedido al nuevo gobierno la creación de una Comisión de la Verdad. No ha habido respuesta, pero de ninguna manera cejaremos en nuestro empeño de encontrarlos”.

“A pesar del tiempo transcurrido, nuestro grito ‘¡Vivos los llevaron! ¡Vivos los queremos!’ no es en vano. No somos locas o ingenuas. Buscamos la verdad, que nos digan qué fue de ellos después de ser sustraídos de sus familias con la violencia brutal y feroz de un aparato represor y terrorífico que fue creado exclusivamente para este fin; y que creció y se perfeccionó para continuar impune conforme iban cambiando los malos gobiernos que antecedieron al actual”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.