APUNTES

El presidente López Obrador dijo que no va a hacer leña del árbol caído, refiriéndose a García Luna. Vale una precisión: el árbol caído es el pueblo mexicano, es la víctima, no la maleantada…

APUNTES

Manuel Rosete Chávez

“Televisa es extraordinaria para el país”. AMLO

Gobernar todos los días

El compromiso que asume una autoridad, municipal, estatal o nacional, al resultar electa en una competencia electoral, es para el periodo que la Constitución manda. Cuatro años para un alcalde (en el caso de Veracruz), seis para un gobernador y seis para un Presidente de la República. Y quien se mete a ganar una candidatura porque aspira a convertirse en autoridad con el apoyo del pueblo, debe estar bien consciente del compromiso que adquiere al ganar el cargo: velar por el bienestar de la comunidad que va a gobernar, en todos los sentidos, junto con el tiempo que dure el periodo para el que se contrate en las urnas.

Es decir, se gobierna las 24 horas del día, de todos los días que indique el periodo legal.

Solo Miguel Alemán Velasco, “La amenaza elegante”, se daba el lujo, como gobernador de Veracruz, de tomar vacaciones, de viajar a Europa con cierta periodicidad, dejando en manos de sus colaboradores la gobernanza del estado. Para su fortuna, cada que se ausentó no hubo muchos problemas que resolver que requirieran su presencia o ésta de plano ni era necesaria.

Sin embargo, el resto de los mandatarios que hemos tenido, todos casi sin excepción, han permanecido en el cargo las 24 horas de todos los días pendientes de lo que ocurre en la entidad, y aunque Fidel, Javier y Miguel, lo hacían para que los delincuentes no se les fueran cabezones mientras ellos dormían o vacacionaban, permanecían al tanto de todo.

Acosta Lagunes, Gutiérrez Barrios, Dante Delgado y Patricio Chirinos, fueron gobernadores de 24/7 durante los seis años de su mandato. Se supieron rodear de colaboradores eficientes y, sin pegar pestaña ni ausentarse del territorio por varios días, lograron mantener el control a través de sus colaboradores. Lo importante, decía don Fernando al definir a un estadista, es que se rodee de gente brillante en cada una de las áreas de la administración pública y sepa coordinar los esfuerzos de todos en torno a un solo proyecto. Nada fácil, pero hay quienes lo logran, como fue su caso.

Todo lo anterior lo traemos hoy a cuento por el comunicado que este martes se dio a conocer a los medios de comunicación en el que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez anuncia que no se irá de vacaciones, pero que además, en este periodo, habrá supervisiones sorpresa para verificar cómo se ejercen los recursos estatales hasta el último día del año. Solo eso nos faltaba, que no se mantuviera pendiente todos los días del año de la forma como se manejan los recursos.

Y hacemos esta acotación: nadie duda de las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando se refiere a su pupilo Cuitláhuac García Jiménez; es indudablemente un hombre honesto y bien intencionado, eso lo trae incluso en los genes como herencia que su señor padre, el maestro Atanasio, le brindó, pero la clase política veracruzana acostumbrada a muchos años de oficio, no están de acuerdo con la forma como se maneja o, más bien, como lo asesoran. Porque no es necesario que anuncie que estará trabajando estos días de fin de año, con que lo cumpla como debe ser y se presente de forma intempestiva en los lugares donde haya obras en proceso, y esto lo haga circular en los medios, es suficiente y de mayor impacto.

Por un lado se sabe que está cumpliendo pero exigiéndose más en el cumplimiento de su deber con su presencia en recorridos por obras y en giras por distintas ciudades del estado, checando cómo van las cosas con sus gobernados, cumpliendo con su encargo.

El gobernador justifica lo de las visitas sorpresas con el objetivo de ver cómo van realmente las cosas. “Porque si aviso que voy le echan una manita de gato antes, para que parezca que van al 100, así que iré de sorpresa durante días que restan del año”.

Yo mismo iré –promete- y haré las auditorías de forma personal, recorriendo y supervisando cómo se hizo o se está haciendo cada cosa, irán conmigo los titulares de Sedesol, Salud, SIOP, y cualquier otro secretario que sea requerido.

A los alcaldes de todo el estado, el gobernador les mandó decir que si acude a sus municipios sin avisarles no es para andarles buscando los pies, sino para supervisar que los funcionarios estatales estén haciendo su trabajo como corresponde en las obras asignadas.

Qué bueno, los veracruzanos tendremos nuevamente a un gobernador trabajando en periodo vacacional en lo que es su responsabilidad, no dedicándose a establecer ligas con jefes de bandas de malandros ni haciendo trampas cuando nadie se puede dar cuenta.

Con el dedo en el gatillo

Los delitos que enfrenta el exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, en Estados Unidos, son graves y podrían ameritar cadena perpetua; sin embargo, el exfuncionario tiene la posibilidad de apegarse al programa de testigos protegidos para disminuir su condena o conseguir su libertad, afirmó el ministro en retiro José Ramón Cossío. 

En entrevista para Aristegui En Vivo, comentó que las acusaciones se generan a raíz del testimonio de un exintegrante del Cártel de Sinaloa, Jesús “El Rey” Zambada, quien aseguró que había entregado dos portafolios, con tres y cinco millones de dólares, a Genaro García Luna.

Abundó que las acusaciones de conspiración internacional, vinculación e importación de cocaína, que enfrenta García Luna, son graves y ameritan una pena que va de 10 años de prisión hasta cadena perpetua. Sin embargo, Cossío afirmó que el exfuncionario podría acogerse al programa de testigos protegidos de los Estados Unidos, para disminuir su sentencia o conseguir su libertad.

El jurista comentó que llama su atención que el gobierno mexicano haya reaccionado tarde, pues no tenía ni una carpeta de investigación y las cuentas de García Luna fueron congeladas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) una vez que se dieron los avisos.

“No deja de llamarme la atención este pronunciamiento que ha hecho el Presidente de la República, en el sentido de que no se va a investigar a nadie. Yo creo que el Presidente no está en posibilidades jurídicas de decir eso. Primero, es una fiscalía autónoma, y segundo, él no está en una posición de decir a quién se persigue y a quién se perdona”. Comentó que el fiscal “no debería atender de ningún modo estos llamados, sugerencias, inclusive, órdenes del Presidente por su carácter autónomo”.

“Creo que haría mal el Presidente al tratar de controlar y de introducir una carga política, una motivación política, en procesos que tienen que tener una racionalidad jurídica”.

Con la periodista Carmen Aristegui, el jurista consideró que para combatir las redes criminales es necesario que la UIF, el Servicio de la Administración Tributaria (SAT) y, sobre todo, la Procuraduría General de la República (PGR) tienen que hacer su trabajo.

De acuerdo con un reportaje de la periodista Anabel Hernández, Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, reveló el 8 de noviembre de 2018 en la Corte de Distrito Norte de Chicago, Illinois, que Genaro García Luna y su “compadre” Luis Cárdenas Palomino, colaboraban para el Cartel de Sinaloa y los Beltrán Leyva, cuando ambos estaban en la Secretaría de Seguridad Pública Federal durante el sexenio de Felipe Calderón.

La pus, a punto de brotar.

REFLEXIÓN

El presidente López Obrador dijo que no va a hacer leña del árbol caído, refiriéndose a García Luna. Vale una precisión: el árbol caído es el pueblo mexicano, es la víctima, no la maleantada. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx | formatosiete@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.