Recuerdan vida y poesía de Librado Basilio

En un evento muy emotivo, la tarde del pasado viernes fue recordado el profesor, filósofo, poeta, escritor, humanista y creador de instituciones, Librado Basilio Juárez, durante la presentación del libro “Librado Basilio: vida y poesía”, del maestro José Luis Martínez Morales.

En el Paraninfo del Colegio Preparatorio, del cual fue director y maestro por muchos años, José Luis Martínez Morales recordó pasajes de la vida de quien fue su profesor y amigo.

Ahí, en presencia de sus hijos Agustín y Gerardo Basilio de la Vega y una de sus nietas, los jóvenes estudiantes universitarios Gabriela Cuervo e Irving Vázquez hablaron de su experiencia al encontrarse con este autor que para muchos ha pasado desapercibido, pero cuya obra es profunda y fundamental dentro de las letras veracruzanas.

Originario de Coscomatepec de Bravo (22 de diciembre de 1918), Librado Basilio “abandonó su pueblo a la tierna edad de once años y convencido por el llamado que le hiciera el Señor Guízar y Valencia para ingresar al Seminario en Tacuba, México”, escribió José Luis Martínez en el libro.

En 1933, el mismo obispo lo mandó a Roma para continuar con sus estudios. “Al finalizar sus estudios de filosofía, el ya licenciado Librado tomó la decisión, consensuada con sus superiores, de abandonar los estudios del seminario. Salió de Roma hacia México a finales de 1937. Pronto cumpliría 19 años. En el barco, de regreso, conoció a Silvestre Revueltas, a Elena Garro y a los poetas Octavio Paz y Carlos Pellicer. Fue con éste último con quien más conversaciones tuvo y así surgió una amistad duradera”, añade el autor.

Fue maestro del Seminario en la Ciudad de México, dando clases de Griego, Química y Física, Filosofía, Literatura y Castellano. En esa época tomó cursos en la Escuela Libre de Derecho y en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. El 5 de octubre de 1941 regresó a Xalapa en donde desarrolló una larga y fructífera trayectoria en la academia.

“Este libro es breve,  conciso y determinante. Es un texto importante, agradable y ameno que proyecta a un hombre extraordinario que tuvo un dinamismo intenso”, dijo Gabriela Cuervo, al contar, emocionada, de las impresiones que le generó el conocer a este personaje.

A su vez, Irving Vázquez, quien fue calificado por José Luis Martínez como un “entusiasta estudiante de la Facultad de Letras”, con un gran parecido a Óscar Wilde, dijo que conocer la vida y obra de Librado Basilio fue un gran descubrimiento.

“Es un gran traductor del italiano, quizá un poco escondido, porque las grandes figuras que han existido como Sergio Pitol o Sergio Galindo, tapan a las joyitas que representa su obra. En la poesía de Basilio las figuras son sencillas y amables y se refleja mucho el amor que le tiene a su esposa. El libro es una genialidad, una maravilla”, aseveró.

José Luis Martínez Morales comentó que él ha tenido una deuda de cariño y de afecto muy grande por Librado Basilio, no solo porque fue su maestro en el Seminario y en la Facultad de Letras, también “porque heredé tres de sus cátedras en este Colegio”.

En el acto, reconoció el compromiso del Director del turno vespertino del Colegio Preparatorio, Francisco Guiochín Hernández, porque cubrió el 50 por ciento del costo de la obra. El otro 50 por ciento fue cubierto por el historiador Héctor Martínez Domínguez.

“Este compromiso para difundir la cultura es muy importante. A pesar de una época de violencia los valores no se pierden”, destacó.

Al tomar el uso de la voz, para agradecer la entrega de un paquete de libros, el ingeniero Agustín Basilio de la Vega recordó que en una entrevista que alguna vez dio su padre, le preguntaron sobre lo más importante que él había realizado en la vida y que, contundente, firme, contestó: “dar clases”.

Ese fue, insistió, su gran legado, su gran trabajo, como formador de personas, de seres humanos y de instituciones.

Dijo que a 25 de su partida, el maestro José Luis Martínez ha sido prácticamente el biógrafo de Librado Basilio y le agradeció el cariño y admiración que siempre le profesó al “licenciado”.

Agustín Basilio agradeció la presencia de los alumnos del Colegio Preparatorio y también a los jóvenes del Instituto Francisco Xavier Alegre, en cuya fundación participó su padre.

Finalmente, el Director Francisco Guiochín dijo que Librado Basilio fue un “profesor singular” que reflejaba “la esencia de la modestia y la gran sabiduría”. Comentó que respaldó la inquietud de José Luis Martínez  “porque queremos echar a andar la cultura, que El Colegio Preparatorio genere cultura con este modesto pero gran homenaje a Librado Basilio”, concluyó.

Al final de la presentación se obsequiaron ejemplares de esta obra de 62 páginas, editada por el Colegio Preparatorio, con edición de portada de Joan X. Vázquez.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.