Estudiante de Inteligencia Artificial estudia poblaciones nativas de frijol y gana premio

José Luis Morales Reyes, ganador del Premio “Arte, Ciencia, Luz”.
  • José Luis Morales Reyes realizó esta investigación como trabajo recepcional para la Maestría en Inteligencia Artificial.

Claudia Peralta Vázquez 

José Luis Morales Reyes fue reconocido por la Universidad Veracruzana (UV) con el Premio “Arte, Ciencia, Luz”, por su contribución al conocimiento científico y estudio sobre la clasificación de poblaciones nativas de frijol (Phaseolus vulgaris L.), utilizando aprendizaje automático sobre histogramas de color.

La distinción le fue entregada el pasado 6 de diciembre en ceremonia efectuada en la Sala Anexa de Tlaqná, Centro Cultural, de manos de la rectora Sara Ladrón de Guevara.

José Luis actualmente cursa el Doctorado en Inteligencia Artificial, adscrito al Centro de Investigación en Inteligencia Artificial (CIIA); sin embargo, la tesis por la cual obtuvo este premio la desarrolló en la Maestría en Inteligencia Artificial, adscrita al Área Académica Técnica (AAT), durante el periodo 2015-2018, bajo la dirección de Héctor Gabriel Acosta Mesa, investigador del CIIA, y codirección de Elia Nora Aquino Bolaños, del Instituto de Ciencias Básicas.

Manifestó que a nivel de inteligencia artificial (IA) no existe ningún estudio similar basado en la coloración del frijol, cuyas poblaciones locales –a diferencia de las comerciales– son cultivadas por agricultores a partir del uso de técnicas tradicionales.

Son variedades criollas que resultan ser la dieta básica de las personas dedicadas a la siembra y cosecha del producto; por lo tanto, basado en dichas evidencias desarrolló este tema con el fin de aportar información a los agricultores.

Sobre este alimento, se sabe también que algunos grupos son más tolerantes al clima, otros a las plagas, unos son mejores en la producción de ejote y otros en la de semillas.

Pero hay algo aún más importante relacionado con el estudio de la coloración, dijo José Luis Morales; se trata de unos compuestos hidrosolubles que dan la coloración roja, morada o violeta, llamados antocianinas y de gran beneficio para la salud pues ayudan a reducir el colesterol, presión arterial y mitigar los efectos dañinos del Alzheimer, entre otros padecimientos.

Es así que en las poblaciones de frijol se encuentran estos compuestos en mayor o menor medida, dependiendo de la coloración; por ejemplo, el frijol negro contiene el más alto nivel de antocianinas. En el caso del maíz, el morado también es rico en estos pigmentos hidrosolubles.

“Es una información muy valiosa con la que se podría asesorar a los agricultores, y así en sus cultivos predominen poblaciones de alto nivel nutritivo.”

Héctor Gabriel Acosta , José Luis Morales y Elia Nora Aquino.

Aunado a estas virtudes en materia de coloración, el investigador pudo determinar que las antocianinas también sirven como protección contra las plagas.

Para determinar lo anterior, afortunadamente existen los sistemas de visión por computadora, que es una parte de la inteligencia artificial, una rama que apoya esas técnicas y tiene muchas herramientas para la solución de problemáticas del mundo real.

José Luis Morales Reyes, egresado de Ingeniería en Sistemas Computacionales por el Instituto Tecnológico de Misantla, detalló que este estudio es de carácter multidisciplinario, pues lo realizó en coordinación con el Instituto de Ciencias Básicas de la UV.

Asimismo, las muestras le fueron proporcionadas por José Luis Chávez Servín, investigador del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) Unidad Oaxaca.

Para la clasificación y evaluación del color de las muestras, se empleó un equipo de laboratorio llamado espectrofotómetro; para el caso de los granos de dos colores se utilizó un sistema de visión por computadora, y así crear un entorno idóneo para captar imágenes de buena calidad.

Después de otros procedimientos se logró extraer el color y generar histogramas a través de la distribución de información obtenida de los granos de frijol; sin embargo, una vez obtenidas esas características se requería de un algoritmo que simulara la parte del pensamiento para la toma de decisiones.

De esa manera, se ocupó un algoritmo de aprendizaje supervisado y se entrenó con un conjunto de histogramas. “Esto nos dio buenos resultados, pues se hizo una comparación utilizando mediciones puntuales y el espectrofotómetro contra nuestra metodología”.

El joven, originario de la localidad La Palmilla, municipio de Tlapacoyan, comentó que a nivel de visión por computadora, éste es el único trabajo que se enfoca en la clasificación de poblaciones de frijol, aunque quizá los haya para la solución de otras problemáticas, pero en cuanto a la clasificación de poblaciones de frijol no se encontró nada.

Cabe mencionar que en esta investigación se trabajó en la clasificación de 54 poblaciones de frijol, que anteriormente habían sido estudiadas en una tesis de Ciencias Básicas.

En la actualidad, José Luis da seguimiento a este proyecto dentro del Doctorado en Inteligencia Artificial, a partir de la estimación de antocianinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.