Investigadores desarrollan algoritmos basados en el comportamiento animal

El investigador Mario Graff Guerrero.
  • Mario Graff impartió la conferencia “Algoritmos bioinspirados en clasificación de texto”, en el Centro de Investigación en Inteligencia Artificial de la Universidad Veracruzana.
  • Los algoritmos bioinspirados se basan en algún proceso biológico para resolver un problema en particular, explicó

David Sandoval Rodríguez 

Inspirados en el comportamiento animal, investigadores mexicanos desarrollan “algoritmos bioinspirados capaces de aprender y predecir, destacó Mario Graff Guerrero, del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), quien visitó la Universidad Veracruzana (UV). 

Su investigación está enfocada en “desarrollar, analizar y proponer algoritmos capaces de aprender y predecir, en grandes cúmulos de información, problemas de clasificación y regresión simbólica”, precisó. 

Graff Guerrero impartió la conferencia inicial del 5° Seminario de Aprendizaje Computacional que se realizó el pasado 3 de diciembre en el CIIA. 

Sus líneas de investigación abarcan la computación evolutiva, programación genética, teoría de algoritmos evolutivos y aplicación de cómputo evolutivo en problemas de aprendizaje supervisado. 

Entrevistado previo a su conferencia, Mario Graff señaló que existe contacto y colaboración con Efrén Mezura Montes, académico e investigador del CIIA: “Conozco muy bien el trabajo que desarrolla con sus colegas del centro y fui invitado a dar una plática en la que opté por compartir lo que desarrollamos en nuestro grupo sobre clasificación de texto mediante algoritmos bioinspirados”. 

Explicó que la idea de clasificación de texto es sencilla: “Tenemos un texto y asociado a éste una etiqueta previamente definida; por ejemplo, en análisis de polaridad se busca determinar si un texto es positivo o negativo para desarrollar un algoritmo que aprenda eso, pero va más allá”. 

Los planteamientos son resueltos por métodos algorítmicos mediante la generación de un problema de clasificación basado en predecir qué palabra será la siguiente; cuando aciertan continúan con la siguiente palabra. “Así empiezan a aprender los algoritmos y después, con mejoras o cambios estructurales, logran adaptarse a un problema; por ejemplo, saber si la respuesta a una pregunta se encuentra en un texto dado”. 

Advirtió que esta área del desarrollo de software se encuentra “totalmente invadida con una tendencia, una técnica que se ha vuelto muy popular conocida como aprendizaje profundo, y estamos investigando en qué partes de todo este proceso los algoritmos bioinspirados se están ocupando”. 

Graff Guerrero los definió como “aquellos que se basan en algún proceso biológico para resolver un problema en particular; un ejemplo podría ser en una aplicación que sirva para hacer recorridos, cuando uno dice quiero ir al centro de Xalapa desde la terminal de autobuses y además quiero visitar tal museo, ¿cuál es la ruta con menos tráfico para llegar de un punto al otro? Hay métodos exactos que lo resuelven, pero un método con un algoritmo bioinspirado se puede basar en el comportamiento de un hormiguero donde las hormigas, al buscar y encontrar comida, dejan un rastro que es seguido por otras, de esa manera nos damos cuenta que en lugar de moverse de manera aleatoria tomarán la ruta más corta entre el hormiguero y la comida”. 

Dijo además que estos algoritmos sirven para proponer una solución óptima cuando no se puede encontrar la mejor solución a un problema de carácter formal y es por ello que se usan estas técnicas. 

Respecto al nivel de desarrollo de esta investigación en el país dijo que “en general los grupos de investigación no son tan grandes, comparados con empresas como Google Research, pero estamos enfocados en resolver problemas que por sus características pueden ser resueltos con recursos y personal reducido”. 

Para impulsar este campo existe la Red Temática en Inteligencia Computacional Aplicada (Redica), perteneciente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que conjunta a los distintos grupos de investigación del país, por lo que hay reuniones anuales donde se dan a conocer los avances que suceden en los distintos centros de investigación. 

En su opinión, los resultados obtenidos a la fecha han sido competitivos; “en particular, en el centro Infotec de Aguascalientes nos hemos dedicado a participar en concursos internacionales de clasificación de texto, buscando detectar la ironía por ejemplo o la polaridad de un texto, es decir si es agresivo e inclusive si está dirigido a un inmigrante”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.