Código penal asesino; un proyecto criminal que se pretende imponer a nivel nacional: Iglesia Católica

Al fijar su postura sobre las reformas al Código Penal Nacional que promueve el Movimiento de Regeneración Nacional, la Arquidiócesis de Xalapa, en voz del padre José Manuel Suazo Reyes, expresa que “la vida humana es un bien jurídico que el estado debe proteger desde la fecundación hasta su desenlace natural. Permitir el asesinato de un ser humano en las 12 primeras semanas de su existencia es promover más violencia en nuestro País. Es aumentar más derramamiento de sangre. Y más grave aún, porque se trata de una vida humana inocente que no pidió venir a este mundo y que no se puede defender”.

En el Comunicado Dominical titulado “UN CÓDIGO PENAL ASESINO”, el vocero eclesial señala que “el pasado 15 de enero de 2020, el gobierno de  Andrés Manuel López Obrador anunció un paquete de reformas al sistema de justicia en México, entre los que se plantea la posibilidad de crear UN CÓDIGO PENAL NACIONAL. En dicho Código, entre otras cosas, se considera despenalizar el aborto. El primer borrador de ese Código busca legalizar el asesinato de los no nacidos hasta las 12 semanas de gestación, tal como sucede en la Ciudad de México desde 2007”.

“Este proyecto de UN CÓDIGO PENAL NACIONAL para todo el país pone en riesgo varios derechos humanos, entre ellos el derecho a la vida como lo estipulan las constituciones de al menos 20 estados de la república mexicana, entre ellos, el estado de Veracruz. Ahora con un plumazo pretenden pasar por alto la soberanía de los estados de la república para imponer la cultura de la muerte”.

“Esta propuesta de legalizar a nivel nacional el crimen horrendo del aborto, había sido anunciado en varias ocasiones por la secretaría de gobernación, Olga Sánchez Cordero. Ahora con este proyecto de UN CÓDIGO PENAL NACIONAL y con la anuencia del gobierno de México, estarían echando a andar esa política perversa antivida para asesinar a los niños aún no nacidos”.

“EL CÓDIGO PENAL NACIONAL busca hacer legal el homicidio de seres humanos inocentes e indefensos en todos los estados de la república. Se busca imponer una política antivida en todo el territorio mexicano, pasando por encima de la soberanía de las entidades y pisoteando las constituciones locales que han blindado la vida humana desde la concepción”.

“Lamentamos profundamente que se quiera imponer esta cultura de muerte en todo el país, ahora a través de este CÓDIGO PENAL NACIONAL; no bastan los miles de muertos y desaparecidos en todo el territorio mexicano, ahora se busca derramar la sangre inocente de los niños no nacidos. Nos parece una propuesta perversa que sólo abona a una mayor descomposición social”.

“Como lo hemos dicho en otras ocasiones, ‘la vida humana es un bien precioso que todos debemos defender; es un derecho humano que no se puede negociar con nada’. ‘Toda vida humana implica dignidad y merece siempre todo nuestro respeto’. ‘Desde luego, la defensa de la vida humana, no se reduce sólo a la etapa prenatal sino también a todo el arco de la existencia humana’”.

“En la Iglesia Católica siempre seremos promotores y defensores del respeto por la vida humana; eso forma parte de nuestra doctrina,  la defensa de toda vida humana, la hacemos por convicción y porque forma parte de los principios cristianos. Por todo esto, rechazamos este propósito asesino de querer legalizar el aborto en todo el territorio mexicano”.

“En este proyecto criminal que se pretende imponer a nivel nacional, se establece que los primeros 3 meses de vida de un ser humano no tienen ningún valor, y que por lo tanto una mujer embarazada puede deshacerse de su hijo. ¡Una expresión mayor de desprecio de la vida humana no puede existir! No entendemos dónde quedaron los buenos deseos de moralizar al país”.

“El derecho a la vida, es un derecho humano fundamental y sin este derecho no se podría hablar de ningún otro derecho; el derecho a elegir que tanto se invoca en contra de la vida humana no tendría ningún valor si antes no se respeta la vida humana. La vida es un valor supremo que debemos respetar”.

“Por todo esto, hacemos un llamado respetuoso a nuestros gobernantes para que sigan sosteniéndose en el respeto por la vida; al defender el valor de la vida, no sólo nos referimos a la etapa prenatal sino también a todas las etapas que vive un ser humano. Deseamos que las políticas públicas que promueva el Estado sean políticas que busquen el bien común y mejoren las condiciones de vida de todas las personas, que la vida sea respetada desde el momento de la fecundación”, concluye el sacerdote José Manuel Suazo Reyes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here