SENTIDO COMÚN

Así que habrá que tener más cuidado de no prestar la tarjeta a nadie y ser muy ordenado en los gastos personales y con el uso de las tarjetas de crédito, porque a partir de ahora el fisco nos tendrá bien vigilados…

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

EL FISCO NOS VIGILA

Con el pretexto de entrar a la modernización el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha emitido una nueva disposición para que las tarjetas bancarias de crédito o de débito incorporen en el chip el RFC del tarjetahabiente.

Esta medida va estrechamente relacionada con la emisión inmediata de facturas electrónicas generadas de manera automática al realizar un consumo. De esta manera las terminales de los establecimientos se conectarán en automático con el SAT tomando el RFC del causante que ya estará incorporado en el chip de la tarjeta.

En efecto la aplicación de estas nuevas herramientas digitales facilitará la expedición de las facturas, evitando que el cliente tenga que preocuparse en hacerlo antes de que concluya el mes, pero por otro lado será una manera de estar estrechamente fiscalizado por el SAT, de manera que quienes no hacen declaración de impuestos estarán super vigilados, porque el SAT podrá consultar todas sus compras y cualquier discordancia que resulte entre los ingresos y los egresos será detectada al instante.

Al momento de realizar una compra o consumo en cualquier comercio, la terminal del establecimiento hará la impresión de un ticket con un Código QR que contendrá toda la información de la factura. Con solo escanear este código del ticket aparecerá el desglose de la información completa.

La gran desventaja es que todos los movimientos de los usuarios estarán bien fiscalizados, así que los causantes deberán tener todo en regla de lo contrario estarán verdaderamente en problemas con el SAT respirando sobre su hombro.

Todo está programado para que la aplicación de esta medida inicie en enero del 2020, sin embargo, previamente habrá que hacer algunas adecuaciones tanto en las terminales como en los bancos y las tarjetas de crédito y débito de los usuarios.

Será obligatorio que los clientes acudan a su institución bancaria, para que el plástico les sea reemplazado por uno nuevo que ya tenga el chip con el RFC integrado. En el caso de las terminarles, éstas tendrán que ser reprogramadas directamente con el SAT.

Como podemos ver con este sistema será mucho más fácil emitir las facturas electrónicas, pero también será mucho más fácil tener cautivos tanto a los comerciantes como a los clientes, que ya no podrán evadir sus responsabilidades fiscales y estarán supervigilados por el SAT.

Esta disposición se suma al hecho de que, para evitar caer en un procedimiento de discrepancia fiscal, ya nadie podrá facilitar el uso de su tarjeta de crédito a algún familiar o amigo para hacer alguna compra, porque si el SAT detecta a través de las tarjetas que hay más gastos que ingresos, el titular tendrá que pagar el ISR que resulte.

Así que habrá que tener más cuidado de no prestar la tarjeta a nadie y ser muy ordenado en los gastos personales y con el uso de las tarjetas de crédito, porque a partir de ahora el fisco nos tendrá bien vigilados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.