Antonio Selem se defiende: Mi única lucha, duradera e indeclinable, es lograr la legítima convivencia con mi hija

  • Soy respetuoso de todas las personas y nunca me he conducido con violencia ni faltando el respeto a nadie; sin embargo tampoco permito que se atente contra mi honor ni dignidad.

Al lamentar que su ex esposa, la señora Adriana Gil Maroño haya sacado a la luz pública un litigio de la vida privada, el empresario Antonio Selem Hurtado de Mendoza aseguró que durante toda su vida ha sido respetuoso de las personas “y nunca me he conducido con violencia ni faltando el respeto a nadie”.

“Sin embargo, añade, tampoco permito que se atente contra mi honor ni dignidad ni de mis seres queridos y considero las vías legales como las únicas para dirimir conflictos”, expresa.

Deja en claro que su “única lucha”, “que será durable e indeclinable es lograr la legítima convivencia con mi menor hija, que no es un derecho de su madre o mío, sino de María”.

En  una misiva dirigida a la opinión pública, a las autoridades y a los medios de comunicación, que retomaron las acusaciones hacia su persona de la señora Adriana Gil Maroño, “mismas que agravian mi integridad moral y la de mi familia”, Selem Hurtado de Mendoza asevera que “la versión difundida sin contraste, ha provocado un linchamiento en redes sociales sobre mi persona que afecta mi honor y por consecuencia a mi familia”.

“Especial preocupación son mis hijas menores de edad y que no tendrían por qué pasar por estos temas: Cristina de 17 años y María de 12 años, a quienes amo profundamente”, indica.

Por ello pide, a los medios de comunicación que sacaron, legítimamente la versión de una parte, que den paso a su versión de los hechos, para detener el linchamiento hacia su persona “de un tema que es estrictamente del orden familiar privado y que se litiga en tribunales familiares”.

“Hacerlo en medios, como lo ha hecho la señora Gil Maroño y su asesoría, puede generar desinformación”, expresa.

UN TEMA DE CONVIVENCIA Y CUSTODIA

El también Presidente de la Fundación Nunca Jamás, deja en claro que este asunto es un tema de “convivencia y custodia” y no de violencia contra las mujeres, la cual, deja en claro, reprueba y condena.

“En mi familia directa, tengo 2 hijas y 4 sobrinas (sólo mujeres) y amé entrañablemente a mi madre y a mi abuela quienes me formaron en el respeto y admiración a la lucha de las mujeres solas y el cuidado de la familia”.

“Por lo anterior este no es el caso para pretender equiparar una controversia familiar común cómo las miles que ocupan el poder Judicial en más de un 80 por ciento de sus recursos, con los casos de VIOLENCIA EXTREMA, AGRESIONES y FEMINICIDIOS”.

“Lo que me ocupa es un asunto de CONVIVENCIA Y CUSTODIA así como de VIOLENCIA PSICOLÓGICA (alienación parental) que afecta a mi menor hija María y por lo cual he interpuesto la demanda y denuncias correspondientes en tribunales del Estado de Veracruz”, asienta.

Añade que en esta controversia “postulo la conciliación y la mediación como vías idóneas para la resolución de conflictos, especialmente aquellos que impactan en las familias y los menores y por ello he iniciado la FUNDACIÓN NUNCA JAMAS de amparo al menor, de la cual soy Presidente y Fundador”.

“Quizás los acontecimientos que presenta la señora Gil tergiversando hechos, son respuesta a mis recientes apariciones postulando las iniciativas de la Fundación NUNCA JAMAS, en las que pretendemos apoyar la causa de los menores a los que se impide convivir con el otro progenitor. Los Padres se divorcian, Los hijos NO”.

“Los menores requieren de convivir con ambos progenitores para su sano desarrollo independientemente de que estén separados o divorciados, debe prevalecer el interés superior del menor”.

MÍ ÚNICA LUCHA, LA CONVIVENCIA CON MI HIJA, INDICA

Al desglosar en varios puntos aclaratorios el tema, Antonio Selem Hurtado de Mendoza explica que estuvo casado con Adriana Gil Maroño por casi 15 años y procrearon a su querida hija María, hoy de 12 años de edad.

“Como en todas las relaciones de pareja, atravesamos por momentos de gran felicidad y otros de enormes retos y tristeza como fue el evento que causó la cuadriplegia de Antonio Casazza Gil, hijo de una relación previa de mi ex esposa”.

“Durante nuestro matrimonio, me he conducido con absoluto respeto y amor por ella y mis hijos (incluyendo a Antonio, quien no lo es biológicamente pero le he dado el trato, atenciones y cariño de igual forma que a mis dos hijas)”.

