SENTIDO COMÚN

Mientras tanto hay que cuidar nuestros bosques y pastizales, porque la sequía se viene fuerte y cualquier chispa puede ser la causa de un incendio…

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

EL EFECTO BÚMERAN

Los incendios que han devastado grandes extensiones de bosques y pastizales en Australia que comenzaron en el mes de septiembre, aún continúan poniendo en riesgo a la población australiana; sin embargo, esta conflagración también ha puesto en peligro a países incluso de América Latina por muy lejanos que se encuentren.

Hasta ahora han devastado ya más de 10 millones de hectáreas, principalmente en la región de Nueva Gales del Sur y han muerto calcinados millones de animales, además los que sobrevivieron al fuego perdieron sus refugios que han quedado destruidos y se han quedado sin agua y sin alimento; y las aves han perdido sus sitios de anidación por lo que han tenido que emigrar.

Por otra parte, existe el plan de matar 10 mil camellos salvajes, disparándoles con francotiradores desde helicópteros, como una medida de protección de las comunidades aborígenes y la ganadería, ya que hay más de un millón de camellos en Australia en grandes manadas que no tienen agua para sobrevivir por la fuerte sequía y han estado muriendo, contaminando las fuentes de agua. Durante cinco días estarán disparando desde el aire y sus cadáveres serán incinerados lejos de los pueblos.

Dicen los expertos que el cambio climático y el calentamiento global no son la única causa de estos incendios, se ha presentado un fenómeno que se conoce como Dipolo del Océano Indico o fenómeno del Niño Indio, que se traduce en un clima más seco en el Oriente y más húmedo en el Occidente, lo que causa muy altas temperaturas y vientos muy poderosos que se han encargado de iniciar el fuego.

Las autoridades australianas han ordenado la evacuación de 240 mil personas que viven en las zonas de alto riesgo, especialmente en el sur del país, para evitar la pérdida de vidas humanas, ya que hasta el momento se han registrado 27 personas fallecidas.

Para acabarla de amolar el domingo pasado Australia fue azotada por fuertes tormentas de arena y granizos del tamaño de una pelota de golf que lesionaron personas y causaron daños en edificios y automóviles.

¿POR QUÉ PREOCUPARNOS SI ES EN AUSTRALIA?

La gran preocupación para México es que el humo provocado por estos incendios se propagará por todo el mundo creando un circuito completo, que llegará a América y luego como un búmeran regresará a los cielos australianos, dejando a su paso un rastro de devastación, provocando también un disturbio climático.

Además de que afectará al medio ambiente y los ecosistemas, el humo llegará a Chile y Argentina, donde impactará la salud de niños, mujeres embarazadas, ancianos y pacientes con enfermedades respiratorias o cardiacas y de ahí podría llegar a México.

Esperamos que gracias a la ayuda que Australia ha estado recibiendo de países amigos, logren controlar y sofocar estos incendios que han sido comparados con un holocausto.

Mientras tanto hay que cuidar nuestros bosques y pastizales, porque la sequía se viene fuerte y cualquier chispa puede ser la causa de un incendio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here