Veracruz, entre los siete estados del país con mayor deserción escolar en primaria y secundaria durante 2006-2017

 Durante los últimos dos sexenios presidenciales (2006-2012 y 2012-2017), en México 5 millones 353 mil 711 niños abandonaron la educación primaria y secundaria.

Según una investigación de la reportera Karla Rodríguez, de El Universal, los estados que más presentan este problema de primero a sexto grado de primaria son Oaxaca, Veracruz, Michoacán, Ciudad de México, Estado de México, Chiapas y Guerrero.

Mientras que para la educación secundaria lo encabezan el Estado de México, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Chiapas y Puebla, de acuerdo con información oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

De 2006 a 2012, durante la gestión de Felipe Calderón, 3 millones 200 mil 882 niños del nivel básico de educación dejaron de estudiar. En la administración de Enrique Peña Nieto, de 2012. A 2017, 2 millones 152 mil 829 menos de edad abandonaron la educación primaria y secundaria a nivel nacional.

En los resultados de deserción escolar en primaria se detectó que durante el sexenio de Felipe Calderón hubo 877 mil 92 deserciones; mientras que en la gestión de Peña Nieto se registraron 598 mil 651.

SEGUNDO LUGAR EN PRIMARIA

El estado que más casos tuvo fue Oaxaca, con 151 mil 874 niños durante el periodo de 2006 a 2017; al realizar la comparación por sexenio se halló que con Calderón Hinojosa hubo más deserciones en el estado, ya que fueron 83 mil 363 casos, comparados con el gobierno de Peña Nieto, donde hubo 68 mil 511 casos.

Veracruz ocupa el segundo lugar a nivel nacional, con 147 mil 648 niños; le siguen Chiapas, con 136 mil 311; Estado de México, con 117 mil 644; Michoacán, con 106 mil 392, y Jalisco, con 103 mil 307.

El ciclo escolar en el que más abandonó el nivel básico de educación fue 2006-2007, con 226 mil 331, seguido del 2007-2008, con 157 mil 76; sin embargo la deserción volvió a tener un número fuerte para 2016-2017, con 155 mil 108; 2008-2009, con 150 mil 416.

CUARTO LUGAR EN SECUNDARIA

En cuanto al nivel de secundaria, la deserción por sexenio estuvo encabezada por el periodo de Calderón, ya que un total de 2 millones 323 mil 790 alumnos tuvieron  que dejar de estudiar. Mientras que en la administración de Peña Nieto fueron un millón 554 mil 178.

En este caso, la entidad con mayor número de deserciones a nivel secundaria fue el Estado de México, ya que registró un total de 398 mil 160 casos. Le siguen Jalisco, con 299 mil 408; Ciudad de México, con 268 mil 328; Veracruz, con 245 mil 990; Michoacán, con 232 mil 543, y Guanajuato, con 212 mil 205.

En este nivel educativo, desde el ciclo 2006-2007 hasta el ciclo 2013-2014 el Edomex se mantuvo como el líder en deserción escolar, sólo en los ciclos 2014-2015 y 2015-2016, Jalisco tomó la punta en abandono escolar, sin embargo, para 2016-2017 otra vez lo retomó la entidad mexiquense.

FACTORES DE LA DESERCIÓN ESCOLAR

Entrevistado por la reportera Karla Rodríguez, de El Universal, el presidente del Consejo Directivo de Métrica Educativa, A.C.,  Eduardo Backhoff Escudero, dijo que el tema de la deserción en Mexico no está muy estudiando aún, debido a que el problema no sólo se asocia con el sistema educativo, sino también con el contexto social y familiar en el que viven los estudiantes.

Sin embargo, apuntó que uno de los indicativos sobresalientes es que a menor nivel socioeconómico hay mayor abandono escolar.

Pero Backhoff Escudero  también enumeró otros factores que, en su opinión, pueden llevar a un alumno a dejar de estudiar, entre ellos mencionó la lejanía de las escuelas, el rezago educativo y la manera en la que los profesores abordan la educación de los estudiantes, el bullying o la adaptabilidad de los alumnos al sistema de enseñanza, que son factores que denominó endógenos.

PEÑA NIETO SUBEJERCIÓ RECURSOS

Por su parte, el diario La Jornada publicó este sábado que aun cuando la reforma educativa fue considerada una de las prioridades del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, en el ejercicio presupuestal del último año del sexenio del ex mandatario priista la Secretaría de Educación Pública (SEP) no gastó la quinta parte del total de recursos aprobados para ese programa, sin que acreditara las causas de variaciones y su correspondiente efecto económico.

En el Segundo Informe de Resultados de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2018 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se observa que de los 2 mil 243 millones 527.8 mil pesos que el Poder Legislativo asignó para la operación de la reforma educativa, hubo un subejercicio de 21.3 por ciento, pues sólo se gastaron mil 765 millones 414.3 mil pesos.

El reporte añade que para ese programa la administración peñista entregó subsidios de manera inercial, no logró mejorar la calidad de la educación, no contaba con elementos para resolver el problema de la infraestructura escolar, además que realizó 211 adecuaciones presupuestarias.

La revisión de este ejercicio presupuestal corresponde al año de los comicios electorales, donde el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se comprometió a cancelar la reforma educativa, lo que hizo ya como mandatario federal; e incluso dio a conocer que durante el sexenio pasado, la SEP gastó 2 mil 500 millones de pesos en publicidad a través de medios de su proyecto educativo.

FALTÓ EFICACIA Y EFICIENCIA

En su informe, la Auditoría Superior de la Federación refiere que los resultados de la auditoría muestran que para 2018 la SEP no acreditó que erogó los recursos con eficacia y eficiencia, propiciando que no se lograra el objetivo referente a contribuir a asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población mediante el fortalecimiento de la autonomía de gestión y la dotación de equipamiento y conectividad, debido a deficiencias en la implementación de las etapas que conforman el ciclo presupuestario y a la falta de vinculación entre éstas.

Agrega que se identificaron inconsistencias en sus registros y se realizaron 211 adecuaciones presupuestarias: primero para obtener ampliaciones por más de 9 mil 482 millones de pesos y después reducciones por más de 9 mil 960 millones.

Lo anterior resulta en una cifra de 478 millones 113.5 mil pesos, lo cual disminuyó el presupuesto original (…) No obstante, la dependencia no demostró la relación de la disminución de 478 millones 113.5 mil pesos (21.3 por ciento) en el presupuesto ejercido y que careció de evidencia de que el ejercicio de los recursos se realizó con base en los principios de eficiencia, eficacia, economía, racionalidad, austeridad y transparencia. Además, registró 29 reintegros por 69.4 mil pesos.

La ASF identifica además presuntas inconsistencias en los montos pagados por las cuentas por liquidar certificadas mensuales respecto de los recursos ejercidos que se reportaron.

Agrega que la SEP no se ajustó a la estructura programática del anteproyecto y del presupuesto de egresos de la Federación, y no tuvo mecanismos de control respecto del ejercicio del presupuesto. Por lo que no acreditó contar con un sistema para el registro e información del gasto y, con ello, garantizar el correcto ejercicio de los recursos públicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.