Gobierno de Veracruz cierra 2019 con buen manejo financiero: Sefiplan

Con el pago puntual de sueldos, aguinaldos y pensiones de los trabajadores al servicio del Estado; con la liquidación total, hasta el mes de septiembre, de adeudos a 135 empresas de los cientos de proveedores del gobierno estatal que los tres regímenes anteriores dejaron sin cubrir –deudas que, previa validación, fueron saldadas en parte mediante el esquema de factoraje–; con un eficaz sistema de recaudación, que comparado con 2018 elevó sus ingresos en un 12.8%, lo que le permitió a Veracruz pasar del lugar 17 a la octava posición en términos comparados con otras entidades federativas;  con una mejora notable en el ISR participable, reposicionando al estado que saltó del sitio 29 hasta el tercero a nivel nacional; y con el reconocimiento de las principales agencias calificadoras internacionales por el buen manejo de su deuda pública, lo que además logró recuperar la confianza de la banca comercial, la administración del gobernador Cuitlahuac García está logrando un cierre excepcional en materia financiera en este primer año de su sexenio.

Uno de los primeros aciertos, según el recuento hecho por la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), fue la Ley de Austeridad, en cuya estructuración participó esta dependencia estatal. Veracruz fue el primer estado de la República que la aprobó y la llevó a la práctica. “Mediante esta Ley de Austeridad, ahora es posible llevar a cabo una gestión de los recursos de manera responsable, que nos permita obtener un balance presupuestario para revertir esa diferencia que prevalecía entre los ingresos y egresos del Estado, acceder a mejores condiciones de la deuda, elevar los ingresos propios y designar un mayor gasto de capital sobre los egresos”, puntualizó la secretaría a cargo del maestro José Luis Lima Franco, la cual destacó también la reorientación social del gasto, sobre el cual se puso énfasis en la incrementación del presupuesto a las áreas que requerían mayor atención.

Las adecuaciones al presupuesto de egresos significaron una ampliación de un 50% para gasto en infraestructura social. Dentro del gasto etiquetado el 42,4% fue para apoyo en materia de educación básica y normal. El 12% del Fondo para Infraestructura Social Municipal en beneficio de la población que se encuentra en pobreza extrema y rezago social. Un 10% del presupuesto se destinó a aportaciones para los servicios de salud para un acceso efectivo y de calidad al sistema de salud. También hubo notables mejoras en las condiciones laborales, pues ahora los trabajadores tienen la certeza que sus aportaciones al SAR se están realizando puntualmente y podrán disponer de sus ahorros cuando decidan retirarse.

La Sefiplan destacó que se lograron eficiencias en la ejecución del gasto operativo, teniendo una disminución del 47% mediante la implementación de compras consolidadas. Indicó que a diferencia de años anteriores, ahora se cuadriplicaron los procesos de licitación, y que el 81% del gasto ha sido licitado, con una participación de 11 empresas en promedio. Bajo este esquema de contratación, se ha impulsado a la economía local, adjudicando el 41% del total a proveedores veracruzanos.

Además puntualizó que se reconocieron las obligaciones del Estado y se supo identificar las áreas de oportunidad. Se pagaron deudas que venían desde varios años atrás.

“Esta orientación del gasto es prueba del compromiso que se tiene para mejorar el presente y futuro de todos”, apuntó.

Respecto al esfuerzo recaudatorio destacó, entre las acciones emprendidas, una estrategia integral para fortalecer los mecanismos de cobro de impuestos y obligaciones, para lo cual fue indispensable la profesionalización del servicio público y el impulso de las tecnologías de información y la adaptación de la plataforma digital de la Sefiplan.

Los resultados están a la vista: se lograron finanzas más fuertes y a la vez una menor dependencia con los recursos federales respecto a los ingresos totales del Estado; se mejoró el nivel de capacitación y ahora se ofrece una mejor atención y servicio al ciudadano; aumentó la recaudación, que este año fue de 7 mil 338 millones de pesos, monto que representó un 12.8% más del registrado en 2018.

En eficiencia recaudatoria, Veracruz pasó del lugar 17 al lugar 8 en comparación con otros estados, y en el ISR participable saltó del lugar 29 al lugar 3 a nivel nacional.

La Sefiplan reiteró que “la recaudación de impuestos debe ser concebida en términos de política de justicia social y redistribución de la riqueza. Los recursos que se obtienen deben tener como destino el desarrollo de capacidades, y mayores oportunidades de las comunidades que más lo necesitan.

“Una recaudación transparente y democrática debe ir anclada a una asignación equilibrada de recursos para atender las prioridades que demanda el pueblo veracruzano”, remarcó.

Respecto a la estructura de la deuda y aval de las calificadoras, la Sefiplan destacó que esta administración permitió ganar confianza y mejorar el perfil crediticio. “Esto nos puso en ventaja para llevar a cabo un proceso de refinanciamiento y reestructura de la deuda”, asentó.

“La reestructuración de la deuda nos permite contar con más dinero para invertir en obras de infraestructura social, tales como calles, carreteras, escuelas, hospitales, vivienda, obras para abastecer agua, y otras obras que impactan positivamente en la calidad de vida de todas las familias. También servirá para atender al campo que había sido olvidado. Se fortalecerá también la seguridad pública”, indicó.

Con la reestructura, refirió que se liberaron recursos por un monto de 6 mil 700 millones de pesos.

“Se mejoró la reputación del Estado. Contamos con el aval de las agencias calificadoras más importantes. Esto se logró por un buen manejo de los recursos, transparencia en el ejercicio, contención del gasto, buen manejo de la deuda y cumplimiento de las obligaciones”, afirmó.

“México y el mundo vuelven a ver a Veracruz con buenos ojos. Se dejó de dar la mala nota, y durante todo el año se habló bien de las finanzas de nuestro Estado. Se dejó de ir en picada y ahora vamos para arriba”, resumió.

Además, tal como lo había anunciado el gobernador Cuitláhuac García, a mediados de este mes su administración, a través de la Sefiplan, ministró 327 millones de pesos para que los ayuntamientos, principalmente los de los municipios más pequeños y con menores ingresos, pudieran hacer frente a sus responsabilidades del mes de diciembre, como son el pago de nóminas y aguinaldos, que tienen un impacto directo en la economía familiar, así como otras obligaciones presupuestarias que consideren pertinentes siendo de libre disposición.

El Gobierno de Veracruz, mediante el Fondo de Fomento Municipal, hizo uso del Fondo de Estabilizacion de las Entidades Federativas (FEIEF) para que la ministración de estos recursos se realice “de forma inmediata, con orden, transparencia y disciplina financiera para cuidar nuestra economía.”

La Sefiplan destacó que gracias a que hay finanzas fuertes, se dieron acciones tendientes a promover el desarrollo económico y en especial de las economías locales, reiterando que el compromiso con los ayuntamientos y la gente de sus municipios va en ese sentido: sin miramientos de banderas políticas.

“Por primera vez hay voluntad política para hacer lo necesario y que los municipios estén mejor”, afirmó la Sefiplan.

Igualmente, el gobierno estatal ha cumplido responsable y oportunamente con el pago de pensiones, sueldos y aguinaldos de los trabajadores al servicio del Estado.

Al menos en materia de finanzas públicas, el gobierno de García Jiménez está entregando buenas cuentas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.