“En toda relación de pareja hay diferencias, encuentros y desencuentros. Algunas se superan con amor, otras con madurez y otras con el olvido. Pero todas se deben resolver con absoluto respeto por la integridad física y emocional de las personas”.

“El insulto, la infamia y la calumnia con la que se pretende tergiversar esta situación en redes sociales y medios es índole ESTRICTAMENTE PRIVADA; no es un tema que -considero- deba ventilarse públicamente, mucho menos en un medio de comunicación de prestigio, como el suyo”.

“Tengo claro que yo soy nadie para señalar qué se debe o qué no se debe publicar en los medios de comunicación, porque en la vida he sido un hombre respetuoso de la libertad de prensa y la de expresión”.

“La gente sabe, reconoce y respeta a quienes se conducen con verdad, por lo tanto, a mí no me corresponde descalificar a persona alguna, como ahora se pretende hacer conmigo. Soy un hombre, que actúa, día con día, de acuerdo con los principios y valores que me inculcaron en la familia”.

“Ayer, hoy y siempre, he tenido un profundo respeto por las personas. Desde el seno maternal aprendí y comprendí el valor de las mujeres, por ello mi admiración permanente hacia el sexo femenino”.

“Los diferendos con la madre de mi hija María con mi ex esposa, están siendo ventilados en los Tribunales Judiciales correspondientes”.

“Mi ÚNICA LUCHA, que será durable e indeclinable es lograr la legítima CONVIVENCIA con mi menor hija, que no es un derecho de su madre o mío, sino de María”.

REPRUEBA LA MENTIRA Y LA INFAMIA

Añade que “no es oportuno, por ahora, combatir las fantasías, historias o novelas que difunde la madre de mi menor hija. Sin embargo, es pertinente señalar que estoy atento y dispuesto a comparecer ante cualquier autoridad por todos los delitos que presuntamente cometí en contra de la Sra. GIL MAROÑO. Para cada uno tengo los elementos jurídicos y sociales que pueden probar la falsedad de sus señalamientos”.

“REPRUEBO que estos hechos presentados en medios y redes sociales sin contrastar las versiones sean utilizados de manera oportunista para manipular la opinión pública aprovechándose el momento mediático que muestra con justa indignación que comparto por los feminicidios que recientemente han conmocionado al país”.

“Repito no es equiparable nuestro caso  ya que nunca ha existido la violencia física ni amenazas con las que la Señora Gil  pretende confundir a la opinión pública de manera oportunista”.

“Es común la existencia de falsas denuncias al grado de auto infringirse daño o a los menores para provocar que prosperen sus denuncias. Hay infinidad de casos documentados en el mundo sobre este tema y es de los principales a combatir en los tribunales para que prevalezca solo el interés superior del menor y se castigue a quien mienta o desvirtúe hechos que tendrían que ser procesados previamente en los tribunales con pruebas y peritajes y no tratar de dar el típico “caballazo” que acostumbran quienes practican la abogacía sin principios ni valores éticos.  Por ello invito a los padres a documentar audios, encuentros y hasta correos electrónicos para que en su momento sean valorados”.

“No seré rehén de la estrategia de mi ex esposa y sus asesores o patrocinadores”

“Apelo a que el grupo de personas que la están asesorando la conduzcan por los mejores caminos”.

“Hoy mi menor hija no tiene capacidad de determinar o hacer juicios, quizá por ello se aprovechan para montar un espectáculo social que les permita afilar las uñas e intentar seguir medrando”.

Antonio Selem Hurtado de Mendoza alude al derecho de réplica que estipula la Constitución mexicana y pide que los medios de comunicación tengan a bien “hacer público mi posicionamiento en la misma forma y tiempo que se le brindó a dar a conocer la versión de los hechos de ADRIANA GIL MAROÑO”.

“De la misma forma apelo a la reflexión de usuarios de redes sociales y a su condición de padres y familiares de miles de niños que sufren por la imposibilidad de convivir con su otro padre porque así lo ha determinado sin motivo el padre custodio y en la mayoría de los casos para utilizar a los menores como moneda de cambio, ya sea por obtener dinero o venganza”.

“Del resto, en su momento oportuno y con las pruebas jurídicas suficientes y de peritajes, me comprometo a ventilar el resultado de este asunto, con la finalidad de que sea su audiencia y la sociedad en su conjunto quienes formen la mejor opinión de este bochornoso suceso, que hoy enarbola mi ex esposa como un asunto equiparable a los trágicos hechos de feminicidio y amenaza a la integridad de las mujeres que conmocionan al País. Repito: este no es el caso y está actualmente en litigio”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.