Xalapa, la obra teatral con sabor a nostalgia, sentidos e imaginación

  • “Xalapa, un museo para el futuro”, se presenta este domingo, a las 18 horas en el Teatro La Caja, de la Compañía Teatral de la UV.
  • El museo fue imaginado y creado por Jorge Castillo, Juana María Garza, Mauricio Camacho Torres, Raúl Santamaría, Rogerio Baruch Maldonado, Tania Hernández Solís y Tayde Pedraza Orozco en una residencia de Giuliana Kiersz y Ben Osborn.

Si tienes suerte, antes de llegar puedes admirar cómo Xalapa se viste de neblina, sentir el chipi-chipi en tu rostro —el agua soy, el agua somos todos, dice un actor—, el viento helado de la tarde y el olor a café que invisible, serpentea desde las casas que circundan el Teatro La Caja UV, en la calle de la Pérgola.

Ahí —este domingo 24 de noviembre, a las 18 horas es la última función— Jorge Castillo, Juana María Garza, Mauricio Camacho Torres, Raúl Santamaría, Rogerio Baruch Maldonado, Tania Hernández Solís y Tayde Pedraza Orozco, en una residencia de Giuliana Kiersz y Ben Osborn, te llevarán por un viaje de nostalgia, con una obra que es un acicate para los sentidos y la imaginación.

Xalapa, un museo para el futuro” fue confeccionada sobre este territorio que habitamos y nos lleva a los orígenes, “el agua es el origen de la vida, el agua dio origen a Xalapa, Xallapam, manantial en la arena, el agua soy, el agua somos todos… sin agua todo muere… sin agua no habrá quién nos recuerde…”, dicen.

La obra, que inicia en los jardines de La Caja, nos lleva por una travesía de cuerdas, voces, imágenes y palabras que nos ayudan a reconstruir el pasado de Xalapa, colocándonos de frente a la ciudad y con una gran proyección del futuro que anhelamos, siempre con olor a café, con el misterio de la neblina y al ritmo del son.

“El tiempo puede ser largo, pero los recuerdos muchos. Son pocos los elementos, pero los recuerdos muchos. El tiempo puede que cambie, el tiempo puede ser largo, el tiempo puede ser largo, el tiempo puede que cambie. El tiempo puede ser largo, pero los recuerdos muchos”, canta un actor.

“Desde la luna, Xalapa parece una actriz, una actriz con sueño, insomnio y oliendo a jazmín”, entona otra.

“La luna escribe, canta y baila. La luna escribe, canta y baila”, añade uno más.

Raúl Santamaría, quien a ratos interpreta al Capitán Patarratas, grita en el escenario: “Bosque de neblina, en tus barrios las paredes lloran de pasado y de utopía”.

“La neblina encapsulada en la geometría del agua y bicicletas en las paredes del futuro”, añade su compañero actor.

Viajando por túneles de tus casas frías y geometría viva, bicicletas de neblina”, cierra Santamaría.

Barrio futuro, esperanza, ven a Xalapa, es tu casa, el sentimiento es el modo. Ven a Xalapa es tu casa, el sentimiento es el modo”, se oye con el rasgueo de una guitarra, en tanto otras actrices, con tambor y cuerdas también, cantan: “Revolución hacia arriba, reconstruyendo el pasado, con olor a café”

Al centro del tablado, los objetos del Museo del futuro: un abanico, una cámara antigua de video, un charpe o tirador, con el letrero “te lanzo lejos”, un abanico rojo, grabados, una pelota azul, un cuadro con un marco de filigrana, una botella de agua con un texto sobre el vital líquido, un radiografía, un peluche, la máscara del Capitán Patarratas, mientras los actores siguen el libreto “que habla de la gente”.

Tu destino es rebotar en el tiempo, en el agua, en la arena… esperaremos que venga la neblina. Tenemos nuestra voz y solo eso. Es el tiempo que tiene sus secretos”, frases profundas, directas, que te trasladan, con nostalgia a esa reconstrucción del pasado con olor a café.

“Cierren los ojos”, pide el Capitán Patarratas y al abrirlos, añade, se encontrarán con otra Xalapa, con la Xalapa de sus sueños.

Al final, el público termina aplaudiendo y bailando con un elocuente coro: “La vida es una ballena azul, los sueños la puerta el mar, mi otro yo de mar en mar que me llevan a rebotar”.

Antes, la actriz entona: “Filigrana del mar y de los caminos, tu destino es rebotar, es la puerta al mar. Es un sueño la vida, sueño inesperado, la pregunta es quién soy yo, yo soy este son, yo soy este son, yo soy este son. La vida es una ballena azul, los sueños la puerta el mar, mi otro yo de mar en mar que me llevan a rebotar (coro)”.

Durante la presentación del pasado viernes 22 a las 22 horas, —a la que asistió el alcalde de la ciudad, Hipólito Rodríguez Herrero—, el Director de la Compañía de Teatro UV, Luis Mario Moncada, dijo que esta obra fue producto de un taller que se realizó durante dos semanas, “un taller de creación de canciones y que tenía como premisa el encuentro”.

“La gran mayoría de los que estamos aquí reconocemos que Xalapa es una casa de migrantes. Muchos venimos de fuera pero hemos encontrado en Xalapa esa posibilidad de hacerla nuestra casa”, añadió el actor y dramaturgo mexicano.

Comentó que en este proceso, dentro de las preguntas que se formulaban estaba el por qué Xalapa no tenía un museo, un museo que hablara de sí misma. “Parte de las premisas de las preguntas y de las reflexiones que surgieron era precisamente el encontrar esos materiales, que aquí sólo son apenas evocaciones, que hablaran de la Xalapa personal”, destacó.

La obra se ha presentado con mucho éxito. Este domingo es la última función a las 18 horas, en el Teatro La Caja de la Universidad Veracruzana. (Miguel Valera)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here