Exigen clausura de granja avícola; “Gallo Bolo” se niega, por conflicto de intereses

Agencia SPI Veracruz

La Procuraduría Estatal de Medio Ambiente (PMA) ha sido omisa en su deber de clausurar la construcción de una granja avícola en el municipio de Alto Lucero, señalaron integrantes del Comité por el bienestar y defensa ambiental de Los Atlixcos.

Señalaron que se trata de una construcción que inició hace tres meses en un espacio de 30 hectáreas en la comunidad de Los Atlixcos, y que está cargo de la empresa Pilgrims, pero que no cuenta con los permisos necesarios.
El abogado ambientalista Julio Antonio Flores Guevara señaló que la empresa no cuenta ni siquiera con un Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) ante la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) y el Ayuntamiento avaló el proyecto a pesar de saber que no tenía todos los permisos necesarios, pues recordó que es necesario que cuente con un estudio de factibilidad y viabilidad ante la Secretaría de Protección Civil, además de un permiso de pa Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
“Ingresaron el 11 de octubre una solicitud de opinión técnica y esto no les da derecho ni permiso de iniciar obras, y siguen en plena ilegalidad. Consultamos con la Sedema y nos dijo que no haya ningún Manifiesto de Impacto Ambiental referente al proyecto”.
Agregó que el subprocurador de Medio Ambiente, Ernesto Cuevas Hernández, se ha reunido con ellos, ha participado en asambleas y se comprometió a clausurar la obra, pero hasta ahora no ha cumplido.
Por ello, no descartó que en esta problemática haya un caso de corrupción, pues hay que recordar que este terreno era propiedad del ex alcalde de Alto Lucero, Manuel Domínguez Lagunes, esposo de la ex diputada local Marilda Rodríguez.
“Él quedó muy formal de proceder y no lo hizo, se metió un escrito ante la Procuraduría, recientemente el 24 de octubre se ingresó una denuncia y la PMA no ha actuado como esperábamos (…) De acuerdo a lo que dice la ley deberían clausurar”.
Flores Guevara agregó que se les informó que la inspección física ya se hizo durante la semana pasada pero hasta ahora no han impuesto los sellos de clausura.Indicó que el temor de quienes habitan cerca es que cuando la granja comience a funcionar haya agua contaminada escurriendo por la zona, la pollinaza; esto es, excretas de aves, e incluso mortandad de animales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here