Revela IMCO desorden administrativo en gastos de comunicación social en gobierno de Yunes Linares

Agencia SPI Veracruz

Veracruz, junto con Puebla y Sinaloa fueron los estados que menos se apegaron a su presupuesto de comunicación social durante el segundo año del gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares.

La administración yunista gastó más mil por ciento más de lo planeado, es decir, más del doble, informó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En su informe de índice de Información del ejercicio del Gasto 2019, Creatividad Contable: El Arte del Engaño, analizó el gasto en comunicación social de los 32 estados del país.

El gasto de comunicación social no debe contempla la promoción ni propaganda personal de funcionarios públicos o políticos.

El gasto en comunicación social se refiere a las asignaciones de recursos destinados a la difusión de mensajes y campañas para informar a la población sobre el quehacer gubernamental en general, por ejemplo, campañas de vacunación.

En 2018 monto total presupuestado de los 32 estados en 2018 para comunicación social fue de 4 mil 665 millones 619 mil pesos, pero en realidad ejercieron 8 mil 38 millones 478 mil pesos, es decir, 3 mil 372 millones 858 mil pesos de más.

El monto de 3 mil 372, representó dos veces el monto asignado al programa de comedores comunitarios del año pasado que fue de un mil 442 millones de pesos.

Fueron nueve entidades las que gastaron al menos el doble de lo presupuesto en comunicación.

Los tres primeros lugares lo ocuparon Puebla con 45,185 por ciento más, es decir de 0.2 millones de pesos (mdp) presupuestado ejerció 94 mdp; Sinaloa con 2,099 por ciento más, de 22 mdp ejerció 494 mdo y; Veracruz 1,036 por ciento más, de 25 mdp ejerció 284 mdp.

Se sumaron en menor cantidad Guerrero con 425 Por ciento; Durango con 260 por ciento; Campeche con 204 por ciento; Tamaulipas con 196 por ciento; Sonora con 165 por ciento y; Ciudad de México con 121 por ciento.

El promedio estatal fue de 72 por ciento.

Los estados gastaron incluso menos de su presupuesto fueron San Luis Potosí, Jalisco, Chihuahua, Yucatán y Tabasco.

El IMCO refirió que la mala planeación del gasto en comunicación social permitió un uso proselitista y discrecional del dinero público. La difusión de información favorable o conveniente para un funcionario público, o político, no puede ser una prioridad en el gasto público.

“La evidencia apunta a que, en los estados, los presupuestos son ejercidos como una simulación y a discreción de las secretarías de finanzas. Estas simulaciones del gasto son posibles gracias la complicidad de los congresos locales”, dice la investigación.

Por último, el IMCO propuso que los gobiernos estatales deben apegarse al monto planeado y presupuestado que facilite un ejercicio de los recursos eficaz y eficiente y no genere variaciones injustificadas.

Que el gasto en comunicación social en cualquiera de sus versiones, sea justificado, identificado (que se pueda rastrear) e identificable (que los anuncios de Gobierno se puedan distinguir de manera explícita).

Y, que la publicidad oficial se limite a informar el quehacer gubernamental y garantizar diversidad tanto en su contratación como en su contenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.