Crece tensión diplomática entre México y Bolivia por excolaboradores de Evo Morales asilados en la sede mexicana en La Paz

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) defendió el asilo otorgado a los excolaboradores del expresidente de Bolivia, Evo Morales, que se encuentran resguardados en la Embajada y la Residencia de México en La Paz, contra los cuales el gobierno de facto boliviano giró órdenes de aprehensión.

Efraín Guadarrama, director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la SRE, declaró al diario REFORMA que, de acuerdo con las convenciones de La Habana, Montevideo y las dos de Caracas, corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución.

Según el diario capitalino, Guadarrama respondió así la petición del gobierno interino de Bolivia para entregar a los exfuncionarios resguardados en las sedes diplomáticas en La Paz:

“En cualquier caso será respetada la determinación del Estado asilante de continuar con el asilo y exigir el salvoconducto para los perseguidos”, indicó el funcionario de la Cancillería mexicana.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores (de Bolivia) notificó a nuestra Embajada de las órdenes de aprehensión, después de que el Estado mexicano les otorgara el asilo”, precisó.
En la Embajada y en la Residencia de México se encuentran nueve exfuncionarios desde el pasado 10 de noviembre, cuando, tras un golpe de Estado, Evo Morales renunció a la Presidencia de Bolivia. Entre ellos se encuentra Juan Ramón Quintana, quien fue acusado de sedición y terrorismo el pasado 26 de noviembre por el gobierno interino de Bolivia. Además están resguardados Hugo Moldiz, exministro de Gobierno; Héctor Arce, exprocurador general; Javier Zavaleta, exministro de Defensa; Wilma Alanoca, exministra de Cultura; Félix César Navarro, exministro de Minería; Pedro Dorado, exviceministro de Desarrollo Rural; Nicolás Laguna, exdirector de la Agencia Digital, y Víctor Vásquez, exgobernador del Departamento de Oruro.

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la SRE, Maximiliano Reyes, denunció que el asedio a la Residencia de México en La Paz, que se incrementó este 24 de diciembre, se mantuvo ayer y que personal de la embajada era fotografiado desde el exterior.
En una nota diplomática enviada el 24 de diciembre, la SRE había denunciado el uso de drones para vigilar la Embajada. Por la noche, en un comunicado, la Cancillería informó que convocó este jueves a la Encargada de Negocios de Bolivia en México para que explique el actuar de los funcionarios del país sudamericano.
“El Gobierno de México reitera su exigencia al Estado Plurinacional de Bolivia para que cumpla con sus obligaciones internacionales, garantizar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas y cesar la política de hostigamiento y amedrentamiento”, indicó.

BOLIVIA BOICOTEA REUNIÓN
DE LA CELAC EN MÉXICO

Por su parte, la canciller boliviana Karen Longaric acusó al gobierno de México de violar las reglas de procedimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y rechazó acudir a la reunión del mecanismo programada para el próximo 8 de enero en la Ciudad de México.

En conferencia de prensa, la funcionaria indicó que el gobierno interino de Bolivia evaluará si permanece o sale del organismo miltilateral.
Bolivia tiene actualmente la presidencia pro témpore de la CELAC y a México le corresponde asumirla en 2020, por lo que la próxima reunión es para el traspaso del liderazgo del mecanismo.

Las declaraciones se dan en medio de tensiones diplomáticas por un cerco de seguridad instalado en la Embajada y en la Residencia Oficial de México en La Paz, Bolivia, donde permanecen nueve exfuncionarios del Gobierno de Evo Morales desde el pasado 10 de noviembre.

“Estamos comunicando a todos los países miembros de la CELAC que hemos visto el accionar de México alejado de toda norma de respeto a los Estados y de injerencia en los asuntos internos de Bolivia”, señaló Longaric.

“Hemos comunicado que no vamos a participar de la próxima reunión que se ha citado en México el 8 de enero y no iremos porque simplemente era Bolivia quien tenía que convocar a esa reunión en territorio boliviano, era lo que correspondía de acuerdo a las reglas de procedimiento al tener nosotros la presidencia de ese organismo”.

Longaric rechazó que el gobierno interino tenga intención de violar la inmunidad de las sedes diplomáticas mexicanas en Bolivia.

“Categóricamente les digo que es imposible que la Policía ingrese a la Embajada de México”, aseguró.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.