Línea Caliente

La Estafa Maestra en el DIF, Veracruz; atrás Verónica y Ruz
Por Edgar Hernández*

¡También está bajo sospecha Nitzya Guerrero, sobrina del gobernador!

La mafia del DIF arrebata a “Empresa Ganadora de Licitación Pública Nacional”, a espaldas de la Contraloría, una licitación amañada con tal de embolsarse casi 12 millones, al preferenciar a “Construcciones y Tuberías del Golfo SA de CV”.
Antes hicieron lo mismo con un negocio de lácteos y desayunos en donde estuvieron en juego 240 millones de pesos.
Y en los siguientes días entregarán sin concursar a socios, amigos y “empresas fachada” adjudicaciones por asignación directa y sin concursos por 133 millones de pesos.
En la impronta y con improvisaciones se trata de evitar el subejercicio presupuestal, tónica del actual gobierno, antes de que cierre el año.
Queda claro que en el DIF, Veracruz, bajo la tutela de su Directora General, Verónica Aguilera Tapia, lo que menos importa son los niños, ni la población desprotegida, ya que la meta es hacer tremenda alcancía para para cumplir sus aspiraciones personales de jugar y ganar la alcaldía de Veracruz puerto en 18 meses.
Así, llevando a Héctor Fernando Ruz Santamaría, quien funge como Director Administrativo del DIF, ha sido denunciado por señalados desvíos millonarios, en los tres últimos gobiernos, hoy la dupla transita en la impunidad.
Ruz es un pájaro de cuenta que dejó un sinfín de irregularidades a su paso por el área de licitaciones de SIOP en la época de Javier Duarte, y enfrentó un proceso de cárcel por desvíos millonarios mismos que superó ya que tiene tendidas redes de complicidad en la Contraloría General del Estado, Finanzas y la Fiscalía General.
En el otro carril, también del DIF, se mueve en la sombra Nitzya Araceli Guerrero, Directora de Atención a Población Vulnerable, sobrina del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, por cuya oficina pasan todas las licitaciones excepción hecha la que nos ocupa, la licitación pública de láminas de zinc para la población vulnerable, por cuya licitación se inconformó la empresa afectada por el abuso en el “moche”.
Y es que para que el DIF pueda gastar los mil 300 millones de presupuesto anual asignado, sin descuidar las comisiones que en este sexenio alcanzan hasta el 30 por ciento por adjudicación directa, se ha acudido a los empresarios aliados de Ruz Santamaría, como Mariano Jácome Guerrero.
Este individuo es el representante legal de Construcciones y Tuberías del Golfo SA de CV, contratista de tres administraciones de gobierno y el más importante beneficiario consiguiendo y aperturando empresas fantasma para poder seguir siendo vigente dentro de este negocio gubernamental.
Es el mismo quien en este 2019 visita las instalaciones del DIF para desde ahí, en la oficina de Ruz Santamaría planean los desfalcos al instituto y al Estado.
El poder atrás del trono es, sin embargo, el llamado “Rey Midas”, Oscar Lara, empresario boqueño y actual director del WORLD TRADE CENTER, Veracruz, quien impuso a Verónica Aguilera para que quedara al frente del DIF estatal gracias al apoyo millonario que dio a Cuitláhuac García en campaña.
Así, sus operarios tumban licitaciones legítimas, se embolsan los moches y negocian con amigos y aliados adjudicaciones directas.
De hecho se tiene conocimiento que el 73 por ciento de todas licitaciones públicas del gobierno en este año que concluye han sido sin concurso, sino por adjudicación directa o licitación simplificada sin publicación previa para que nadie más se entere.
En “negocio” simple, solo invitan a sus tres empresas ya apalabradas.
Solo hacen falta unos segundos para entrar en las páginas de transparencia para enterarse que el 90% de las licitaciones no están actualizadas.
Información deslizada a este reportero por un infidente del DIF estatal cuyo nombre nos reservamos, misma que fue comprobada por la propia empresa “Suministros y Servicios Oresco S.A. de C.V.” en semanas anteriores participó en la licitación LPN-103C8080/011/2019 relativa a la adquisición de láminas de zinc para el Programa “Desarrollo a la Vivienda y la Comunidad”.
Luego de reunir los requisitos a cabalidad y tras la apertura de propuestas, la empresa ganadora fue la que cotizó 11 millones 679 mil 553 pesos menos que “Construcciones del Golfo” y que “INASA, Constructora e Inmobiliaria SA de CV”, ésta primera la favorita del dúo Verónica/Ruz, por dar su retorno en tiempo y forma.
Y que además cabe destacar que en el año 2015 y 2016 el ing. Héctor Fernando Ruz Santamaría, siendo en ese año Director General de Infraestructura Urbana de la SIOP, adjudica de manera directa No. ADFE-011/2015/ADFM/041/2015 y ADFE/012/2016 a la empresa “Construcciones y Tuberías del Golfo”, misma que ahora en este 2019 también adjudica y teniendo en esos años como empresa comparsa, a la actual “INASA Constructora e Inmobiliaria SA de CV”.
Así, tras deliberar, diferir el fallo hasta 20 días después volver a deliberar sobre qué pretextos encontrar para desechar la propuesta de mejor precio comprobado, dictaminó su “desechamiento” por varias razones, pero la más irrisoria e increíble es que la ganadora cotizó a un precio muy bajo, a pesar de que el DIF contaba con muestra física y carta, bajo protesta, de que de ser adjudicados se mantendría la calidad y que no se contaba con antigüedad suficiente.
Obvio, al no contemplar un retorno del hasta el 30 y 40% los precios en el mercado son más accesibles y… ¡Asunto arreglado!
Sin embargo, tras el descarte, la empresa se inconformó ante la Contraloría General aduciendo que la “causal” del desechamiento por antigüedad no aplica ya que el DIF establece que “preferentemente” los participantes deben tener una antigüedad de tres años.
Asimismo comprueba que el producto, es decir la lámina a ofertar, según estudios de mercado e inspección física de las muestras, es de óptima calidad… y que los argumentos no puestos por escrito, sino en libelos periodísticos, son una burla.
Para todos resulta inverosímil el argumento de Verónica Aguilera Tapia, expuesto ante el propio gobernador no así la transa que esconde esta licitación preferenciada –que sí ha trabajado para Yunes Linares- en donde el dúo infernal Verónica y Ruz se embolsarán casi 12 millones de pesos.
De relevancia destacar que el “moche” representa más de la tercera parte del costo total de toda la adjudicación y como la empresa preferenciada por razones obvias no puede perder, habrá de traducir su inversión y ganancias y materiales de baja calidad.
Será parecido a lo que aplicó Ruz cuando estaba en SIOP.
Este lunes la Contraloría General del Estado emitirá un dictamen al respecto por lo que se espera actúe con legalidad ya que de lo contrario en rueda de prensa a nivel estatal y nacional darán a conocer las acciones ilegales del DIF, además de las denuncias pertinentes.
Por lo pronto la transa de la institución al cierre del año está a todo lo que da. Verónica y Ruz por lo pronto sí que pasarán una muy, pero muy ¡Feliz Navidad!
Tiempo al tiempo.
*Premio Nacional de Periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.