La gente votó por MORENA por el hartazgo ante la corrupción, no por el aborto ni el matrimonio entre personas del mismo sexo: Ávila Camberos

Francisco Ávila Camberos. Foto tomada de pantalla de Telever.
  • “Si los legisladores morenistas insisten en imponer su ideología se pueden llevar un descalabro en las próximas elecciones del año 2021”, señala.
  • “Se habla mucho de combatir la corrupción pero no hay un solo pez gordo atrapado y los dos o tres que han detenido tal parece que actuaron contra ellos por venganzas políticas más que por el deseo de impartir justicia”, indica.

Veracruz, Ver.- “La gente votó por MORENA por hartazgo ante la enorme corrupción que había y que posiblemente sigue existiendo. No votó por el aborto ni por el matrimonio entre personas del mismo sexo ni por impulsar políticas socialistas. Si los legisladores morenistas insisten en imponer su ideología se pueden llevar un descalabro en las próximas elecciones del año 2021”, así lo asegura el empresario Francisco Ávila Camberos.

En su comentario radiofónico para una estación local, el ex alcalde porteño, ex legislador y ex administrador portuario,  señala que “en lugar de ver cómo atender y solucionar los grandes problemas que tiene el país, un grupo de legisladores de Morena y otros partidos minoritarios que le sirven de comparsa, promueven incesantemente y con esfuerzo digno de mejores causas, el cambio de leyes para legalizar el aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo”.

Dice que esto no lo solicita la mayoría de los ciudadanos, sino “una verdadera minoría la que promueve la legalización de estas prácticas que por un lado afectan los derechos humanos de los no-nacidos, porque los asesinan y por el otro atentan contra la familia natural”.

Añade que “los promotores de estas ocurrencias no son numerosos, sin embargo hacen mucho ruido mediático para que la población crea que son multitudes”

Destaca que “mientras nuestro país requiere con urgencia de políticas realistas, claras y sensatas, que frenen la violencia que padecemos, combata la corrupción y la impunidad que sufrimos, que mejore la calidad educativa de los alumnos para que sean más competitivos en una economía cada vez más complicada y globalizada donde solo triunfarán los más preparados, dichos diputados promueven su ideología en lugar de promover el bien común”.

“Posiblemente ellos no se hayan dado cuenta que nuestra economía está detenida, que la violencia y la comisión de delitos no se han frenado, sino que siguen a la alza”.

“Tampoco se han dado cuenta que se habla mucho de combatir la corrupción pero no hay un solo pez gordo atrapado y los dos o tres que han detenido tal parece que actuaron contra ellos por venganzas políticas más que por el deseo de impartir justicia. Por cierto, de los detenidos, hasta donde se sabe, ninguno ha devuelto el dinero que presuntamente sustrajo”.

“Tal vez esos diputados no se han percatado que tenemos un enorme desempleo, que necesitamos leyes sensatas que sean promotoras y facilitadoras de la inversión productiva, de la que genera empleos permanentes y bien remunerados, de la que al producir riqueza y estar dentro de la formalidad paga impuestos que bien aplicados y no malbaratados contribuyen al desarrollo del país”.

“Por más eufemismos que utilicen para suavizar sus propósitos la llamada interrupción del embarazo no es más que un crimen, donde un ser humano indefenso es asesinado de manera salvaje con la complicidad de la madre”.

“Respecto de las uniones de personas del mismo sexo podrán nombrarlas como deseen pero no puede ser un matrimonio porque este se da solamente donde se puede generar vida nueva y de la unión de dos personas del mismo sexo esta no se produce. La naturaleza no está para consentir caprichos ni ocurrencias aunque un hombre se disfrace de mujer o viceversa”.

“Aclaro que quienes se sienten atraídos por personas del mismo sexo merecen nuestro respeto, por su condición de seres humanos, pero una cosa es respetarlos y otra cosa es llamarle matrimonio a lo que por definición no lo es”.

“El matrimonio lo define el derecho romano como el conjunto de ordenamientos legales que tienen que ver con la protección de la madre y de los hijos. El matrimonio lo entendían los romanos como la fábrica que produce nuevos ciudadanos.  No hay que confundir la gimnasia con la magnesia. ¿Así o más claro?”, concluye el empresario veracruzano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here