AL PIE DE LA LETRA

El proceso penal que está por iniciársele en Estados Unidos al exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, no sólo exhibirá el grado de complicidad que exgobernantes y autoridades policiacas mexicanas han mantenido con grupos criminales sino que además representará un duro golpe para el PAN, la principal fuerza política opositora del presidente López Obrador…

AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

* ZARANDEADA AL PAN

Aparte de evidenciar por qué en México y en entidades como Veracruz hemos llegado a los niveles actuales de inseguridad, el proceso penal que está por iniciársele en Estados Unidos al exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, no sólo exhibirá el grado de complicidad que exgobernantes y autoridades policiacas mexicanas han mantenido con grupos criminales sino que además representará un duro golpe para el PAN, la principal fuerza política opositora del presidente López Obrador.

Y es que ya otros poderosos grupos políticos del panismo han estado también bajo la misma sospecha.

Por ejemplo, durante su campaña electoral y ya como gobernadora electa de Puebla, la panista Martha Érika Alonso –fallecida en un sospechoso helicopterazo hace un año– fue obligada a deslindarse públicamente de los grupos delincuenciales dedicados al huachicol, empoderados durante la administración de su esposo Rafael Moreno Valle (2011-2017).

Inclusive, en agosto de 2018, el senador Ernesto Ruffo Appel, el primer gobernador del PAN en la historia del país, demandó deslindar responsabilidades y exigió al matrimonio Alonso-Moreno Valle que dieran una explicación.

La entonces gobernadora electa de Puebla respondió por Twitter: “Lo dejo muy en claro, en mi gobierno habrá mano dura contra el robo de combustible, nadie estará por encima de la ley, incluyendo a funcionarios públicos, presidentes municipales o candidatos electos que sean vinculados con este delito.”

Y es que el diario Reforma había publicado que Martha Érika Alonso, su esposo Moreno Valle, y el entonces gobernador Antonio Gali, “han manifestado su apoyo a los hermanos Patricia, Vicente, Jorge y Rafael Valencia Ávila, actual alcalde de Venustiano Carranza quien presuntamente lidera a un grupo de huachicoleros.”

“Con el respaldo del morenovallismo, el clan de los hermanos Valencia Ávila mantiene el poder político desde hace más de una década en Venustiano Carranza, Puebla”, consignó el periódico capitalino, que además publicó fotografías de Alonso y Moreno Valle con el líder del clan que anteriormente militó en el PRI.

Otros alcaldes implicados en el negocio ilícito del huachicol, presuntamente protegidos por Moreno Valle, fueron los de Palmar de Bravo, Pablo Morales Ugalde, y Rafael Núñez Ramírez, de Texmelucan.

A mediados de julio de 2015, Moreno Valle fue exhibido con la detención de dos altos mandos policiacos coludidos con bandas dedicadas a la ordeña de ductos de PEMEX. El exdirector de la Policía Estatal Preventiva, Marco Antonio Estrada, y su jefe del Grupo de Operaciones Especiales, Tomás Méndez Lozano, fueron detenidos por elementos de la SEDENA y puesto a disposición del Ministerio Público Federal, lo que motivó la renuncia de su secretario de Seguridad Pública, Facundo Rosas, quien en el sexenio del expresidente Felipe Calderón había sido el segundo de a bordo de Genaro García Luna en la Policía Federal.

Luego, en agosto de 2017, el Ejército aprehendió a Othón Muñoz, (a) El Cachetes, lo que puso al descubierto el financiamiento que este personaje hizo a campañas de candidatos del PAN, como el propio Moreno Valle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.